Kalós

Inicio » Actualidad » Nietzsche y Aristóteles de acuerdo

Nietzsche y Aristóteles de acuerdo

Di cualquier palabra: hay verdad, hay Dios

Nietzsche, inspirador de tiranos, enemigo de Dios y de la verdad, quiso acabar con la gramática, para afirmar el poder humano, ¿qué más se puede pedir de nihilismo y voluntad de poder?

Nietzsche, inspirador de tiranos, enemigo de Dios y de la verdad, quiso acabar con la gramática, para afirmar el poder humano, ¿qué más se puede pedir de nihilismo y voluntad de poder?

En filosofía, innumerables veces, para conocer la verdad adecuadamente, debe hacerse cargo el investigador de afirmaciones de otros que apuntan a lo profundo. Se trata de aquélla según la cual “mucho me temo que no conseguiremos librarnos de Dios mientras sigamos creyendo en la gramática…” (Nietzsche, El ocaso de los ídolos, La “razón” en filosofía, n. 5). Si en el mundo hay un orden racional real, incluso en las construcciones de la lengua, a diferencia, por ejemplo, de lo que pensaría un empirismo-materialismo-ocasionalismo radical, que lleve a sus cultores a un nihilismo, hay Dios. Por un momento, uno puede omitir, al menos al principio, las implicaciones de teología natural de semejante frase y concentrarse en uno de los presupuestos de la misma. Ella puede provenir de pensamientos radicales como aquél que afirma que “Por su origen el lenguaje pertenece a otra época de la forma más rudimentaria de la psicología” (ibíd.). Y, así, se puede abrir paso a la consideración de la necesidad misma de estructuras “racionales” en la base de la posibilidad misma de la comunicación, con todo lo que ella entraña. Entonces, se puede plantear, en un principio, la hipótesis de que el lenguaje es sólo un caso particular muy paradigmático de la estructura del mundo, que el ser es estructura o, más bien, estructurado, de suyo; y, por tanto, hecho a la medida del intelecto o el intelecto a su medida o ambos, cada uno a la medida del otro.

Uno se queda pasmado cuando ve a Nietzsche y a Aristóteles tan de acuerdo. En el libro IV de la Metafísica, el filósofo de la ciudad griega de Estagira, mejor conocido como “el Estagirita” o, en una época, “EL Filósofo”, trata sobre el principio de no contradicción. El mismo se refiere al origen y fundamento de nuestra razón, en la captación de la realidad con nuestra inteligencia. Al captar cualquier cosa, conoces que es y que no puede no ser, existe y no es inexistente, es real y no irreal, es tal cosa y no ninguna otra, es un cierto algo (una esencia, un caballo, un hombre, una computadora, una mesa, una mata) y no otro. También “vemos” que es como es y no de otra forma. Eso, en un tiempo y bajo algún aspecto: es de tal color, está aquí, es plana, es chiquita, es liviana… ahora, luego puede ser grande y pesada (creció mi hijita, de 50 cm y 3 kilos a 165 y 49 kilos), está más allá, se bronceó un poco. Pero, en el momento y el aspecto, las cosas son como son. Y, por lo que toca a que SON, existen, y a LO QUE son, empiezan a ser, dejan de ser… su materia se transforma. Aspectos y tiempos. Esto es una evidencia absolutamente incontrovertible, para destruirla, habría que usar la razón y, como ella es el fundamento de esta operación de la inteligencia, tendría la razón que destruirse a sí misma, tendría uno que convertirse en uno de esos amigos de Aristóteles: “los que con la razón pretenden destruir a la razón”.

Evidentemente, Nietzsche es uno de esos amigos del Estagirita… y no es uno cualquiera: es uno que sabe que, para destruir la razón, hay que usar la razón. Por eso, en Humano, demasiado humano, dice que la “contraverdad” es verdadera; y, más aún, en el texto que cité arriba, sabe que eso implicaría dejar de hablar. Como dice Alexi, implica escoger dejar de obrar como una persona… Fíjense, Nietzsche dijo: dejemos de hablar, de escribir, de hacer señas, todo lo que signifique palabras, ellas son expresiones de conceptos, de las realidades que ellos representan en nuestra mente, del orden inteligible que nos permite conocer la realidad, por la proporcionalidad entre el intelecto y el ser y su orden… Aristóteles también lo sabía: a los que quería negar el principio de no contradicción, les respondía, sencillamente: “digan una palabra que signifique algo [banco], si significa algo [institución financiera] y no es indeterminada [cosa para sentarse o lo que sea en absoluto] es porque el principio de no contradicción está en la base de que la pronuncies”: ¿qué diríamos de todo un discurso, con las palabras, las construcciones gramaticales, los sentidos más amplios, su orden lógico, etc.? ¿Ya ven?

Entonces, hablamos, hay verdad, hay orden del mundo, hay inteligibilidad, etc., etc., etc. y un amplio etc.

Pero eso nos devuelve a Nietzsche. Él, hablando, siendo elocuente, lógico, coherente, nos dice: “tenemos que abandonar el lenguaje: implica gramática, ésta es un orden, un orden que no es creación nuestra, del que no podemos disponer; e implica todo un orden de inteligibilidades, conceptos, lógica… esto es intolerable: hay lenguaje, hay Dios… no podemos aguantar este chaparrón: si lo odiamos, si queremos ser superhombres. ¡FUERA EL LENGUAJE, LA GRAMÁTICA Y DIOS! Así es, Friederich, tienes razón. Y eso que tú no dijiste allí todo lo que eso implica de una inteligencia que crea lo inteligible y otras inteligencias, chispazos suyos, que son conformes a esa inteligibilidad. Y eso que no dijiste, pues, que, Dios, “hiciste todas las cosas para colmarlas con tus bendiciones y alegrar su multitud con la claridad de tu Gloria”, como dice la Plegaria eucarística número IV. Y eso que no dijiste nada de San Pablo a los Romanos, I,18, o Sabiduría XIII: Dios se rebela en sus criaturas, el que Es, en los seres…

Filósofo: eres puro reino de la esencia; Friederich [Nietzsche]: eres pura revolución. Pero, en la rebelión de la esencia te respetamos: eres conciencia revolucionaria verdadera. Como Marx, por ejemplo, cuando decía que todo lo que no sea relación económica de producción es superestructura: todo lo que sea orden real: estado, familia, religión. Tú añades el lenguaje y otros mil asuntos: la moral, entre otros. Con candor como el de ustedes, con candor como el de Dennett, que dice que no existe la vida ni la conciencia ni la libertad ni el yo, pues todo es pura materia; o la de Dawking, que dice que todo es egoísmo y, por eso, nuestros genes son egoístas [¡¡¡¡¡¡¿¿¿???!!!!!!]; con candorosos revolucionarios como ustedes, salvo por el poder material que tiene el odio contra Dios, está asegurada la victoria aplastante de la esencia, de nuestra rebelión, la única verdadera, LA REBELIÓN DE LA ESENCIA…

Anuncios

1 comentario

  1. La gramática no tiene la culpa, sino el que creo la metafísica, la razón nos lleva por la lógica y conocemos la pureza de las verdades y el equilibrio de ella en la balanza del conocimiento, recordemos que el materialismo nos lleva por hechos, Dios, por el mundo abstracto de lo no existente.

    La teología por las tendencias y los cambios, la inteligencia y la diversidad, la filosofía por diversos pensamientos para hallar en ellos investigaciones, propuestas, encaminamos el pensamiento por las ramas de la psicología, el psicoanálisis, la religión, las practicas oscurantistas y otros métodos los cuales nos llevan por la teología y que por muy rudimentaria que estas sean encontraremos en ello una medida singular para reconocer que muchos filósofos aun cuando practican la razón y la lógica incurren en el pasaje de la metafísica, ¿por que?, poseen una religión [abstracto].

    La dialéctica es contradicción, nos lleva a conocer los brazos de lo tangible, lo flexible y lo no existente, su fractura en el orden lógico y la construcción del sentido practico: existen dos razones, la razón practica y la razón pura, en ello hallamos la contraverdad que surca caminos extraños, fluctúa y nos aleja con incertidumbre, pero para destruir la razón debemos de obtener la lógica equilibrada para dar muerte con propiedad a la razón, tener un orden conciso en el intelecto; todo lo real nos lleva a lo tangible, toda obra nos lleva a navegar por la gramática y llevar un orden con estilo, pero Dios nos lleva con su palabra por los caminos de la no existencia, por lo inexplicable y sobre todo por el pensamiento confuso y controversial en su palabra la cual nos llena de incertidumbre y se ve en ello un desequilibrio mental en sus acciones conocidas a través de la historia.

    La filosofía es la esencia pura de la estructura del intelecto humano enriquecida con el paso del tiempo con hechos y diversas tendencias reformistas y antagónicas, medimos en ello la razón, lógica, dialéctica y mucho mas, cuando somos rebeldes se nos dice que somos revolucionarios, cuando ideamos con ingenio se nos dice que abrimos una puerta a la evolución y por lo tanto es revolución, sin embargo esta muy distorsionado en estos nuevos tiempos llenos de conveniencias e intereses; la verdadera conciencia es aquella neutral y es capaz de ver hasta sus propios errores, sin apegarse a un lineamiento político y ser independiente y mantenerse puro en su propia esencia, se dice que Marx sabia de economía, mas no de revolución y que este jamas trabajo, por lo tanto desconoce que se siente ser obrero, una cosa es la teoría y otra cosa muy diferente la practica.

    Yo, yo existo porque he dejado huellas de mi estadía sobre la faz de la tierra, he dejado rastro de mi existencia y por lo tanto yo soy, seré, yo existí, yo existo y existiré en la historia universal. La conciencia existe y es ella la encargada de despojarnos del sueño y transformarle con el tiempo en pesadilla, la libertad existe y ella nos lleva a luchar por nuestro Derecho individual ya que sobre todos los Derechos, esta el del individuo, la moral de acuerdo a nuestra formación estará sujeta a prejuicio y aun juicio amplio y profundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: