Kalós

Inicio » Actualidad » El Papa es el Papa, aunque sea revolucionario

El Papa es el Papa, aunque sea revolucionario

Pero, si lo es, tenemos que estar en guardia, él no salvará a los que desvíe

El oficio del Papa, sucesor de Pedro en la Sede de su Martirio, es la Cruz; Francisco parece no quererla ni de lejos ni en pintura; salvo en declaraciones generales: eso es ser revolucionario

El oficio del Papa, sucesor de Pedro en la Sede de su Martirio, es la Cruz; Francisco parece no quererla ni de lejos ni en pintura; salvo en declaraciones generales: eso es ser revolucionario

El Papa, es el Papa, el Vicario de Cristo: Mateo XVI,16-18: “tú eres Pedro y sobre esta Piedra edificaré mi Iglesia”; Mateo X,2: “éstos son los apóstoles de Jesús: PRIMERO SIMÓN, LLAMADO PEDRO”; Lucas XXII,31-33: “Pedro, Pedro, Satanás os ha reclamado para cribaros como al trigo, pero Yo he rogado por ti, para que tu Fe no desfallezca, cuando te hayas convertido, confirmarás a tus hermanos”; Juan I,42: “al verlo, le dijo: ‘tú eres Simón, hijo de Juan, te llamarás Cefas’, que quiere decir Pedro”; Juan XXI,11-15: Jesús, Buen Pastor nombró a Pedro Pastor Vicario, y a sus sucesores, en la Sede de su martirio. Así lo entendieron desde el principio los cristianos. Por eso, el Obispo de Antioquía (sede apostólica) del 110, San Ignacio de Antioquía, yendo a su martirio en Roma, escribe una serie de cartas a las Iglesia por las que iba pasando y a Policarpo, discípulo directo del Apóstol Juan (y maestro de San Ireneo de Lyon, del que hablaremos enseguida); una de las mismas la escribe a la Iglesia de Roma, “que preside sobre la Caridad”, es decir, sobre la Iglesia de Jesús (prólogo): ¿y por qué preside sobre la caridad? Porque en ella estuvieron gobernando Pedro y Pablo (VIII,2); es que el propio san Pablo comienza esta tradición de sujeción a Pedro, siguiendo al Maestro (Galátas I,18). Y, por eso mismo, San Ireneo, discípulo de San Policarpo, discípulo de San Juan Apóstol y Evangelista, al escribir contra los gnósticos, por el año 190, en Lyon, una Iglesia que había sido arrasada por la persecución en 163, en el Adversus Haeresses, o Contra los Herejes, para demostrar que la Iglesia es la verdadera, contra las pretensiones de los pérfidos Valentiniano, Basílides, los cainitas, Simón Mago, etc., da la primera lista de sucesores de Pedro de la historia.

El Papa es la Cabeza vicaria de la Iglesia, nombrada por Cristo (San León Magno). A él se debe respeto y obediencia. Él es infalible, al hablar ex Cathedra, en materia de Fe y moral. Y que nadie saque como intento de impugnación a las Iglesias orientales, pues, al menos 5 veces durante el primer milenio, los orientales reconocieron, EN CONCILIO ECUMÉNICO, el primado del Papa (sin contar las declaraciones del Concilio de Florencia, último concilio común, del 1439-1445, 8 años antes de la Caída de Constantinopla). El Primado está blindado, es invulnerable (vid.: los artículos https://eticacasanova.org/…/dialogo-ecumenico-y-el-primado-…/;https://eticacasanova.org/…/la-catedra-de-pedro-principio-c…/;https://eticacasanova.org/…/la-catedra-de-pedro-principio-c…/). El Papa es el Vicario de Cristo… y eso que esta argumentación es la más resumida que puedo concebir.

Ahora bien, en la historia ha habido papas malvados. Más que eso, ha habido épocas en que el Papado ha estado en crisis: el siglo de Hierro (del IX al X), en que el Papado, desprovisto de poder mundano, estaba a la merced de facciones romanas de pésima ralea; es la época de Maroza, “madre, amante y asesina de papas”. Después, hubo otra gran crisis con el Conciliarismo y el Gran Cisma y el Renacimiento, de 1381 a 1500. No es que todos hubieran sido malos papas ahí, pero hubo cosas terribles, la más memorable la de Alejandro VI, con sus concubinas, sus hijos, sus magos, pontificios todos… Hubo algún otro pontificado cuestionable: en el siglo VII, el de Honorio, con fórmulas ambiguas sobre los monofisitas (aunque no heterodoxas, como se explica en los artículos citados); o, en el IV, Liberio, quien. Cediendo a la presión del emperador constantinopolitano, excomulgó a San Atanasio. ¿Qué, uno es malo por decir esto, o hay que aceptar a los magos pontificios? Los papas malvados son bendiciones, porque son poquísimos, concentrados en dos períodos de tiempo, casi en su totalidad, mayormente, a causa de la debilidad mundana de la Iglesia y, sobre todo, porque, como sea, jamás violaron su deber de resguardar la ortodoxia, nunca un Papa lo ha hecho… Eso, hermanitos, es imposible, en nada que sea simplemente humano…

Hoy en día, tenemos un Papa. Hasta el fin del mundo, tendremos papas. El Papa es el Papa, no hay duda, se le debe respeto y obediencia, se le debe rezar por él. Pero si tiene “magos pontificios”, no voy yo a decir que la Iglesia y los católicos debamos aprobar a los magos pontificios. Más bien, tendré que escribir “estados” de Facebook, artículos en mi blog, explicando que nadie tiene que decir que el Papa no es “quién para juzgar”, el que “juzga a todos y no es juzgado por nadie”; que “Dios no existe” o que “Dios no es católico, no existe un Dios católico”; o que “la conciencia subjetiva es el juez último de la moralidad”; o que “el peor mal del mundo de hoy es el desempleo juvenil”; que a los divorciados y unidos ilegítimamente a terceras personas deba dáseles “derechos”, que los actólicos ortodoxos son unos fariseos, pelagianos, apegados a sus tradiciones sin sentido, etc. Es el Papa, se le debe lo que se le debe, no se le debe perder por él la Fe, ¿qué daría él por la Fe nuestra para salvarnos? Que Dios lo bendiga y lo ilumine, lo mismo que a todos nosotros. Espero que haya quedado muy clarito…

Entonces, amigos, al Papa se le debe obediencia y reverencia. Pero, si un papa se mete a revolucionario, si entra en una guerra contra la Iglesia, tenemos que salir como Santa Catalina, a defender la Fe como los machos. Revolución es guerra y guerra destructiva; no hay medias tintas. Un papa revolucionario tendría un enorme potencial destructivo. Los papas malvados del pasado no eran revolucionarios conscientes; eran gozones, inmorales, títeres de malvados que querían afirmar su poder en luchas italianas o romanas. Éste de hoy, al menos, a un parecer fuertemente apoyado en la racionalidad, en la evidencia, es un revolucionario, un revolucionario astuto; y está rodeado de otros con pedigree revolucionario, incluso, no los voy a nombrar ahora, en los últimos tres meses lo he hecho en muchas oportunidades, no hay que estar repitiendo todo el tiempo lo mismo. En el caso, pues, la respuesta racional es estar en guardia… un poco más que meramente defensiva, hay que pasar al ataque, a defender la Fe de manera que ahora llaman “proactiva”. Esto, hoy por hoy, es exigencia ineludible. ESTO ES REBELIÓN, LA REBELIÓN DE LA ESENCIA…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: