Kalós

Inicio » Actualidad » En el día de la angustia, Dios cambió nuestro llanto en risas, en Navidad

En el día de la angustia, Dios cambió nuestro llanto en risas, en Navidad

Cuando Yavé cambió nuestra suerte, nos parecía estar soñando

Psalmo 126 (125)

Feliz Navidad

He aquí la Luz del mundo, a la que no reciben las tinieblas, pero que disipa toda sombra y nos eleva a donde no soñamos

He aquí la Luz del mundo, a la que no reciben las tinieblas, pero que disipa toda sombra y nos eleva a donde no soñamos

En estos días, uno consigue el sosiego a partir del 24 en la tarde: antes, las visitas, la cocina, los regalos (me molesta que se metan con esto: se regala porque se homenajea a Aquél de quien recibimos todo, gracia sobre gracia: por eso amo que, en mi país, quien trae los regalos es el Niño Jesús, de quien viene todo bien: desde chiquitos nos acostumbramos a eso y, cuando nos dicen que la causa próxima es papá y mamá, no se nos quita la ilusión, porque la causa remota, la Primera y principal, es el mismísimo Niño Jesús…). Es una gran alegría ser cristiano, ilusionarse con el Niño que va a nacer, con la Madre que va a dar a luz a la Luz del mundo, con el Custodio que protegió al Todopoderoso, con los pastorcitos que fueron los primeros apóstoles de Dios, ponderar el Misterio y sobrecogerse ante el Infinito que se une a nuestra condición, a nuestros límites, para cargar con todas nuestras miserias y todas nuestras iniquidades, Aquél inocente sobre el que pesó el Castigo, precio de nuestra Paz, que llevaría el Designio de Yahwéh al pleno cumplimiento, el que se abajó para elevarnos. ¿Cómo no maravillarse ante la generosidad del que crea para redimir, da una naturaleza creada para elevarla hasta el Creador? Qué feliz es la Navidad… qué bello es todo, con la música, las obras de nuestro inigualable arte cristiano, la Obra Redentora revelada por el propio Emmanuel. Felicísima Navidad, que Dios nos cuide, que bendiga a nuestra patria querida, a la Iglesia…

Mientras tanto, desde la Rebelión de la esencia, pondero el tiempo presente, cómo las feministas, los ideólogos de género, los curas, obispos, cardenales malvados, los pornógrafos, los comunistas, liberales, nihilistas, historicistas, newagers, nos asedian por todas partes. Les dejo, en estas circunstancias, mi mejor regalo de Navidad:

Estamos asediados por todas partes y el enemigo tiene agentes dentro de la ciudad, no revientan las murallas de un golpe de catapulta, no rompen las puertas con arietes, abren pequeñas brechas y envenenan a los COMPATRIOTAS, muchos se lanzan en las fauces de la locura, hieren a la madre patria en el corazón; en el concejo de la ciudad, mandan los agentes de satán y hasta el canciller parece ser un general de brigada de los invasores. La situación es desesperada. No estamos en 2014, es el 702 antes de Cristo, afuera están las tropas de Senaquerib, son una fuerza imparable, no se sabe por qué no intentan el asalto, la penetración, qué ceguera los detiene en el sitio, quizás, se creen tan superiores que no les importe la estrategia y prefieren esta vía, que causa tanto sufrimiento, muerte y destrucción. “Hoy es un día de angustia, de castigo y de blasfemia” (2 Reg. 19,3). Pero el Señor se manifestó:

20 Isaías, hijo de Amós, mandó a decir a Ezequías: «Así habla el Señor, Dios de Israel: Tú me has dirigido una súplica acerca de Senaquerib, rey de Asiria, y yo la he escuchado.

21 Esta es la palabra que el Señor ha pronunciado contra él: Te desprecia, se burla de ti, la virgen hija de Sión; a tus espaldas mueve la cabeza la hija de Jerusalén.

22 ¿A quién has insultado y ultrajado? ¿Contra quién has alzado la voz y levantado bien alto tus ojos? ¡Contra el Santo de Israel!

[…].

29 Y esto te servirá de señal: Este año se comerá del grano caído, y el año próximo, de lo que brote espontáneamente; pero al tercer año, siembren y cosechen, planten viñas y coman de sus frutos.

30 Los sobrevivientes de la casa de Judá, los que todavía queden, echarán de nuevo raíces por debajo, y producirán frutos por arriba.

31 Porque de Jerusalén saldrá un resto, y del monte Sión, algunos sobrevivientes. El celo del Señor de los ejércitos hará todo eso.

32 Por eso, así habla el Señor acerca del rey de Asiria: El no entrará en esta ciudad, ni se lanzará una flecha; no la enfrentará con el escudo, ni se levantará contra ella un terraplén.

33 Se volverá por el mismo camino, sin entrar en esta ciudad –oráculo del Señor –

34 Yo protegeré a esta ciudad para salvarla, por mi honor y el de David, mi servidor».

***

Todo parecía perdido, no había poder humano que pudiera detener a Senaquerib y su ejército de asirios. Pero Ezequías e

El ataque del enemigo parece imparable, pero Dios tiene otros planes

El ataque del enemigo parece imparable, pero Dios tiene otros planes

Isaías confiaron y:

35 Aquella misma noche, el Ángel del Señor salió e hirió en el campamento de los asirios a ciento ochenta y cinco mil hombres. Y cuando los demás se levantaron por la mañana, vieron que todos eran cadáveres, que estaban muertos.

36 Entonces Senaquerib, rey de Asiria, levantó el campamento, emprendió el regreso y se quedó en Nínive.

37 Un día, mientras estaba postrado en el templo de Nisroc, su dios, Adramélec y Sarecer, sus hijos, lo mataron con la espada, y se pusieron a salvo en el país de Aratat. Asarhadón, su hijo, reinó en lugar de él.

***

No tengamos miedo, si Dios salvó a Judá de los asirios lo hará mucho más de la plaga presente, han arrasado el campo, han asesinado al pueblo; pero Dios se reirá de ellos y nosotros con Él.

En esta hora aciaga, les deseo a todos una felicísima Navidad, en la esperanza segura de que estos señores, no sé si el año que está por empezar o el otro, alguno de éstos -lo bueno se hace esperar- serán demolidos. Muy posiblemente, el tamaño de la victoria exija una paciencia proporcionada. Ánimo, bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados (Mateo, V,5). Como dijo San Rafael: No temas, hermano, pronto te curará Dios (Tobías, V,10).

***

Contemplar al Niño, contemplar la Salvación, a la Madre y al Custodio, los ángeles, la Tierra radiante, Dios llorando, la Humanidad vuelta a levantar, por uno que colgaba, por el Niño que nació para colgar, santificar guindando, no comer un fruto, sino ser fruto que guinda, para salvar a los culpables, contemplar al Dios que se desborda de generosidad: eso es rebelión, en eso consiste, es su sustancia, el ser de LA REBELIÓN DE LA ESENCIA.

Anuncios

1 comentario

  1. Flavio I. dice:

    «Pero Dios tenía otros planes…» dice la beata Emmerich al cabo de una de sus visiones de la Contraiglesia, en apariencia triunfante sobre el Resto Fiel.

    La amabilísima fragilidad de ese Divino Niño es nuestra fuerza, nuestro impetuoso grito de guerra. Hemos vencido con Cristo: luchemos, pues, usque ad finem. La Navidad nos repare y nos aliente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: