Kalós

Inicio » Ética » El sínodo de los obispos católicos de Kasper: la tormenta se asoma en el horizonte

El sínodo de los obispos católicos de Kasper: la tormenta se asoma en el horizonte

Esto es clara muestra de que UN mundo está llegando a su fin

La “teología serena” de Kasper

Concilio Vaticano II: la gran asamblea de la Cristiandad del siglo XX, se vio afectada por ataque de afuera y por traidores de dentro: los modernistas. Allí, triunfó el Espíritu, lo volverá a hacer, porque Dios no pierde y el infierno nunca prevalecerá contra Ella, a pesar de las tormentas

Concilio Vaticano II: la gran asamblea de la Cristiandad del siglo XX, se vio afectada por ataque de afuera y por traidores de dentro: los modernistas. Allí, triunfó el Espíritu, lo volverá a hacer, porque Dios no pierde y el infierno nunca prevalecerá contra Ella, a pesar de las tormentas

El cardenal prominente, uno de los más prominentes de los últimos 20 años, se apresta a inaugurar el Consistorio de los cardenales. Él es el orador de orden designado. Van a hablar de la familia, van a preparar el sínodo que está por venir. Lanza un ataque inmisericorde de parte de una extraña versión de misericordia. Las sesiones, ¡¡¡uuuff!!!, son secretas, qué alivio… Pero el prominente cardenal y la mano por encima de todo, filtran el discurso, publican un libro que lo amplía y un comentario laudatorio. Ahora, desde la más alta cumbre de la Iglesia, se asegura que un discurso que niega, VIRTUALMENTE, la indisolubilidad de la unión que es el signo visible por antonomasia de la relación de Cristo y su Iglesia, el matrimonio (cfr. Ef. V,22-33), es “teología serena”. Un discurso que, VIRTUALMENTE, niega el valor de la Eucaristía, que no pueden recibir, sino los bautizados en comunión con el Papa que no estén en pecado mortal, es “teología serena”. Es la sentencia del vértice de la jerarquía, en el consistorio de los cardenales… un muy mal espíritu soplando en lo más alto… Es este espíritu para quien el peor problema del mundo actual no es la apostasía o su consecuente cultura de la muerte, que mata al año, por poner uno entre muchos ejemplos, a 50 MM de niños o que pone a 50 MM de madres al año a matar a sus hijos, no, nada de eso, el peor problema del mundo, según el tal espíritu, es el desempleo juvenil; y los cristianos de Irak no deben defenderse del ISIS, porque la guerra no arregla nada. La tal “misericordia”, la de este espíritu, reclama que se abandone toda predicación sobre el pecado y la condenación al infierno, no importa que eso sea propulsor de tremendos desórdenes y de la condenación de muchos: no se puede andar asustando a la gente con esos cuentos medievales… y, además, todo el mundo se salva, no se condena nadie o, por lo menos, al final, Dios salvará a todos, porque es incompatible con esta misericordia, que se quiere imponer a Dios mismo, que nadie se condene bajo un Dios bueno y todopoderoso… Kasper, siguiendo a Von Balthasar, a Karl Barth, nos transmite esta “teología serena” de los más misericordiosos que Dios Salvador…

¿De qué trata todo esto? De la misericordia, ya lo dije, ¡¡¡CARAMBA, ¿TENGO QUE REPETIRLO?!!! De la misericordia versión Kasper, llevada a un Sínodo de obispos, sobre la familia. Y aquí entra un punto clave. La misericordia se puede entender como un problema pasional: es compasión, padecer con el otro, lo que el otro padece. Y, llevado el asunto a cierto punto, donde la deja el espíritu que vengo refiriendo, ella requiere que se quiten todas las cruces, pues el misericordioso hace años que dejó tirada la suya, a la manera de La última tentación de Cristo. Esta obra de Scorsese no sería tanto una narración de lo que el Señor no hizo ni haría nunca, pues carga la Cruz todos los días en la Misa, sino la expresión del deseo de una inmensa cantidad de clérigos occidentales de nuestros días: dejar la Cruz, ir echar una canita al aire (como dicen en mi tierra), es decir, irse con un amor puro… y, cuando es puro, no importa el sexo… Eso para los curas, ¿qué queda para los esposos? De eso se trata. Total, ya lo dice Juan Francisco Ladaria, S.J., Secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe: no hay pecado original, no hay naturaleza ni herida de la naturaleza: tenemos que estar todos salvados… y Cristo no tiene dos naturalezas, eso no existe, ni redimió nuestra naturaleza, etc. Y la Fe no es algo de teólogos y de estudiosos, no es nada del conocimiento y la razón, la Fe del DIOS-LOGOS, es a-racional, al menos, si no irracional, es un asunto de experiencia, de vivencia, de las pasiones, de la COMPASIÓN kasperiana… y de una muy progresada explicación de los sentidos y el intelecto: la kantiana.

¿Qué queda? Queda la “teología serena” de Kasper, el paladín de la claudicación de la Fe, por la unidad de todas las religiones (cualquier semejanza con la masonería, la teosofía de madame Blavatsky y con el new age no es ninguna coincidencia), el que le dijo a los judíos de Estados Unidos que ellos no necesitaban a Cristo para salvarse. Una teología de la irracionalidad luterana y la experiencia kantiana, en la que Cristo no es Dios o es un dios menor, lo mismo que el Espíritu Santo; o todo es un modalismo: las personas de la Trinidad no son relaciones con términos distintos, por oposición relativa, no, son meros modos de una única persona divina (vieja herejía). Una teología en la que el Ser sumo subsistente padece, en la que muestra su Omnipotencia, padeciendo, haciéndose padecer. No padece Cristo, por la naturaleza humana, que Él, la Segunda Persona de la santísima Trinidad, asume, no; no es que, como el Verbo asumió la naturaleza humana, que subsiste por el ser personal del propio Verbo, por la unión hipostática, personal, el Verbo sea sujeto de todo lo que hace y padece la naturaleza humana, sin que el Verbo, en cuanto Dios, padezca (que eso es absurdo), sino por aquella unión, por la asunción de la humanidad y por la perichoresis o circumincesión (la inhabitación da cada naturaleza de Cristo en la otra, su mutua penetración total). La Trinidad toda padece y en cuanto Dios. Una teología que comienza negando a la inteligencia, como potencia de captación de la realidad, a favor de la “experiencia kantiana” y, me imagino, “la espontaneidad de los conceptos” (o, según el rector de la universidad de Königsberg, el intelecto) kantiana. Una teología que abandona la metafísica, en nombre de Kant y Lutero, para lanzarse a decir torpeza tras torpeza. Desde esta “teología serena”, por su concepción de la misericordia, en cuanto pasión, como naturaleza misma de Dios, sin relación con su Justicia o fagocitándose a la justicia divina, de modo que las dos sean sólo misericordia, desde ahí, abandonaremos la doctrina de la Iglesia, la Verdad revelada por Dios encarnado, la Misericordia misma subsistente, porque, ahora, nosotros, claudicando ante la modernidad, a los enemigos más encarnizados de Dios de la historia, hemos superado su misericordia. Esto es lo que se llama “teología serena”, que no hace ninguna violencia a nadie…

Los participantes del Sínodo

A primera vista, el panorama es aterrador. El sínodo va a estar dirigido por Lorenzo Baldisseri, mano derecha de Carlo Maria Martini, aquel cardenal que lideró la oposición abominable a la lucha de Juan Pablo II contra los males del mundo. Martini es abogado de homosexualidad, aborto, divorcio y pare de contar. No llega más lejos, porque el mundo no lo ha hecho; pero, como decía en estos días una pancarta que vi en una protesta en Estados Unidos contra la legalización de las uniones homosexuales, todo es asunto de audacia y “amor” del puro, del que hablo arriba: “1) amo a mi perro, acéptame; 2) me quiero unir civilmente a mi perro; 3) me quiero casar con mi perro”. Martini habría tronado, pidiendo que la Iglesia dejara de estar fuera de este mundo y que le permitiera al muchacho “casarse” con su perro, si eso hubiera sido trendy, fashion, fancy. Baldisseri era su mano derecha, la mano derecha del que trató, desde el principio, de quitarle el piso a Benedicto XVI… Tenemos a Víctor Manuel Fernández, “el tucho”, teólogo de la liberación, es decir, comunista, rector de la Universidad Católica Argentina, grosero empedernido, a quien gusta exaltar los méritos intelectuales de Gustavo Gutiérrez y Leonardo Boff, según el cual San Pablo no era un predicador burgués, que siguiera lineamientos individualistas, es decir, paganos, occidentales, sino colectivistas, hebraicos, característicos de los judíos. Estará también Bagnasco, presidente, recientemente impuesto, de la Conferencia episcopal italiana, a quien le gusta dar la comunión a públicos transexuales. Estará Schönborn, arzobispo de Viena, defensor de los homosexuales, aún frente a sus sacerdotes fieles a la Fe. Nichols, presidente de la Conferencia episcopal inglesa, quien, en su diócesis, patrocina “misas gay”.

“Un repaso para nada exhaustivo destaca al belga cardenal Danneels, encubridor serial de pedófilos en su país, uno de los cardenales de quienes (por este motivo) fue solicitada la exclusión del cónclave que consagró finalmente a Bergoglio, y que no sólo conservó su lugar como elector, sino que llegó a rezar una oración en la misa de entronización de Francisco como primero de los cardenales presbíteros. Pese a su sonada condición de corrupto y chanchullero, tan estigmatizadas en abstracto por el Obispo de Roma, se lo señala como uno de sus principales allegados. Monseñor Bruno Forte, secretario especial del Sínodo, es uno de esos mercenarios a los que una fortuna generosa concedió la cátedra y el báculo para proclamar, entre otras lindezas, que «el sepulcro vacío de Cristo es una leyenda» y que se burló públicamente de la carta enviada en su momento por Benedicto XVI a los obispos para instar a la aplicación del motu proprio Summorum pontificum. El cardenal André Vingt-Trois, arzobispo de París, supo solicitar a Roma penas canónicas para quienes celebraran la Misa tradicional. El innombrable rector de la UCA, mons. Tucho Fernández, capaz de enaltecer el léxico de los altos dignatarios de la Iglesia con giros otrora impensables bajo las mitras, como “dejémonos de joder” y otras retóricas afines. El cardenal neoyorkino Timothy Dolan, de quien se supo le concederá un lugar en la venidera procesión del día de san Patricio en las calles de su ciudad a un grupo de activistas homosexuales, aparte de otras innúmeras connivencias con el “poder rosa”. El cardenal Angelo Sodano, el mismo que le ocultaba sistemáticamente a Juan Pablo II las denuncias que llegaban a Roma de abusos sexuales de parte de clérigos, entre otras aquellas que inculpaban al tristemente noto Marcial Maciel” (http://in-exspectatione.blogspot.com/2014/09/sinodo-pensar-lo-peor.html#comment-form).

Un panorama desolador de pedófilos, encubridores, ateos disfrazados con mitra, comunistas; y eso que todavía no he hablado del affaire de la remoción del Cardenal Raymond Burke de la Signatura Apostólica y la consiguiente designación de una comisión para cambiar el procedimiento de nulidad matrimonial: comisión llena de ateos y disidentes: Ladaria, ya mencionado, Alejandro Bunge, canonista de la UCArgentina, Francesco Coccopalmerio, secretario de Martini, el descrito arriba, el mismísimo, Presidente del Pontificio Consejo para Asuntos Legislativos del Vaticano, Gran Cacao del actual pontificado… Sale el paladín de la verdadera familia Burke y se nombra esta oscura comisión, A UN MES DEL INICIO DEL SÍNODO.

Eso sin contar una supuesta encuesta, realizada sin control ni metodología, que inventó el Vaticano el año pasado, para, a según, pulsar la opinión de los fieles sobre temas familiares. Como si el asunto estuviera sujeto a vaivenes de la opinión de los hombres. Pero lo peor fue la cantidad de conferencias episcopales que publicaron sus SUPUESTOS resultados, SUPUESTAMENTE, en completa oposición a la enseñanza de la Iglesia. Y eso, SUPUESTAMENTE, contrariando la solicitud del propio Vaticano de que los resultados fueran secretos. Sin dudas, pura presión sobre la verdad, para forzar la mano de la Iglesia…

Y el colmo lo da la “nueva” política informativa que se asume para este sínodo. Benedicto XVI, en su última alocución a los sacerdotes de la diócesis de Roma, les habló del “Concilio [Vaticano II] real”, en franca y manifiesta oposición al “Concilio de los medios”, en el que los enemigos de la Iglesia manipulaban al público, mientras los traidores de adentro, entre ellos, Malaquías Martin, filtraban versiones falsas y medias verdades, para mediatizar y avanzar planes de financistas en EUA, Europa y más allá. En los sínodos anteriores, la Iglesia daba un resumen oficial de lo discutido y hasta transcripciones de las intervenciones y no había lugar a esas maniobras. Pues bien, se va a volver a la nefasta política del Concilio, con pronóstico reservado…

Todo se oscurece más. Pero la cosa no queda así, simplemente. La Iglesia, gracias a Dios, es UNIVERSAL, CATÓLICA…

Los obispos del “resto del mundo”: una luz se enciende

Las conferencias episcopales son muchas: los africanos y asiáticos no van a andar traicionando la Fe, eso se los garantizo, ésos andan en plena batalla sin cuartel, a vida o muerte, literalmente, por defender la Fe, no se van a soportar a señoritos con deseos de acomodo con mitras en la cabeza. No todo es el Occidente enfermo. Aunque en el propio Occidente hay también conferencias que ya enfrentan la persecución del anticristo, de maneras diferentes a las de los que son sus lacayos: Ucrania o Venezuela están en pie de lucha. Mis obispos han llamado totalitario varias veces al gobierno asesino, no creo que anden con contemporizaciones. Ya veremos, hay malos, parecen influyentes, veremos si son capaces de doblar la voluntad de hombres mucho mejores que ellos… Dios no lo permita, AMÉN…

Pueden creer que esas conferencias no saben de lo que pasa en Occidente, que el ataque los tomará por sorpresa, pero se equivocan. Primero, porque ellos siempre han visto para acá, pues los misioneros que les llevaron la Fe de aquí salieron, como decía Juan Pablo II. Pero, también, porque el poder planetario de Occidente es sentido con fuerza por ellos, sea en Irak, en Siria o en Nigeria. La globalización ha despertado el ánimo luchador de muchos, que saben que el enemigo es la ideología modernista gnóstico-materialista-codicioso-historicista-economicisto-inmanentisto-psicologisto-nominalista-panseXualista occidental y que, muchas veces, las iglesias de Estados Unidos, de Europa, ¡del Vaticano! (Magister, I vescovi nigeriani approvano la legge anti-gay. Ma il Vaticano vota contro, en Setimo Cello, http://magister.blogautore.espresso.repubblica.it/2014/01/30/i-vescovi-nigeriani-approvano-la-legge-anti-gay-ma-il-vaticano-vota-contro/), son portadoras de las agresiones de Occidente a sus sociedades, a través de Caritas o de alguna otra agencia “caritativa”… Puede que, con los futuros nombramientos de obispos, estas iglesias sean debilitadas; o por tratos con los gobiernos de sus países, traiciones de todos los tipos, incluso pactos con totalitarismos como el chino. Pero todavía eso no ha ocurrido. África, Asia, Europa del este son la “esperanza blanca” en la actual hora aciaga… Como lo son iglesias como la venezolana y otras, que no han sucumbido a los ataques de la anti-iglesia. La cosa no estará mal en las manos de iglesias mil veces mártires como la china, la japonesa, la vietnamita, la keniana, la de Timor Oriental, la de Myanmar y todas ésas, de impresionante heroísmo y empuje misionero (entre las que también deben nombrarse el resto de las africanas subsaharianas, que se han triplicado en las últimas tres décadas, y la surcoreana, que se ha multiplicado por cinco, en el mismo período)…

La ESPERANZA: EL BRAZO DE YAHVÉH

Aparte de lo anterior, lo más importante, aunque use de eso para su triunfo: el brazo de Yahvéh, cuya mano no ha disminuido. El brazo poderoso de Yahvéh se rebela siempre, en los momentos más oscuros. En el siglo X, la Iglesia era un puñado de bárbaros regados por Europa, caminando entre los huesos de las víctimas de normandos, magiares, búlgaros. Rodeada por todas partes por un Islam imparable, irresistible. Abandonada por los cismáticos griegos, a punto de la consumación de su cisma, de 1054. El Papado estaba en su último suspiro, ya podrido y presa de los buitres: facciones romanas en pugna ponían y quitaban pontífices, miembros de las tales facciones, corruptos públicos. Maroza, la gran matriarca, se jactaba: madre, amante y asesina de papas. Tres siglos más tarde, luego de la fundación de la Rus de Kiev, la conversión de los normandos y de los eslavos, la conversión de Olaf el grande, de San Casimiro, San Canuto; luego de la gran reforma de Cluny, de San Pedro de Damián, del gran San Romualdo, de San Gregorio VII, San Bernardo, Santo Domingo, San Francisco, triunfando en mil batallas, habiendo asumido Europa esa empresa civilizacional llamada Las Cruzadas, habiendo traducido toda la ciencia y toda la cultura, fundadas las universidades, muchas ciudades, levantadas las monarquías más importantes, La Iglesia del siglo XIII surgía triunfante. Conquistaría al mundo, había formado la civilización más esplendorosa que ha visto esta Tierra, esta humanidad…

***

Las cosas están muy mal, pero lo que se requiere es lo que dice Michael Voris, no el cisma o la herejía, no la apostasía, se requiere, un CATHOLIC UPRISING, un levantamiento católico, CATÓLICO, de dentro de la Iglesia, una cruzada de fidelidad, que empuje a los dirigentes, que los obligue a volver al redil… Es el espíritu de reforma (no de la revuelta luterana, mal llamada “reforma”), el espíritu de Cluny, el que necesita la Esposa, para calzar los puntos que le exige el Esposo; el espíritu de santidad, que tiene que renovarse permanentemente; es el espíritu de Santa Catalina o San Vicente Ferrer, tratando de devolver al Papado a su dignidad; es el espíritu de Trento, devolviendo al clero a su medida…

Temblad, enemigos de la esencia, el Dios poderoso está por hablar todavía… ¡¡¡¡¡Y TRONARÁ!!!!! Todo parece perdido, como en aquella época, el siglo X, la época de la marejada normanda y el imperio musulmán. Así lo ha querido Él, el que gobierna todo suavemente, como quien tiene poder (Sap. XII,18). Él lo predijo en el Evangelio (muchos lugares); Él mandó a su Madre, en La Salette, Fátima, Akita, mandó a sus santos, a Margarita María, a Catalina Laburé, a Ana Catalina, Pío X, a su papas, Pío XII, Pablo VI, Juan Pablo II, Benedicto XVI, a advertir sobre los sufrimientos presentes, en los que lucharían “obispo contra obispo, cardenal contra cardenal”, en los que “los sacerdotes que confiesen mi nombre [de verdad] serán expulsados y escarnecidos [como los franciscanos de la Inmaculada]” (Akita). Él está por manifestarse… Nosotros, mientras tanto, vamos a asumir lo que nos corresponde: fidelidad, fidelidad, fidelidad, a la Iglesia, que no se la abandone porque esté en su momento más oscuro de la historia… Fidelidad, fidelidad, fidelidad, incluso al Papa, nos guste o no nos guste, lo veamos como un martillo castigador o no: es, como en tiempos de David, “el ungido del Señor” y a ése no se le apuñala, aunque la sentencia divina pese sobre él… Oración, oración, oración; mortificación, mortificación, mortificación: el pecho entero, sin frivolidades, por la Iglesia de Jesucristo. Entrega macha al Señor. Y, en todo, anunciar y exhortar, a tiempo y a destiempo, luchar por nuestra santidad y la de nuestros hijos, esposas, hermanos, amigos, conocidos. Y una tremenda firmeza en la verdad, en la esencia. REBELIÓN, REBELIÓN, EN ESTE MUNDO HORRIBLE DE LA REVOLUCIÓN, LA RESPUESTA, LA ÚNICA VERDADERA RESPUESTA, LA REBELIÓN DE LA ESENCIA

Anuncios

8 comentarios

  1. Flavio I. dice:

    Me pregunto a toda hora -de concretarse la espantosa traición que parece preanunciar el sínodo- cuál será el tenor del castigo divino, que ya no podrá demorarse. Quiera Dios concederle a la Iglesia suficientes testigos entre la misma Jerarquía, que se muestren audaces contra las maquinaciones de los Kasper et al.

    Como quiera que lo del “Concilio virtual” o “de los medios” que denunció Benedicto sea cierto, no lo es menos que el propio concilio fomentó demasiadas ambigüedades como para favorecer esa tendenciosa publicidad (sobran autores que lo prueban: Amerio, Gherardini, Wiltgen, entre otros). Desconocía el perfil “traidor” de Malachi Martin. ¿Podría darme, por favor, alguna indicación a ese respecto?

    • Hola, Flavio. Buen comentario, como es propio de ti. Es verdad que los malvados estaban ahí en el Concilio, adentro, tratando de corromper… y logrando errores históricos, como la asunción de la “política” de la Nostra Aetate, que puede entenderse católicamente; pero ha servido de punta de lanza para todos los enemigos, para que la Iglesia se acuse (casi siempre, ni se sabe por qué), mientras los otros la apuñalan. Pero hay un punto capital, fíjate, yo soy venezolano, pero vivo en Chile desde hace 7 años. En ambos países, los mente-sucia ponen dobles sentidos s las palabras, eso es inevitable. Pero hay diferencias, diferencias de talante. En Venezuela, hay más mente-sucia, probablemente y, quizás, por lo bullangueros que son los venezolanos. En Chile, sin embargo, hay un matiz curioso, si la palabra tiene una “fama” fuerte de doble sentido, es grosería y no la puedes usar, de modo que los mente sucia ganan. Es como el arco iris y los homosexuales o el rojo y los comunistas: eso no es de ellos, es de Dios, de su naturaleza y del hombre, en general. Así, un texto cualquiera puede ser tergiversado; y un texto en el que entraron los cizañeros a meter confusión puede ser corrompido fuertemente. El trabajo de los buenos es, mientras se aclaran las cosas, forzar la interpretación sana, no dar la razón a los malos. Es verdad que no deberíamos estar en estas luchas, pero es lo que hay y es el modo como, hasta ahora, en el mundo presente, el de la corrupción más brava jamás vista (como muestra la “misa” a satán de Ocklahoma [y vendrán más y en todo el mundo, no lo dudes: allá sólo empieza todo, los demás repetimos como autómatas descerebrados: el progreso]), es el modo, digo, en que Dios preservó a su Iglesia en este mundo… Y decir otra cosa es asegurar que las promesas y profecías de Jesús eran falsas, que Él no es omnipotente y omnisciente, es blasfemia, que lleva al cisma. Yo sé que tú no has caído en eso, pero conoces a muchos que sí. Mientras tanto, la demolición avanza: los últimos nombramientos episcopales así lo señalan… en Italia, el año que viene, serán 40 obispos: casi nada.

    • Malaquías Martin: el hombre era mercenario asalariado del American-Jewish Comitee. Tenía contacto con tal agente (periodista, me parece que de Time Magazine o del NY Times)… terminó huyendo con su esposa, con un ferrari, cortesía de sus empleadores. Luego hizo carrera de su traición a la Iglesia, con gestos afectados de fidelidad y recta indignación. Hay un autor magistral, que leo mucho, que conoce asombrosamente todos estos asuntos internos, aparte de la filosofía, la teología y la historia: Michael Jones. El libro donde habla de Martin es éste: The Jewish Revolutionary Spirit, and its Impact in World History. Sobre el Concilio, ahí hay información muy valiosa, así como sobre la traición en general. Pero también es bueno éste: Libido Dominandi, Sexual Revolution and Political Control… Tiene una revista, que está On Line y que tiene como 100 artículos “desclasificados”, como diría una horrenda traducción literal. La revista se llama Culture Wars; los consigues aquí: http://www.culturewars.com/Archives.html

      • Flavio I. dice:

        Gracias, Carlos, por los datos sobre M. Martin, que me eran desconocidos por completo, y que mucho me apenaría si son ciertos. Me pondré a leer sobre el tema.

        La comparación entre los herejes y los mente-sucia, ganosos ambos de forzar una mala interpretación de las palabras y los signos, es inobjetable. Y es cierto que los defensores de la buena doctrina deben, en tales circunstancias, redoblar esfuerzos para impedir que los malintencionados se lleven una verdad cautiva y dañen con su veneno. Pero el caso es que la convocatoria tan extemporánea a un concilio ecuménico que no venía ni a proclamar un dogma ni a anatematizar un error (oficio el más propio de tales asambleas, según lo comprueba la historia eclesiástica), y en un momento de delicada crisis interna de la Iglesia, que desaconsejaba una tal convocatoria (con la infiltración ya señalada por S. Pío X en la «Pascendi» y por Pío XII en la «Humani generis»), y con el golpe de mano dado por los novatores contra los esquemas previos del Concilio, entre otras circunstancias que no pueden obviarse, hacen que las vaguedades -que, por otro lado, jamás debieran colarse en documentos magisteriales- adquieran una intencionalidad difícil de objetar. El tristemente famoso “subsistit in”, la «Dignitatis humanae», los dos o tres puntos de (por lo menos) dudosa doctrina en la Nostra Aetate, en fin… (y sin ser para nada exhaustivos) arrojan un olor no muy feliz. La recta razón no admite sobornos.

        Lo que, obviamente, no supone concluir que «las profecías de Jesús eran falsas». Las puertas del infierno no han prevalecido, pues queda aún una Iglesia en jirones, llena de miembros muertos, pero con los suficientes miembros aún vivos, en atención a los cuales los tiempos de prueba serán acortados. Las profecías del Señor, por el contrario, se ven cumplidas en el fragor de esta crisis, que remite inequívocamente a la pregunta retórica de Lc 18,8.

    • Lo que dices tiene mucha verdad, Flavio, contra eso es difícil discutir, especialmente sobre la oportunidad del Concilio. Sin embargo, la asistencia del Espíritu a la Iglesia, la infalibilidad del Papa, también me parece que son notas constitutivas. Ahora, por ejemplo, la Beata Ana Catalina habla de que, si hubiere un solo católico, la Iglesia subsistiría (disculpa el odiado término aquí). Esto es exactamente lo que tú dices; y yo creo que, en verdad, lo que ella dijo fue profético, no sé si lo has leído, pero hay muchos pasajes más que impresionantes, como el del diablo esperando en Moscú, “en el edificio de las agujas en el techo” [el Kremlin], para caerle al mundo: en 1820, nadie podía decir algo así, si no era inspirado por el que está fuera del tiempo. Y, sobre lo del “subsistit in”, es verdad que se oye muy feo, pero también se puede entender de manera ortodoxa: la sustancia es el sentido principal del ens: ella subsistit in, sub, todo lo que inhiere en ella, es el sujeto y eso no es per accidens, sino universal y necesario, per se… Por supuesto, se necesitaría esta explicación o alguna otra mejor, para evitar cualquier equívoco… Gracias por todas estas reflexiones…

  2. gilbert marsh dice:

    please make this blog available in english!

    • Hey, Gilbert, what do you mean, that I write this article in english or the whole deal? I could translate this article in no time, but the totallity of the blog would be to much… But there could be mean terms, right?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: