Kalós

Inicio » Actualidad » Aristóteles y Santo Tomás: un tumba-rancho acaba con el Big Bang

Aristóteles y Santo Tomás: un tumba-rancho acaba con el Big Bang

¿El oscurantismo arrasa a la luz de la ciencia, ¡¡¡cómo es eso!!!? Es que no es ciencia, tonto

Cualquier movimiento material supone un movimiento anterior
Una explosión para sustituir a la Inteligencia suma subsistente

Una explosión para sustituir a la Inteligencia suma subsistente: tremendo absurdo

Todo movimiento, todo cambio de estado, todo paso de la potencia al acto, requiere e algo que se mueva y de un motor, de un agente del cambio. Supuesto eso, Santo Tomás, exponiendo a Aristóteles, muestra el asunto: “si el movimiento no existió siempre, es necesario admitir que los motores y los móviles fueron producidos alguna vez, de tal modo que antes no existían”. En este primer caso, pues, la alternativa es la creación, la producción de todo lo temporal y móvil, de la nada, por parte de un Poder infinito: si el movimiento tiene un comienzo temporal, si hay un principio, hay creación. Corolario 1: cuando el Evangelio según San Juan dice: “en el principio existía el Verbo”, siendo Éste, el Logos, anterior al principio, el mismo es Dios, pues no tiene principio; luego, lo que dice después: “el Verbo era Dios”, es mera explicitación, muy necesaria, por demás, para nuestras muy limitadas mentes. Ergo, corolario 2, la traducción de los testigos de Jehová, que alterando descaradamente el texto bíblico, niega la divinidad del Verbo, queda en evidencia de manera muy fácil.

Pero, ¿por qué es necesario que, si hay un primer movimiento, tenga que haber una causa inmóvil del mismo, fuera de las cadenas causales de móviles e inmóviles? Porque, de lo contrario, el movimiento tiene que ser infinito.

Dice Santo Tomás: “si se dice que todos los motores son producidos [o sea, que no hay ninguno Inmóvil, causa de todos los demás], es necesario conceder que, antes del cambio que se toma como primero hubo otro cambio y movimiento por el cual se hizo el móvil que puede moverse y que se ha movido. Pues, si se afirma que el movimiento no existió siempre, se sigue que el primer cambio tuvo un móvil y que ese móvil, que antes no existía, fue hecho, pues se supone que todos los móviles fueron hechos [por eso son móviles, están sometidos a causas y cambio, porque son contingentes, no les pertenece el ser y el ser de manera necesaria]. Pero todo lo que se produce, no habiendo existido antes, se hace por algún movimiento o cambio; y el movimiento o cambio por el cual se hace este móvil es previo a aquél por el cual el móvil cambia. Luego, antes del cambio que se tomaba como primero, hubo otro cambio y así, hasta el infinito”. De nuevo, “aun admitiendo que los móviles y los motores existieron siempre antes del movimiento, si se supone que eran hechos, se seguiría que antes del cambio considerado primero había otro cambio, al infinito”: antes del cambio considerado primero, tuvo que haber algún cambio por el que el motor comenzó a mover, algo que hiciera que él pasara del no mover al mover. Luego, nada como el big bang es admisible como origen del universo. Valga decir que gente como Ludwig Von Mises o Hans Kelsen o Inmanuel Kant o Bertrand Russell no creían en un principio material primero del cosmos, porque, como se demuestra con Santo Tomás y Aristóteles, eso es bastante absurdo.

Aquí, por lo tanto, tengo que poner un paréntesis. Es absurdo lo del big bang, pero no es absurdo un principio absoluto del cosmos, sea que el decidiera obrar en un principio o que decidiera hacerlo desde siempre, como pensó Aristóteles: que Dios producía el mundo desde siempre. Santo Tomás, dice que no hay una razón demostrativa de una o de la otra posibilidad, que aceptamos por Fe la del principio y que la Fe es razonable en este caso, pues Dios manifiesta mayormente su Omnipotencia creando al mundo con un principio. Ahora bien, Kant, por ejemplo, pensó que decir que Dios creó en un principio era irracional, por razones análogas a las dichas para la irracionalidad de un primer movimiento. No sabía lo que decía: Dios, al crear no mueve ni, mucho menos, se mueve. Moverse o mover, el movimiento, es paso de la potencia al acto. Un ser en acto que mueva no se mueve él. Un Ser absolutamente actual no puede moverse de ningún modo. Además, un móvil es algo que existe con la potencia para ser movido; crear no es mover algo preexistente, es dar el ser, de la nada, al que no lo poseía de ningún modo, es ar el ser y todos sus atributos, incluso la potencia para ser movido. Kant habla a un nivel mucho más bajo que ése del que habla Santo Tomás: qué cosas, ¿no?, y los modernistas llaman a Kant la máxima luz y a Santo Tomás, por definición, símbolo de oscuridad…

Y hay una segunda aclaratoria: los “bigbanguistas” no hablan del primer cambio material absoluto. No llegan  ni ahí, es una verdadera vergüenza de miopía intelectual. De hecho, ellos hablan de cambios anteriores al big bang, de el posicionarse de las partículas, etc. Hablan de la naturaleza de éstas, lo que buscan, en realidad, es demostrar que el mundo que vemos no fue producido por Dios, para eso hacen sus proyecciones  partir de lo que ven, hacia miles de MM de años hacia el pasado, peeeeerooo: eso supone la naturaleza de los electrones, etc., por eso: no se pierdan la segunda parte de este artículo… No lo olviden, ésta es la única verdadera rebelión, la rebelión de la esencia, que demuele todas las mentiras de la oscuridad revolucionaria…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: