Kalós

Inicio » Actualidad » ¿Será verdad que la revolución llegó al Islam?

¿Será verdad que la revolución llegó al Islam?

Lo afirma Sandro Magíster: sería un golpe terrible

En la Meca, se reúnen los musulmanes en un a de las procesiones religiosas más impresionantes del mundo. En cuanto rendición ante el Creador, no es sino verdadero el Islam: sería una gran catástrofe que se infectara de la revolución secularista

En la Meca, se reúnen los musulmanes en un a de las procesiones religiosas más impresionantes del mundo. En cuanto rendición ante el Creador, no es sino verdadero el Islam: sería una gran catástrofe que se infectara de la revolución secularista

Hace 17 años una muchacha que yo conozco se casó en Estados Unidos con un muchacho de origen musulmán. Ella es muy católica, de modo que, desde que se conocieron, le habló mucho de Dios. Él estaba sorprendido, quizás por eso ella lo atrajo tanto. Él tenía muchos años, más de una década, sin oír hablar de Dios, desde que se mudó a Estados Unidos… Quizás, aunque no tan dramáticamente, los millones de musulmanes en la Europa actual estén pasando por procesos similares, procesos muy desoladores: procesos de abandono del único Principio de bien existente, nuestro Principio ontológico… Posiblemente, el dinero y el poder… y la concupiscencia hayan hecho mella en muchas personas que viven tan cerca de esa Babilonia inmensa que es la Europa actual. De seguro, la clase dominante mundial, desde Irak, desde las revueltas ésas que llamaron “Primavera Árabe”, se ha metido en esos países y se ha dedicado a “secularizar”: Richard Dawkings dijo hace años que con “ciencia” doblegarían a los musulmanes, en su modo de entender las palabras, eso significa ateísmo y materialismo. Aún más, la fulana Primavera Árabe, lo que ha probado ser es el SUICIDIO ÁRABE, pues fue inventada e impulsada por comunistas y ateos, secularistas y no muy amigos de las causas musulmanas: Irwin Cottler, Nathan Sharansky y Andrei Sakharov.

Sin embargo, desde aquí, desde Suramérica, uno tiende a ser escéptico frente a una información así, sobre todo porque la fuente de la que obtengo la información, Sandro Magister (Advierten secularización de sociedades musulmanas, ACIprena, 09-07-13), parece interesada en que así sea, al tiempo que cita, a su vez, a otra fuente, un autor anglicano, “Philip Jenkins, profesor de ciencias humanísticas en la Pennsylvania State University (Estados Unidos), publicado en el último número de “Vita e Pensiero”, la revista de la Universidad Católica de Milán (Italia)” (ibíd.). Uno no sabe si creer a “testigos” así, aunque no tega una razón sólida para no creer en ellos. Empero, la información que dan, en la que se apoyan ellos mismos, es escalofriante: “Desde mediados de los años setenta, el índice de fertilidad de Argelia ha descendido del 7 al 1,75, el de Túnez del 6 al 2,03, el de Marruecos del 6,5 al 2,21, y el de Libia del 7,5 al 2,96. Hoy, el índice de Argelia equivale más o menos al de Dinamarca o de Noruega; el de Túnez es comparable al de Francia” (ibíd.). De ser verdad, la vida está en mayor peligro del que creíamos, la tiranía del fin de este mundo, quiero decir, de esta sociedad en la que vivimos, de nuestras condiciones históricas (no el Apocalipsis, el Armagedón: ése no puedo saber cuándo vendrá), está mucho más cerca de lo que uno pensaba: uno creía que el Islam era un estorbo, un obstáculo más importante… He ahí una razón para creer a Magíster, porque, además, muestra el interés de los revolucionarios del mundo, de la clase gobernante mundial, para lanzarse contra los árabes (repito: no digo que haya un conciliábulo, una mano negra [aunque tampoco lo niego], lo que digo es que hay UNA CLASE, una oligarquía… eso es todo, si forman un clan, una pandilla, con mandos definidos o no, no lo sé, aunque habría razones para creerlo).

Para mí es inolvidable aquel informe del ABC de Madrid sobre las jornadas preparatorias de NY para la Conferencia del Caro sobre Población de la ONU, 1994. Eran mis primeros pasos de concienciación de lo que es el mundo de hoy, de lo que es la revolución, el abrir de mis ojos… a los 25 años… Los gringos creían que, con Europa y Japón y China y Rusia detrás, todo sería cuesta abajo y sin frenos, en la vía de la destrucción de la vida. El informe de ABC, es decir, la crónica, decía algo así: “los Estados Unidos creyeron que impondrían una visión antinatalista sin ninguna oposición, pero una serie de hispanoamericanos, a los que luego se unieron los árabes, plantaron la cara, mientras Europa y el resto del mundo asistían a una batalla, a la vez, desigual e inesperada”. Eso de la “batalla desigual e inesperada” es una expresión que se quedó conmigo: la amo profundamente. El informe traía el Plan 2000 de población de Estados Unidos: un plan de seguridad nacional, que buscaba arruinar el crecimiento de todos los países del mundo, por considerarlo una amenaza para su seguridad, diseñado en 1974. Luego de esas jornadas preparatorias de NY, los gringos aprendieron la lección: hubo muchas amenazas; los árabes se retiraron de El Cairo; Venezuela cambió embajadores, de la postura digna de NY, se pasó a un aquelarre feminista. El Vaticano, liderado por la venezolana Cristine Vollmer, quedó con muy pocos apoyos. Pero los gringos se replegaron y esperaron un mejor momento.

Ése parece que ha llegado, por ejemplo, con la aprobación del aborto en Uruguay y Colombia, la homosexualidad en Argentina y, principalmente, los gobiernos comunistas de toda Iberoamérica. ¡Y, entonces, llegó: éramos muchos ¡¡¡y parió la abuela!!!! Los árabes están, paulatinamente, pasándose al lado oscuro, al lado de la revolución. Qué miedo: un Osama Bin Laden mata a 3000 personas una mañana y, 2 años después, viene y mata a 35. Claro, él habría querido borrar del mapa a todo Occidente, a los cristianos y a los secularistas, sin distinción; y lo habría hecho, si hubiera tenido el poder. Ahora bien, un Guttmacher pone a 40 MM de mamás anuales a matar a sus hijos en sus vientres, cuando la ilusión se supone que es máxima, en la “dulce espera”. Los dos son malísimos, mejor es que no haya nada de esto, pero ¿a quién prefieren? Sólo Guttmacher es superación de la “erupción del mal”, Stalin y Hitler, por el lado del mal. Ahora bien, una verdadera sumisión frente al Creador, una piedad verdadera, excluye a ambos malvados; y en el Islam los Osama son minoría; en Occidente, los Guttmacher son el gobierno omnipotente…

Sólo Guttmacher es revolución, gnosticismo, ideologismo, totalitarismo, ateísmo y usurpación puros. Osama es odio y eso es máximamente contrario al Creador, de modo que representa a algo contra lo que luchar… poniendo el amor. Es ineludible la rebelión, con toda nuestra potencia, tenemos que darle con todas nuestras fuerzas a la rebelión, a la rebelión de la esencia…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: