Kalós

Inicio » Actualidad » Ideología de género: Kant, Marx y Nietzsche contra la Naturaleza

Ideología de género: Kant, Marx y Nietzsche contra la Naturaleza

Si lo material es menos que plastilina, ¿a quién le importa aplastar poblaciones enteras de esas masas? Esto es totalitarismo y genocida

El pedigree gnóstico de la ideología de género (2)
Nietzsche, inspirador de tiranos, enemigo de Dios y de la verdad, quiso acabar con la gramática, para afirmar el poder humano, ¿qué más se puede pedir de nihilismo y voluntad de poder?

Nietzsche, inspirador de tiranos, enemigo de Dios y de la verdad, quiso acabar con la gramática, para afirmar el poder humano, ¿qué más se puede pedir de nihilismo y voluntad de poder? Él es uno de los padres indiscutibles de la ideología de género

En primer lugar, se tiene que recordar que las feministas radicales quieren mostrar su independencia fálica –a eso reducen al varón, los que reducen al ser humano a impulso sexual irresponsable– y su carácter de seres incondicionados, dueños de sí, y jefes de la naturaleza, mediante el lesbianismo y la masturbación (Jones, Libido Dominandi, Saint Augustine Press, 2.005, pp. 564-566, 580, 587-590). También, que los homosexuales quieren mostrar su independencia respecto del orden natural, utilizando a tal efecto el expediente de su capacidad de autodeterminación “genérica”, por la que, según ellos, definen su misma naturaleza; pues estas personas pretenden reducir la humanidad, la suya propia y, por ende, la de todos, a su impulso sexual desviado. Por eso llaman “homofobia” y equiparan a racismo o cualquier forma de discriminación injusta a la constatación del hecho de que su desviación sexual es tal desviación, dando, de paso, muestras de su carencia cultural, al inventar un neologismo tan infeliz semánticamente. Lo hacen como si fueran lo mismo el asunto moral de la conducta y el fisiológico y éticamente irrelevante de la pigmentación de la piel. Además, se debe ver que todo este movimiento contra el orden natural lleva la etiqueta de la (mal llamada) “modernidad” marcada a fuego de punta a punta: no sólo por su cartesianismo patente, como se mostró en el artículo anterior; sino también por su kantismo, marxismo, nietzscheanismo y freudianismo, entre otras fuentes de inspiración.

Según Kant, el matrimonio monogámico (y sólo éste) y el sexo, dentro de él, son legítimos, siendo una forma de esclavitud y de hacerse cada uno objeto de placer sensible del otro, puesto que es esclavitud y rebajamiento mutuos, por lo que, según el “filósofo” de Koeningsberg, hace que cada uno se recupere, al ser dueño de su dueño. Su concepción cercana al materialismo se aclara más en lo que dice sobre el fin (natural) de la procreación: si eso fuera todo el sentido de la unión matrimonial, de acuerdo con este prohombre, la unión matrimonial se acabaría al cesar los cónyuges de ser capaces de engendrar-concebir, no al criarlos, ni siquiera, como en Locke (Segundo ensayo sobre el gobierno civil, párrafos 77-80). El matrimonio se sostiene, sobrevive a la procreación sola, según Kant, por el derecho al disfrute, que es legítimo por la propiedad mutua, como la que se tiene sobre el papel higiénico del baño, porque todo derecho, dice, es un derecho a algo. Cada cónyuge adquiere los órganos sexuales del otro, pero, al adquirir eso, se adquiere toda la persona, que es una: luego, el dueño de la parte es dueño del todo. He aquí la reducción de toda la persona a la parte material de su sexualidad (Kant, Metafísica de las costumbres).

En contraste con esta reducción materialista cartesiano-kantiana del hombre, se puede decir, siguiendo a Karol Wojtyla, como lo hace Waldstein que “el amor esponsal parece estar ausente en la explicación de Kant. Juan Pablo II ve el acto sexual como una ‘palabra natural’ (naturale verbum) conectada con ‘el significado esponsal del cuerpo’. Por su misma naturaleza en tanto que creado por Dios, independientemente de cualquier elección o determinación hecha por los seres humanos, el cuerpo humano tiene el poder de expresar amor, hablar amor en su propia ‘palabra natural’ [he ahí la refutación de la ideología del género y su interpretación cartesiana del cuerpo]. De acuerdo con esta naturaleza, las relaciones sexuales no despersonalizan, más bien, son una profunda realización de la persona por el don de sí. Wojtyla encuentra formulaciones agudamente anti-kantianas al describir este don del yo: ‘la persona ya no desea ser su propia posesión exclusiva, busca, en lugar de ello, convertirse en la propiedad de ese otro. Esto significa la renuncia a su autonomía e inalienabilidad. El amor procede a la manera de la renuncia, guiado por la profunda convicción de que ella no lo disminuye o empobrece, sino todo lo contrario: agranda y enriquece la existencia de la persona’. Uno puede ver de nuevo la importancia del principio expresado unos cinco años después, en Gaudium et Spes, 24,3: ‘el hombre no puede encontrar su propia plenitud sino en la entrega sincera de sí mismo a los demás’. Los personalismos carmelita y kantiano son máximamente opuestos en este punto” (Waldstein, La teología del cuerpo, 57, últ.-58,1; la cita de Wojtyla, según la nota 130, es de Amor y responsabilidad).

Sólo con una antropología metafísica adecuada se puede entender la humana sexualidad. Hay un problema radical en la separación cartesiana de la res extensa, concebida como mero mecanismo sin fines ni bien, y la res cogitans, excluida del mundo: si lo personal pertenece a la res cogitans, entonces todo lo corporal es extra personal; si lo personal es la voluntad autónoma y sólo ella vale algo, entonces todo lo corporal es bajo e indigno de la persona. Si la persona es una unidad orgánica, creada por Dios, en la que ambos principios, cuerpo y alma, son proporcionados mutuamente y son expresión de la Sabiduría y el Amor divinos, entonces todo acto humano, aún el más aparentemente pueril, es expresión de la personalidad y un reflejo del amor y sabiduría que constituyen el mundo.

Pero los ideólogos gnósticos no tienen paz con el orden, de hecho, no tienen ni quieren paz. Por eso, para ellos, son tan importantes pensamientos tan violentos como los de Nietzsche y Marx. Marx avanza en la concepción de la familia como una forma de dominación y esclavitud, en el marco de su concepción de todo lo humano como expresión, en grave contraste con lo que dice el párrafo anterior, de la voluntad de poder y autoafirmación (Manifiesto Comunista, Parte II), a lo Ockham (Pinkaers, Elementos de teología moral cristiana, EUNSA, pp. 321-322). Según Nietzsche, sin duda, fuente de inspiración del feminismo actual, desde M. Sanger, al menos, el instinto maternal es fuente de esclavitud, dado que pone a la mujer en situación de dependencia, porque le evita pensar en sí misma, mientras piensa en el niño (Genealogía de la moral, Alianza Editorial, Madrid, séptima edición, 1.983, p. 128), al tiempo que la maternidad consume sus fuerzas (ibíd., p. 129). Según la libertadora de Greenwich Village, New York, New York (Sanger), la revolución sexual se funda en los anticonceptivos, por los que se obtiene el control de su cuerpo por parte de la mujer y, así, la libertad; que es, por tanto, libertad, en primer lugar, de la esclavitud sexual, esclavitud de la maternidad (Waldstein, op. cit., p. 1; cita a Sanger: Women and the New Race, Elmsford, New York, 1.920; Reprint, Maxwell, 1.969). Así se obtiene, según la heroína fundadora de la organización feminista más importante del mundo, que es, además y de Perogrullo, dado lo dicho, la mayor proveedora de abortos en el planeta, Planned Parenthood Federation, el paraíso en la tierra, por el sexo “libre” (ibíd.).

Así es cómo la ideología del género es totalitarismo, aplastamiento revolucionario, gnosticismo modernista puro. La respuesta es la REBELIÓN DE LA ESENCIA…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: