Kalós

Inicio » 2014 » junio

Monthly Archives: junio 2014

Anuncios

La Sociedad de los Poetas Muertos: Percy Shelley vs. Cristo y el logos menor, el colegio, la tradición, los papás y todos los que se vengan

Cristo, Logos mayor, Sabiduría creadora y salvadora, y su aliado, el logos menor, orden del universo y ley natural del corazón humano, son bochados por el poeta revolucionario, en esta obra maestra del cine, que los presenta como tiranos, antipáticos y brutos, obtusos

La apoteosis de Keating, su encumbramiento, señal de su victoria: había "liberado" a los muchachos

La apoteosis de Keating, su encumbramiento, señal de su victoria: había “liberado” a los muchachos

Se abre la cámara y reluce el horondo estandarte: TRADITION, el más importante de los pilares de la gran escuela de Welton, en los Estados Unidos. Su director va a inaugurar el año escolar y comienza preguntando: “¿cuáles son los cuatro pilares?”, “tradición, honor, disciplina, excelencia”. Se trata de un colegio centenario, que manda a sus estudiantes a universidades de la Ivy League, la liga universitaria de la Nueva Inglaterra, Harvard, Yale, etc., lo más prestigioso entre las clases dominantes de los Estados Unidos. Éste es el escenario de La Sociedad de los Poetas Muertos (DPS), la película dirigida por Peter Weir y escrita por Tom Schullman, de 1989.

Como siempre en Hollywood, se comienza por las presentaciones de rigor. Los personajes: profesor John F. Keating (símbolo de lo “decente” de los 60, Robin Williams). Muchachos: Neil Perry (Robert Sean Leonard), Todd Anderson (Ethan Hawke), Charlie Dalton-Nuwanda, Knox Overstreet, Cameron (the rat), Meeks, Pitts. Mr. Nolan. El profesor de latín. El papa de Neil (Kurtwood Smith). Otros muchachos de la clase: relleno. Chet Danbury (hijo de unos amigos de los papás de Knox Overstreet). Chris (novia, prometida, de Danbury, que Knox Overstreet se lanza a conquistar).

Para los muchachos, el colegio es Hellton (juego de palabras: hell, infierno, por Well, bien) y sus cuatro pilares: excremento y otras cosas así, que sonaban parecido a los verdaderos: “travesty (farsa), horror, decadence, excrement”. Estudian: química, un fastidio; latín, mecánico; trigonometría, el fastidio mecánico. El colegio Welton está en una pradera increíblemente bella, tiene una construcción de arquitectura convencional, aunque muy bonita, con una torre gótica, a la que le sacan un resaltante primer plano, al principio de la película; por dentro, los detalles son góticos. Es un colegio de ricos gringos, pero sin Dios ni Cristo, que no es nombrado en toda la película; mientras que no hay ningún símbolo religioso, rezan una sola vez. En una oportunidad, Keating, cuando están arrancando la introducción del libro de poesía, dice: “no se irán al infierno, no es la Biblia”: una de tres referencias directas al Dios, al Dios verdadero, en la película… Pero, no obstante eso, Él está en todo el ambiente; y hay referencias a divinidades otras, por todas partes. Los malos de la película, en realidad, son Welton, en cuanto institución, su espíritu, sus cuatro pilares, Tradición, en especial, y los papás, que quieren decidir un destino capitalista-convencional para sus hijos. El papá de Neil es el prototipo del papá tirano-bruto: él llega a editor del periódico del colegio, pero el viejo lo obliga a dejar el puesto, porque se tiene que concentrar en sus materias, para llegar a Harvard, de donde saldrá médico; tiene que hacerlo, no obstante que él saca, de todas maneras, puras Aes en todas las materias. Overstreet y Dalton se burlan y Neil replica: “sí, está bien, señor futuro abogado y señor futuro banquero”.

(más…)

Anuncios