Kalós

Inicio » Actualidad » Team Bergoglio: excomulgado; pero la nulidad no es una opción

Team Bergoglio: excomulgado; pero la nulidad no es una opción

Si se pudiera impugnar cada elección, la Iglesia quedaría a la deriva

MurphyO'connorAyer hablamos del libro de Austen Ivereigh, que aporta potentes revelaciones sobre la elección del actual Papa, que, de hecho, levanta serias dudas sobre su validez, incluso, levanta dudas sobre la pertenencia efectiva de Jorge Mario Bergoglio y una serie de cardenales llamados “liberales”, que se agavillaron, que se asociaron en una mancomunidad, llamada “el Team-Bergoglio”, a la Iglesia. Este libro todavía no ha salido a las librerías, pero ya ha causado una tremenda reacción. Ayer yo me preguntaba si ciertos nombramientos recientes no han sido una respuesta anticipada ante la presión que está por levantarse: Sarah y Napier, los “africanos ésos, negros mojinos” de Kasper. Sin embargo, al hablar de reacciones, no me estoy refiriendo a esto, que no es sino conjetura mía. Sin lugar a la elucubración, la secretaria de prensa del Cardenal Murphy O’Connor, salió a la palestra a la defensa de su jefe: publicó una carta al editor en el periódico inglés Daily Telegraph, en la que niega, no las maniobras de su patrono, sino su participación en el último cónclave, el que eligió a Francisco. Además Maggie Doherty, hablando expresamente en nombre de Cormac Murphy O’Connor, asegura que su empleador no contactó antes del Cónclave al Cardenal Bergoglio para pedirle ser candidato al Papado; lo que, hasta el punto en que él puede ver, tampoco lo hizo ningún otro cardenal. Finalmente, recuerda que las ocurrencias del cónclave son secretas.

***

Un señor Br. Alexis Bugnolo reporta la acción de la Mrs. Doherty, en un artículo (en: https://fromrome.wordpress.com/2014/11/25/if-ivereigh-is-to-be-believed/), en el que publica una copia escaneada de un ejemplar del Daily Telegraph, que es donde se lee lo dicho por la dama. Para él, esta negación es tan sospechosa que elige darle un buen beneficio de crédito a Ivereigh, pues le parece darle una importancia desmedida al asunto. Parece, solamente, pues, si se lee la ley eclesiástica y se juzgan desde su perspectiva las revelaciones de Ivereigh, Murphy está en un grave aprieto, lo mismo que sus cófrades en la ideología. Hay que revisar esa normativa.

El bloguero citado se fija en la ley sobre elecciones papales dictada el 22 de febrero de 1996, por Juan Pablo II: Universi Dominici Gregis. La referida ley establece penas de excomunión, latae sententiae, para los que violen el deber de mantener en secreto los aconteceres del Cónclave o de las Congregaciones Generales anteriores al mismo, lo que incluye a los cardenales que no participen en el Cónclave, aunque sí en las Congregaciones (58 y 59). En la misma pena incurren los “cardenales electores que establezcan pactos, acuerdos, promesas u otros compromisos de cualquier especie”, que los pretendan obligarse a dar o negar sus votos a cualquier o cualesquiera personas; tales compromisos son nulos y no son vinculantes para nadie (81). Pero la ley continúa: prohíbe el establecer pactos para tomar determinados cursos de acción en el caso de que alguno salga electo: tales pactos son absolutamente nulos y no obligan a nadie (82): un pacto tal, según ha confesado Francisco y varios cardenales (entre los que está Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York), fue asumido en el último Cónclave.

No está en aguas llanitas el cardenal Murphy O’Connor: está hasta el cuello en arena movediza. “Si el libro de Austen Ivereigh contiene evidencia verificable” de que hubo manejos truculentos en la elección de Jorge Mario Bergoglio como Papa, los responsables están excomulgados de inmediato, ipso facto, eo ipso, y no forman parte de la Iglesia, no podían, siquiera, estar en la asamblea que eligió al actual sucesor de Pedro. Peor aún, si es verdad que Bergoglio estaba en las mismas andanzas, si solamente asintió a la distancia, aunque no sea verdad que él mismo estaba en la dirección del “Team-Bergoglio”, entonces Bergoglio estaba fuera de la Iglesia al momento de su elección: ¡¡¡!!! En una circunstancia de tal calibre, la pregunta es obvia: de ser esto verdadero y comprobarse como tal, ¿es válida la elección de quien ha tomado el nombre de Francisco? Bugnolo se mete a estudiarlo.

***

En el número 78 de la ley de 1996 de Juan Pablo II, se dice que hay pena de excomunión latae sententiae para quienes practiquen la simonía en la elección papal. Pero la norma tiene un giro que puede parecer inesperado: el acuerdo simoníaco se declara nulo, pero la elección bajo el mismo no, más aún, se anula el acuerdo, a fin de mantener la validez de la elección. Cualquiera puede asegurar que aquí se trata de una contradicción, sobre todo si el electo papa es uno de los agavillados y, por tanto, excomulgados, PERO NO LO ES. El derecho protege la justicia y ésta es un aspecto del bien común y, a quien compete el bien común compete la prudencia y no hay prudencia sin sagacidad (que es lo contrario de la astucia, por cierto, no un sinónimo de ella [valga la aclaratoria]). Si se pudiera impugnar cada elección papal, la Iglesia viviría en ascuas, sin paz, sin que se pudiera nunca alcanzar la paz. La Sede Petrina tiene que estar provista de una cierta invulnerabilidad; y quienes sufrimos por la humana indignidad (frente a Dios todos somos indignos) de quien está ocupando esa Cátedra tenemos que ser pacientes y confiar en Dios. Quizás, luchar contra los desastres que vaya dejando el hombre, tratar, por todos los medios de ser instrumentos de ese Espíritu que guía a la Iglesia, en cabeza de su Pastor Vicario, pero no podemos andar aceptando que cada Papa sea impugnado por el primer loco O EL PRIMER ENEMIGO DE LA IGLESIA que aparezca por ahí con un libelo de demanda de nulidad.

Bugnolo se pregunta si esa provisión de la simonía se aplica a otras causales, como la que cae en nuestras manos, en este caso: el cabildeo, la constitución y la operación del “Team-Bergoglio”: dado lo dicho, la respuesta es bastante obvia: no hay tu tía ni María que valga en este caso. Imagínense al ejército de los sedevacantistas queriendo anular toda la vida de la Iglesia de los últimos 56 años, la locura total. Entonces, alguien podía denunciarlos ANTES y tratar de impedir que sus malvados designios prosperaran; una vez que todo está consumado, no puede haber nada que hacer, así de sencillo.

***

Entonces, ¿qué se puede concluir? 1) Que cada vez parece más claro que los tiempos presentes son… sui generis, que estamos ante una banda de mafiosos terribles, que quieren hacer de la Iglesia una especie de agencia new age de religión y moral a la carta, según el gusto de consumidores que sean capaces de constituirse en dioses mayores, capaces de construirse sus panteones particularísimos. Parece cada vez más claro que están determinados a recurrir a todo tipo de maniobras arteras para lograr sus objetivos nefastos. Es bastante diáfano que se mueven por la línea del comunismo y el postmodernismo, de las relaciones y la humanidad líquidas. Quieren llevar a la Iglesia a la última maldad demoníaca, por la vía cool de la cultura light, con aborto y todo. 2) Pero también hay que concluir que del otro lado tenemos a gente despierta, que no es tonta, que no es mocha, manca, coja, corta ni perezosa, que está en pie de lucha y, de vez en cuando, hace retroceder a los malos. Tenemos a Dios de nuestra parte; no hay que dejarle todo a Él, eso es violar su orden, el orden del Dios que quiso hacerse nuestro Deudor, de la manera más asombrosa: nos crea, nos da todo de la nada, se hace Uno de nosotros, nos redime, nos da todo impulso para el bien, y se quiere hacer nuestro Deudor, qué LOCO. Ese Dios LOCO, está de nuestro lado, del lado de nosotros en la lucha, en la lucha en que nosotros somos los luchadores, en la que no nos podemos volver locos ni lelos, humanamente hablando (vid., en el Fedro, de Platón, los tipos de locura), para que nos hagamos, como San José, como la Virgen, como Simón Cireneo, como los machos, sus acreedores. 3) Ese retroceso de los malos, sin embargo, no es posible llevarlo más allá por nuestros solos medios humanos, no podemos pretender defenestrar a Francisco, eso sería una locura y una devastación de la Iglesia, peor de la que él podría causar nunca. Antes dije que hay que luchar junto a todos los luchadores (como Burke o Ivereigh), ahora digo que hay que confiar en la Providencia, sin más, en el lugar al que no podemos llegar, el que está más allá de nuestros límites; tenemos que esperar y TENERLE PACIENCIA A DIOS, que responde, aunque nos parezca más impuntual que nuestras esposas: no somos quiénes para reclamarle su tardanza, no groseramente. Él va a responder, en parte, lo ha hecho y, además, nos preparó con su Madre en Fátima y Akita y con Ana Catalina… etc., tantos y tantos. 4) Mientras tanto, la paciencia y la confianza tienen que traducirse en un aspecto de nuestra lucha: no puede escandalizar, tiene que dejar bien clara nuestra fidelidad al Papa y nuestra oposición al mal, aunque sea tan difícil, no hay más nada que hacer. No es imposible, porque no es una contradicción, pues se trata de aspectos diversos del asunto. Dios nos prueba, hermanos, quiere que seamos grandes santos, es altamente difícil, pero lo hace porque confía en que el hombre, unido a Él, es capaz de grandes bienes: nosotros somos capaces de bienes inmensos. 5) Parece que Cormac Murphy O’Connor y el resto del Team-Bergoglio están excomulgados, les guste o no, lo declare alguien o no; aunque no deben preocuparse, el Papa tiene poder de levantarles la excomunión: ¿? La elección de Francisco no es nula: aunque pudo evitarse, ya se consumó y no hay nada que hacer, salvo lo dicho en las conclusiones anteriores. 6) Sin embargo, esta pandilla, after all y por tanto, es instrumento del Amor de Dios.

Asumir esta lucha, con todas las fuerzas, con toda sagacidad, con toda santidad (unidos a Dios y reconociendo nuestra nada), con fidelidad a la Iglesia, sin aventuras desmedidas, con firmeza inconmovible, ESTO ES REBELIÓN, LA ÚNICA VERDADERA, LA QUE DE VERDAD VALE EN ESTE MUNDO DE HOY, LA REBELIÓN DE LA ESENCIA…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: