Kalós

Inicio » Actualidad » Desolación gringa y vaticana

Desolación gringa y vaticana

Las monjas rebeldes con espaldarazo pontificio, al finalizar la visita apostólica

Joao Braz de Aviz, la fea cara de la nueva religión mundial... y del reino del doblepensar, la mentira más radical de la historia; ergo, la más hija del Padre de la mentira

Joao Braz de Aviz, la fea cara de la nueva religión mundial… y del reino del doblepensar, la mentira más radical de la historia; ergo, la más hija del Padre de la mentira

Hace 50 años, las religiosas de los Estados Unidos de América eran una potencia superior al aparato militar de ese país, de eso no hay duda. No había un ejército sobre el planeta, no habrá un ejército, que se compare a esas mujeres insignes que formaron ese eneorme aparato de Luz, de la Luz del mundo. Ni con millones de drones ni con bombas atómicas ni con los marines y los aviones stealth y los cohetes teledirigidos, capaces de acertar a una hormiga a tres tierras de distancia, nada sobre la tierra era capaz de igualar en mística y poder a ese aparato formidable. Ésa era una enorme fuente de preocupación para el enemigo revolucionario. En 1939, cualquier obispo de ese país, dado el empuje de sus instituciones y la fertilidad de sus matrimonios, podía hacer suyo a Tertuliano cuando decía en la Apología, algo como: los católicos estaban por todas partes, en todas las instituciones, de hecho, tenían las instituciones más fuertes, controlaban la moral del cine, ganaban el Oscar (La canción de Bernardette), los Estados Unidos, desde cualquier perspectiva razonable, parecían destinados a convertirse en el más grande de los países católicos. El mundo temblaba. Los revolucionarios tenían otros planes. Bertrand Russel, Gunnar Myrdal, Louis Wirth, Paul Blanshard, John Dewey, Rockefeller, Ford y las demás fundaciones, Saul Alinsky, gente ponderosa e inteligente y sin escrúpulos, tomaría en serio el reto. La OSS, antecedente de la CIA, fue formada por esta gente y con este propósito (entre otros) en mente. La gran reforma urbana de 1950 a 1980 tuvo este fin; la revolución sexual también. La victoria estuvo en los 60 con las decisiones jurisprudenciales que destruyeron el matrimonio natural y cristiano (vid. https://eticacasanova.org/2014/11/17/bruen-y-el-derecho-post-nietzscheano/), el informe Kinsey, los hippies, Andy Warhol, el rock and roll, la quiebra del código de decencia del Hollywood. Pero, más aún, con la claudicación de las instituciones católicas: la universidad, empezando por Notre Dame y su rector notabilis, Padre Theodore Hesburgh; el liderazgo de su Conferencia episcopal, bajo pervertidos como Dearden, Bernardin, Mahoney, Cushin, Weakland, gente que, como mínimo, trabajó para destruir la liturgia, la moral sexual y promover la homosexualidad y la entrega a Freud, a Rogers, Fromm y Maslow, a Watson, a Strauss y Heidegger y Marx; los sindicatos, corrompidos por Alinsky; las órdenes religiosas, el seminario y los colegios, bajo los mismos obispos, con los mismos auspicios…

Conviene ver la situación de las órdenes religiosas y la educación, para esa nefasta y fatídica década de 1960, de la mano de Michael Voris y su admirable Church Militant (.tv: http://www.churchmilitant.tv/dispatches/demolition/).

En 1947, en Estados Unidos, había 1653 bachilleratos, liceos para la educación media, de adscripción diocesana; en 2012, 731. En 1965, los estudiantes de estos liceos diocesanos eran 700 mil, éstos representaban una proporción de 153 cada 10 mil católicos; en el 2012, habían caído a 327 mil, 48 sobre cada 10 mil fieles. En 1964, había 901 liceos privados católicos en ese país; en el 2012, 595. En el año de mi nacimiento, 1969, había 422 mil estudiantes en estos liceos privados; en el 2012, 296 mil. Las escuelas parroquiales han pasado de 10.550 en 1966 a 5378 en 2012. En 1963, los estudiantes de estas escuelas eran 4,5 MM, en el 2012 habían caído dramática, trágicamente, a 1.382.000, menos de un tercio, con incrementos poblacionales significativos. En 1966, había 12.373 curas enseñando en las escuelas; en el 2012, 1.199: no llegan al 10%: de 2,6 a menos de 0,1 por 10 mil fieles. En 1967, los monjes-profesores eran 6.000; en el 2012, 698: una caída del 88%. Aquí viene el número al que quería llegar, el número de religiosas, el pilar del sistema educativo católico gringo, el ejército admirable, que hubiera hecho que el de Alejandro retrocediera y huyera despavorido: en 1964, la religiosas-educadoras en los Estados Unidos de América montaban a 104 mil efectivos (unidas a los curas y a sus hermanos docentes, sobrepasaban los 122 mil; y, con 43 mil laicos, completábamos los 165 mil educadores católicos en escuelas adscritas a la Iglesia); en el 2012, en el 2012, ¡¡¡en el 2012!!!, las hermanas son 4.000, ¡¡¡CUATRO MIL!!!, 100.000 menos, en 38 años, más de 96% menos. De 23 monjas por cada 10 mil fieles, pasamos a menos de 1, ¡¡¡UNA!!! [una pausa para las lágrimas, permítanme, que yo los excuso]. De 122 mil curas, monjes y monjas, pasamos a menos de 6 mil. La universidades cayeron de 309 a 233, de 1966 a 2012, casi la cuarta parte se ha esfumado; y aquí no estamos hablando de la fidelidad de estas universidades que exhiben en sus teatros obras tan edificantes como los Monólogos de la vagina, de Simone de Beauvoir, como lo hizo la nave emblema, Notre Dame.

No se olvide, se está hablando, como muestra, de la educación, esto se podría ampliar a otras áreas: a los curas diocesanos, a los monjes contemplativos, a los que se dedican a la salud o a los pobres. Pero nada de eso importa, el cuadro está claro: la Iglesia en los Estados Unidos ha sufrido una debacle que no se puede explicar de manera fácil: de prácticamente ningún católico en ese país hasta 1845, se pasó a ser una potencia, en mucho menos de 100 años. Pero, de pronto, el camino se torció y se llegó a esta caída descomunal, desoladora, arrasadora, sin paliativos. Una Iglesia que mantiene sus números de manera artificial, por la llegada de inmigrantes, la mayor parte de los cuales pierde su identidad, ANTES DE LA SEGUNDA GENERACIÓN. ¿Qué pasó? Bueno, ya lo dije arriba, en parte. La campaña de los anti católicos gringos, WASP y judíos (como Louis Wirth o Leo Pfeffer o Freud o Wilhelm Reich) fue inclemente. Por ejemplo, en las ciudades del norte de los Estados Unidos, la reforma urbana se dedicó a destruir los barrios católicos, de manera que se destruyera la identidad de miríadas de personas, por el desarraigo, a la manera de Stalin, ídolo de Wirth y Myrdal (E. Michel Jones, The Slaughter of Cities, Urban Renewal as Ethnic Cleansing, Saint Augustine Press). Pero, en mi artículo https://eticacasanova.org/2013/05/14/monjas-locas-usa/, se explica una parte central: estas mujeres traicionaron a la Iglesia, prefirieron la atracción homosexual, el new age, Buda, la rebelión, la ruptura, al yugo suave y la carga ligera del único verdadero Salvador. Prefirieron las promesas engañosas de los profetas de este mundo, sin tomar en cuenta que el único que puede cumplir las promesas que todos los demás hacen es Jesús; que es, para colmo, el único que puede prometer como Él promete, que promete como Dios: no tiempos infinitos de gratificaciones sensibles y que cansan, sino la Eternidad del Infinito, Trascendente, que “ni el ojo vio ni el oído oyó ni el corazón humano puede barruntar”.

Estas mujeres, estas traidoras, las que ocasionaron esta catástrofe, que obligaron a otras fieles a deslindarse de ellas (Council of Major Superiors of Women Religious, CMSWR), rompiéndose así, por culpa de las primeras, la comunión eclesiástica, que han corrompido a millones en los últimos 50 años, estas arpías sin hábito ni Cruz, son las mujeres de la Leadership Conference of Women Religious (LCWR), ofensoras de Cristo. Ellas fueron puestas bajo investigación bajo el Pontificado de Benedicto XVI, que encargó de la misma al Santo Oficio, dados los severos problemas doctrinales de estas señoras que bajo ningún ángulo pueden llamarse católicas. La Congregación para la Doctrina de la Fe, por casualidad, se hallaba bajo un gringo, el cardenal William Joseph Levada. Nada más apropiado; quizás, el nombramiento del Cardenal Levada se debiera a esta necesidad de la Iglesia de hoy… Sin embargo, en la Iglesia de las últimas 15 décadas, más o menos, casi siempre hay un “sin embargo”, hasta en la fidelidad litúrgica de Pío X (vid. http://blog.adw.org/2014/12/strange-moments-in-liturgical-history-how-a-paragon-of-traditional-liturgy-may-have-caused-unintended-effects/). Entonces: “sin embargo”, la investigación debía ser apoyada por la congregación para los institutos de vida religiosa, bajo la dirección de nuestro amigo, el cultor de la religión mundial, Joao Braz de Aviz, arzobispo de Brasilia: éste se dedicó a torpedear, desde el principio la labor de la visita apostólica a estas señoras y su organización (vid. entre otros lugares, http://ncronline.org/blogs/ncr-today/papabile-day-men-who-could-be-pope-17).

La investigación se extendió por los años y sobrevivió al Papado que la instituyó y al cardenal que la inició. Con el nuevo Pontificado, llegó a la Iglesia la “misericordina”, que el Cristianismo jamás había experimentado. De hecho, todos los días se nos enseña desde Santa Marta que los cristianos lo que somos es unos fariseos, unos faltos de misericordia, unos corruptos, lo que es mucho peor que pecadores, unos agrios, rígidos obtusos, faltos de caridad, brutos pagados de nosotros mismos, que nos creemos unos superiores, ideólogos, cuenta cuentas del Rosario y otra serie de bellezas. Entonces, en este admirable Pontificado, la investigación se le dio a Braz de Aviz y al padre Rosica (el que, en una entrevista durante el Sínodo de octubre pasado dijo que era un exabrupto decir que la homosexualidad era intrínsecamente mala, porque eso era muy duro y feo, muy poco más o menos). Y la investigación concluyó ayer, con un informe. En el informe se recuerda la historia fecunda de las religiosas gringas, la belleza de las constituciones de las órdenes, se asegura que el diálogo es muy fructífero y que las monjas deben comunicarse con sus obispos y con el Vaticano. Ni una reprimenda ni una admonición, nada. Pura misericordia fraciscónica (no es esto “franciscano”, por favor, alguien que invente un término que distinga). El documento está a la vista del público, por todas partes, yo les dejo este link: http://press.vatican.va/content/salastampa/en/bollettino/pubblico/2014/12/16/0963/02078.html.

Y, mientras tanto, mientras uno se recupera del dolor inmenso, reflexiono: pobres de aquéllos que viven en la época en que la institución que fundó el mismo Dios hecho hombre para salvaguardar la unidad de la Iglesia, salvaguardando la doctrina, de la Fe y la moral, y la disciplina, la institución anti-revolucionaria por excelencia, se vuelve la punta de lanza de la revolución. Ay de aquéllos que viven para ver en estas fachas a la bendita Cátedra, la mil veces venerable cátedra, la cátedra que paró a Arrio y a Nestorio, a los Monofisitas, monotelitas, monoenerguistas, apolinaristas, novacianos, donatistas, a los iconoclastas, cátaros, bogomiles, ockhamianos, conciliaristas, luteranos, milenaristas y herejes de todas las raleas, la única que se mantuvo firme cuando Alejandría, Jerusalén, Antioquía, Constantinopla tambaleaban y caían; la que vio atravesar los siglos y se mantuvo, a pesar de los papas malvados. Ay de los que viven los tiempos presentes, que envidiarían a los que vieron el paso del XIV al XV, cuando Pedro apoya a lesbianas newagers mientras persigue a los franciscanos de la Inmaculada o a Monseñor Livieres. Ay de nosotros. Como Frodo, no podemos quejarnos, debemos ponernos duros, que no es nuestro el decidir en qué tiempos vivir (vid.: https://eticacasanova.org/2014/11/27/mio/). Lo que nos corresponde es ser fieles y esperar en Dios. Nos toca ser rebelión, rebelión de la esencia, no hay más nada que hacer, en estos tiempos de revolución.

Anuncios

3 comentarios

  1. Gian Paolo Bartoli dice:

    Todos sus artículos son buenos. Felicitaciones

    • Gracias, Gian Paolo. La idea es poner cosas que interesen, que sean cultas, pero agradables a cualquiera, incluso, a veces, sobre trivialidades, como deportes o cine, pero bajo una perspectiva cristiana y de la filosofía clásica, para servir a Dios y a la Iglesia… y, como dicen en Venezuela, a los panas: a los amigos. A veces, se pone un fuerte espíritu combativo, porque, muy a menudo, hoy por hoy, hay que estar en pie de lucha, lamentablemente. Pero espero que así también se logren los fines que te digo antes.Ojalá pueda seguir dando algo… Nos seguimos viendo, Gian

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: