Kalós

Inicio » Actualidad » Ataques a la Iglesia, Pío XII en el ojo del Huracán

Ataques a la Iglesia, Pío XII en el ojo del Huracán

Hoy, sales a defender a la Iglesia y terminas teniendo que pelear por Pío

Quizás, la persona que más vidas de un genocidio ha salvado en la historia de la tierra, Pío XII, terriblemente calumniado. Aquí está la imagen de ese frío e inhumano pontífice, que pinta Saul Friedlander

Quizás, la persona que más vidas de un genocidio ha salvado en la historia de la tierra, Pío XII, terriblemente calumniado. Aquí está la imagen de ese frío e inhumano pontífice, que pinta Saul Friedlander

Un amigo publica en Facebook un meme de la Freedom from Atheism Foundation, que consistía en unas fotos de Mao, Stalin, Lenin y otros comunistas genocidas, con una leyenda que decía: “el ateísmo: suficientemente bueno para estos tipos”. Lo que siguió fue una lluvia de insultos e improperios a la religión y a la Iglesia, por un lado, y, por el otro, una defensa a capa y espada de la misma, por mi amigo y por mi propia parte. Como es de esperar, los ataques a la Iglesia tienen que ver con la Inquisición, el oscurantismo, la irracionalidad de la religión y de todo aquél que profese su creencia en Dios, para calentar. Después, como siempre, viene la retahíla de los pecadores supuestamente católicos: Franco, Pinochet, Videla, Pío XII. Por ahora, para este artículo, la cuestión del oscurantismo, las cruzadas, la Inquisición los dejamos de lado y me remito a varios escritos antes, en especial a éste: https://eticacasanova.org/2014/09/18/religion-del-progreso-vs-cristianismo-la-gran-batalla/.

Respecto de las acusaciones más cronológicamente cercanas, creo que hay comenzar su respuesta por los lados más flacos del ataque del enemigo: Pinochet, Franco y Videla. Para empezar, salir a defender a Mao o al ateísmo, poniendo a Mao frente a Pinochet, no parece la mejor estrategia, entre personas que conozcan la historia: a Pinochet se le atribuyen 3.000 muertes, tres mil, tres por diez a la tres; a Mao 50 millones, 50.000.000, 5 por diez a la siete. Es decir, 1,66 por diez a la cuatro veces más: o, lo que es lo mismo, 16 mil seiscientos sesentiséis muertos de Mao por cada muerto de Pinochet, es como un ensueño: ¿cómo los comparas, cómo consigues ahí una proporción? Pero eso no es todo: Mao es un revolucionario, uno que comenzó una guerra civil; Pinochet fue la respuesta de una sociedad a una revolución, a otros que comenzaron la tal guerra, porque, como aprendimos en Venezuela, hermanitos, revolución es guerra, punto. Atribuir a Jesús alguna virtud revolucionaria es o una metáfora o un producto grosero de la ignorancia. Puede que los revolucionarios se vean como legitimados, puede, más aún, en el caso de una revolución superficial (a diferencia de una revolución profunda o cultural, como lo son todas las revoluciones que, en Occidente, toman banderas de gnosticismo modernistas [vid. https://eticacasanova.org/2014/09/10/revolucion-cultural-origen-y-genealogia-hasta-el-porno-y-el-sex-drugs-and-rock-and-roll/]), que sea algo justo, en efecto, pero el revolucionario es el que pega primero y, en la guerra, no puede uno decir que el otro es malo por hacer la guerra, mucho menos si la empezó uno mismo. Esa legitimación sólo se da en casos de crímenes de guerra, sobre los que hablaré en un segundo. Pinochet no comenzó la revolución y la revolución era cultural, sin defender ni justificar, ni atacar o invalidar, haciendo abstracción de eso: Pinochet mató a tres mil en una guerra, no puede comparársele con Mao, que mató a 50 MM, en el curso de un gobierno tiránico hasta niveles increíbles. Y, finalmente, el asunto más trascendental: ¿quién dijo que Pinochet era representante de la Iglesia? Ni católico, en toda regla, era el muchacho. Puede haber sostenido a la Iglesia, pero eso no lo hace un católico, sino un no revolucionario, pues Chile fue formado por la Iglesia, como toda Hispanoamérica (vid., toda la serie de 7 artículos que comienza con éste: https://eticacasanova.org/2013/06/23/ruben-b-sabes-por-que-en-latinoamerica-matan-al-hombre-pero-no-matan-la-idea/). Aquí sí que me parece estar aturdido, porque uno tenga que defender a Pinochet, para defender a la Iglesia, es como la necesidad de defender a Constantino, cuando peleó con Majencio, para defender a la Iglesia: puede haber cierta asociación entre la Esposa de Jesucristo y el gran emperador, pero sus obras son suyas, punto…

Franco pudo ser, él sí, un cristiano de verdad, pero compararlo con Stalin o Pol Pot es un sinsentido asombroso, hay que ser ciego para hacer algo así, sin contar que sus acciones no son atribuibles a la Iglesia. Mas, con él, más que con cualquier otro, un ataque por “genocida” es la locura encarnada: los comunistas y anarquistas, “republicanos”, españoles eran unos asesinos sanguinarios, que mataban por miles a quienes odiaban, sin que nadie les hiciera la guerra (5 mil curas y monjas, a sangre fría). Eso hizo que Franco se levantara. Cuando se forma el problema, los malos (Y ERAN LOS MALOS) fueron ayudados por potencias extranjeras: Estados Unidos, Inglaterra, Rusia. Franco, desesperado, acude a Hitler, que bombardea y presta apoyo logístico. Al final, Franco usa a Hitler y lo deja con los crespos hechos, en sus delirios imperialistas: Hitler es plantado por el general español. Al final de la Guerra Civil, hay problemas, focos de terroristas, guerrilleros, y hay estado policía, pero Franco, ni por asomo, se parece a un totalitario… y hasta el teatro y el cine horroroso comunista surgen bajo su gobierno, vigilados, lo que sea, pero bajo su gobierno. Nada similar hubiera ocurrido bajo un régimen comunista o, para el caso, bajo Hitler…

Videla: no puedo hablar mucho de él, lo que sé es que, después de Perón, Argentina estaba hecha un desastre y, en los 70, había en ese país más de 40 mil guerrilleros comunistas, dispuestos a todo tipo de terrorismo. Sería una aberración, compararlo con algún tirano ateo del siglo XX. Y, más aún, sería una locura decir que sus acciones fueron las acciones de la Iglesia, si de ellas se desprendiera que las realizó de manera contraria a la doctrina de la guerra justa, del amor a los enemigos, etc.

Habiendo pasado los casos en que un militar de un país, ante los atropellos descomunales a los que se pretendía someter a esas sociedades, bajo la bota maldita del comunismo, defendiendo la integridad de la respectiva comunidad, así como su libertad y su identidad, hizo la guerra a los pretendientes al totalitarismo y, en la guerra, mató a personas; dejando atrás estos casos en que los comunistas, con sus maquinarias propagandísticas incesantes, su capacidad infinita para mentir, según lo prescribió Marx mismo, han tomado para tapar sus propios crímenes y, tratándose de muertos sin dolientes, pues no pertenecían a ninguna estructura ideológica internacional, como la banda delincuente del comunismo, sino a los ejércitos de países que no son potencias mundiales, como Argentina, Chile y España, han tratado de endilgarle sus pretendidos crímenes a la Iglesia; dejando atrás los casos dichos, se puede pasar a tratar el caso más importante de todos, en el que sí está comprometida la Iglesia: Pío XII, el ducentésimo sexagésimo papa.

En la referida discusión, salió la acusación, la que pesa más sobre las cabezas de los católicos, hoy por hoy: el Papa de Hitler, el verdugo dispuesto de Hitler, el Vicario. Típicamente, los acusadores se basan en las obras de Saul Friedlander, Daniel Jonah Goldhagen, Cornwell. Se dice que bendijo al nazismo y que guardó silencio cómplice; que se asoció a él, por su odio antisemita y su aversión al comunismo. Por supuesto, no hay cristiano, que sea tal de verdad y que sea racista, mucho menos “antisemita”: los judíos actuales, en un porcentaje abrumador, no son semitas, debe haber más cristianos, muchos más, semitas (en Irak, Siria, Palestina, el Líbano, etc.), que judíos semitas. Los cristianos no creemos en la raza, eso es asunto de materialistas, de gente como el líder judío Moisés Hess o Teodor Herzl, padre del sionismo, pero no es cristiano: para nosotros, “el Espíritu está dispuesto” y “la carne es débil” (Mateo 26,41) y “ya no hay judío ni pagano, esclavo ni hombre libre, varón ni mujer, porque todos ustedes no son más que uno en Cristo Jesús” (Gálatas 3,28): los cristianos no sabemos lo que es el racismo, punto, eso que vaya con otra gente. Los que nos endilgan cosas así lo que hace es repetir clichés inventados últimamente, en la era del racismo, que, en Occidente, sociedad antiguamente cristiana, es más bien nuevo y, además, surgido de países que abandonaron la Iglesia, como Inglaterra y Alemania…

En lo que toca a Pío XII, las mentiras fueron inventadas por el partido comunista ruso, y llevados a las tablas por Rolf Hochhuth, financiado por ese partido y satélites y anticatólicos en general, en todo Occidente. Los mismos infundios, después, han sido repetidos por los autores dicho, que en breve desenmascararé. Basta buscar a la Pave The Way Foundation, JUDÍA, del gran Gary Krupp para salir de la ignorancia: Pío XII salvó a más de 800 mil judíos. Testimonios de la época lo confirman, como ésta del Palestinian Post: “varios miles de refugiados, muy mayoritariamente judíos, durante el fin de semana dejaron el palacio papal en Castel Gandolfo –la residencia veraniega del Papa, cerca de Marino– luego de disfrutar de seguridad allí durante el terror reciente. Además de judíos, personas de todos los credos políticos, que se han puesto en peligro, recibieron amparo en el palacio. Antes de partir los refugiados expresaron su gratitiud al Papa, a través de su mayordomo” (Sanctuary in the Vatican, Palestine Post, June 22, 1944, p. 3). Si una imagen así de la Iglesia saliera a la luz, los revolucionarios estarían perdidos. Esto no puede saberse. En esto consiste el oscurantismo revolucionario, juntamente con el odio a la humanidad y a Dios, la voluntad de poder, la inmoralidad desatada, en donde el deseo del poderoso debe ser ley, a costa de la decencia y del débil. ¡¡¡ESTO NO PUEDE SABERSE!!!

El caso contra Pío XII, como digo arriba, está sustentado en libros como Hitler’s willing executioners, como tituló su calumniosa obra Daniel Jonah Goldhagen. A continuación el análisis de un pasaje de este libro, seguido del testimonio de todos los judíos más importantes de las décadas del 30 al 60. La mentira quedará pulverizada y quedará más claro aún, vivimos en una tiranía totalitaria. Compartan, por favor, con sus amigos, para que esto se difunda y cese la calumnia y la injusticia:

Cornwell, en El Papa de Hitler, fuente de Goldhagen cita en su libro este pasaje de una carta de Eugenio Pacelli, de cuando era Nuncio en Bavaria: “una schiera di giovanni donne, dall’aspetto poco rassicurante, ebree come i primi, che stanno in tutti gli uffici, con aire provocanti e con sorrisi equivoci”. Traduzco yo: “una banda de jóvenes mujeres, de aspecto poco favorable, hebreas [judías] como las primeras [las de un primer grupo del que habla antes], que estaban en todas las oficinas [del gobierno comunista-revolucionario del bolchevique judío Kurt Eisner, al que él visitaba valientemente, como nuncio, a pesar de la multitud de insultos y amenazas] con aire provocador y con sonrisas equívocas”. La parte de “ebree come i primi” o “judías, como las primeras”, Cornwell la traduce: “jews, like the rest of them”, “judías, como el resto de ellos”. ¿Ven la maniobra, ése es el autor que constituye la fuente para atacar a Pío XII? Bueno Goldhagen, amplía las razones para ser considerado entre las estrellas del firmamento anti Pío XII, cita, por ejemplo, la mala traducción de Cornwell, pero, como no era suficiente calumnia la porquería, mete esta palabrita: “judías, como TODOS los demás”: “jews, like ALL the rest of them”. Y, en una parte en que Pascelli habla del culto de los judíos, el genio traduce, al inglés: “CULT”: secta perniciosa; y no “RITE of WORSHIP”, “RITOS DE ADORACIÓN, RELIGIOSOS, ETC.”. Ésos son los grandes autores, los eruditos-historiadores que constituyen el libelo anti-Pío XII y, por extensión, contra la Iglesia de Jesucristo. Y, lo peor es que a los acusadores, les importa un pepino que las verdaderas fuentes históricas cuenten cuento diferente, como en el caso de la carta que estamos analizando o el artículo de periódico palestino que cito arriba.

Pero sucede lo mismo  con otros muchos testimonios de tremenda envergadura. Traeré algunos, para que se vea que la acusación a Pío XII es insostenible. Si no sabes quién es alguno de estos personajes, búscalo en Google, en wikipedia, donde quieras, verás que son los más importantes de la comunidad judía de los últimos 70 años: Golda Meir, Einstein, Zolli-Eugenio, ex Gran Rabino, converso, porque no cabía del agradecimiento a la valentía inmensa del enorme Pío y otros, listados abajo. ¿Quién tiene razones para pensar que está en lo correcto? Aquí están:

Albert Einstein, Time Magazine, 23 de diciembre de 1940: “Siendo un amante de la libertad, cuando la revolución llegó a Alemania, yo fui a la universidades buscando que la defendieran, dado que ellas siempre se han jactado de su dedicación a la causa de la justicia, pero no, la universidades fueron silenciadas inmediatamente. Entonces volteé hacia los grandes editores de los periódicos, cuyos encendidos editoriales, en días pasados, habían proclamado su amor a la libertad. Sólo la Iglesia se paró enteramente en el camino de la campaña de Hitler para suprimir la verdad. Yo nunca había tenido un especial interés en la Iglesia en el pasado, PERO AHORA SIENTO UN GRAN AFECTO Y ADMIRACIÓN, PORQUE SÓLO LA IGLESIA HA TENIDO EL VALOR Y LA PERSISTENCIA PARA DEFENDER LA VERDAD INTELECTUAL Y LA LIBERTAD MORAL. Así, me veo obligado a confesar que, LO QUE UNA VEZ DESPRECIÉ, AHORA LO ALABO SIN RESERVAS”.

“Más que ningún otro, hemos tenido la oportunidad de apreciar la gran gentileza, llena de compasión y magnanimidad, que el Papa desplegó durante los terribles años de la persecución y el terror”, Elio Toaf, Rabino Jefe de Roma

Israel Anton Zolli, gran rabino de Roma, New York Times, 16 de junio de 1945: también reconoció lo que hizo el Papa (según el New York Times del 16 de junio de 1945); lo reconoció tanto, que se convirtió al Catolicismo poco después de esta declaración al periódico neoyorkino; y, como reconocimiento al gran Papa Pío XII, tomó su nombre de bautismo: Eugenio.

“Con especial gratitud recordamos todo lo que él hizo por los judíos perseguidos durante uno de los períodos más oscuros de su historia”, Nahum Goldman, Presidente del World Jewish Congress

“Compartimos con la humanidad el dolor en la hora de la partida de su Santidad, Pío XII. En una generación afectada por guerras y discordias, él sostuvo los más altos ideales de paz y compasión. Cuando el temible martirio vino sobre nuestro pueblo en la década del Terror Nazi, La voz del Papa se levantó por las víctimas. La vida de nuestro tiempo se enriqueció por una voz que habló de las grandes verdades morales sobre el tumulto del conflicto diario. Nos dolemos por un gran servidor de la paz”, Golda Meir, a la muerte de Pío XII, el 9 de octubre de 1958

“El pueblo de Israel jamás olvidará lo que su Santidad y sus ilustres delegados ESTÁN HACIENDO POR NOSOTROS, infortunados hermanos y hermanas, en ésta, la hora más oscura de nuestra historia”, Rabino Herzog de Palestina, padre del futuro Primer Ministro de Israel

***

Entonces, una vez superadas estos libelos, una vez más, la Iglesia sale indemne de las mil y un acusaciones que se le lanzan inclementemente, sin descanso, con la mayor mendacidad, sin ningún pudor, sin ninguna ponderación de la justicia, de manera demoníaca, revolucionaria. La respuesta es la rebelión, decir la verdad, desenmascarar al mal, a la mentira. LA RESPUESTA ES LA REBELIÓN DE LA ESENCIA…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: