Kalós

Inicio » Actualidad » La ética y el capitalismo desbocado

La ética y el capitalismo desbocado

Es como una gran contradicción: la promoción de la avaricia, la “ética capitalista”

Oliver Twist. Las imágenes de miseria más horribles no le llevan nada a las del máximo triunfo en la historia del capitalismo: la Inglaterra decimonónica. Sólo fueron superadas por las del marxismo aplastante del siglo siguiente. Hoy en día, en China, la alianza es total: parece que, juntos, en el nihilismo, esperan toda superación, alcanzar el cénit...

Oliver Twist. Las imágenes de miseria más horribles no le llevan nada a las del máximo triunfo en la historia del capitalismo: la Inglaterra decimonónica. Sólo fueron superadas por las del marxismo aplastante del siglo siguiente. Hoy en día, en China, la alianza es total: parece que, juntos, en el nihilismo, esperan toda superación, alcanzar el cénit…

Bernardo Kliksberg es alguien muy citado en este blog: ha sido director del PNUD de España, entre otros datos del currículum, y, como tal, ha publicado artículos de gran importancia; como uno muy revelador: Algo debe cambiar urgente (El Universal, 21-10-2.009), en el que mostraba que el problema del mundo es la avaricia, de un mundo que produce más de lo que necesita y tiene capacidad instalada para producir suficiente para alimentar a varias veces su población y, sin embargo, tiene un gran porcentaje de personas pasando hambre y aumentando. Kliksberg es uno que demuestra que el problema del mundo es la avaricia, ergo, no la superpoblación, por ejemplo. De paso, eso muestra algo muy importante: es una contradicción en los términos hablar de ética capitalista. Puede que haya capitalistas con ética, pero ésa la tienen no en cuanto capitalistas. Si tú eres uno como Von Mises, gran gurú del capitalismo contemporáneo, que dice que la categoría central de nuestra razón es el beneficio de mercado, comoquiera que traduzcas eso, es decir, así lo traduzcas como místico (para salvarse de críticas muy obvias, empezando por Jesús), entonces no puedes venir y decir que la justicia o la caridad sean bienes o virtudes reales, que haya que practicar, no, lo único virtuoso está en términos de Hume: “la razón es la esclava de las pasiones” y, así, Aristóteles y Platón y la tradición cristiana caben: la virtud es obrar conforme a la razón… que busca el “interés”. Of course, estas tradiciones dirían que la religión, la contemplación de Dios es el máximo bien al que debe dirigirnos la razón (entre otros lugares, I Corintios XIII,8-13). Luego, son incompatibles con el capitalismo, como lo es la misma moral, punto. Entones no cabe el patriotismo, no cabe el bien común, la justicia, distributiva o de cualquier otro tipo (ya que la proclaman como un asunto de orden de mercado, incompatible con eso que dicen es la médula de la personalidad), no cabe la caridad (la verdadera: el amor de amistad con Dios, que Él nos infunde, juntamente con los dones de Sabiduría y de Prudencia), no caben la templanza o la fidelidad. Seguramente, por eso es que cada vez más hay espionaje industrial, cada vez más los negocios se resuelven en burdeles…

Michael Jones lo puso en el sitio exacto: el capitalismo es depredación: está plenamente simbolizado en los famosos leveraged buyouts, las compras de compañías a lo macho, para sacar a la competencia del mercado y para otras muchas marramucias, de los 80, a lo Wall Street, a lo Gordon Gekko. O, como muestra la historia más elemental y señala, de nuevo, Jones, el capitalismo es el despojo de bienes eclesiásticos inmensos, “secularizaciones”, en la Inglaterra isabelina, a costa, dura costa, durísima, de los campesinos ingleses. El capitalismo está pintado en los cuadros terroríficos del Manchester decimonónico, sean de Dickens o de Marx. O en el Detroit actual, en banca rota, por el patriotismo capitalista; o en la China de los laogais, la contracara de Detroit…

He aquí el último artículo de este autor, en El Universal mismo, del día de hoy (24-07-13): Escándalos éticos. En él recoge las siguientes bellezas de la “ética” capitalista: “Una reciente encuesta en Wall Street sobre la que informa The New York Times(16/7/13) muestra cómo a pesar de los efectos causados por la especulación financiera, la cultura que ella impulsó sigue en pie. Se interrogó a 250 actores significativos de decenas de compañías. El 23% contestó que “había observado o habían tenido conocimiento de primera mano de prácticas no correctas en su lugar de trabajo”. Peor aún, el 24% dijo que estaba dispuesto a hacer insider trading si podían ganar 10 millones de dólares, y hacerlo sin que los “descubrieran”. El 17% afirmó que “era lo que sus líderes hacían, miraban a otro lado si sospechaban que alguien que producía muchas ganancias practicaba el uso ilegal de información confidencial”. El 26% decían “que los planes de compensación y las estructuras de bonos en sus empresas incentivaban a los empleados a comprometer los valores éticos y violar la ley”. Percibían fuertes sesgos en dirección a ignorar el bien común en la cultura corporativa. El 28% dijo que “sentían que la industria financiera no ponía los intereses de los clientes primero”. El problema era todavía peor en los más jóvenes. En los que tenían menos de 10 años de antigüedad el 38% estaba dispuesto a infringir la ley por 10 millones de dólares si no los descubrían. El artículo subraya que en otro estudio sobre los contenidos de lo que se enseñaba en las carreras sobre economía se detectó que “están positivamente asociados con actitudes de codicia”. Hay un problema muy serio de valores éticos y de una educación carente de ellos”.

Pura buena educación, ésta capitalista, ¿no?, educación para la virtud. Educación de la revolución horrible. Educación del mundo en el que los potentados se arrodillan en masa frente a mammón; en el que una de las razones para matar muchachitos en el vientre de sus mamás, para poner a las mamás a ser filicidas, es que los bebés son material biológico, para hacer jabones, champús, cosméticos y medicinas; educación del mundo que explota a los chinitos de los laogais. Oscuridad ateo-revolucionaria (ojo: no digo “atea”, a secas: hay ateos buenos y, por tanto, no revolucionarios). Oscuridad de la revolución de los usurpadores, que odian los altares a Dios, pues quieren altares para sí mismos. La respuesta es la rebelión, LA BEBELIÓN DE LA ESENCIA…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: