Kalós

Inicio » Actualidad » Rubén Blades: ¿sabes por qué “en Latinoamérica matan al…”? (3): las causas de la estupidez

Rubén Blades: ¿sabes por qué “en Latinoamérica matan al…”? (3): las causas de la estupidez

¿Lo sabes, Rubén? Porque de España recibimos el espíritu Católico, universal

La esencia de las sociedades hispanoamericanas (3)
Con todo el cariño y amor que me merecen estos seres humanos, el día que dejemos la ciencia, la filosofía y todo el bagaje cultural cristiano-occidental, y decidamos, contra toda evidencia, que somos parte de una sociedad perdida, de la que ellos son el estereotipo, estaremos perdidos, seremos presa fácil de una colonización totalitaria sin preceedentes en la historia de la humanidad: ¿habrá sido esto ya y ni nos dimos cuenta?

Con todo el cariño y amor que me merecen estos seres humanos, el día que dejemos la ciencia, la filosofía y todo el bagaje cultural cristiano-occidental, y decidamos, contra toda evidencia, que somos parte de una sociedad perdida, de la que ellos son el estereotipo, estaremos perdidos, seremos presa fácil de una colonización totalitaria sin preceedentes en la historia de la humanidad: ¿habrá sido esto ya y ni nos dimos cuenta?

En el artículo anterior, queda muy claro que hay una violenta estupidez en los países Iberoamericanos, que los está empujando al suicidio. Usé como ejemplo a Chile, pero eso, como dije ahí, no se queda en este país. Mi Venezuela querida está infectada hasta los tuétanos, como todos estos países. Se trata de la revolución, la nuestra, nuestra enemiga, desde muchos puntos de vista: materialismo, ceguera, racismo, para empezar. El racismo y tal, se concreta en esa versión del nacionalismo europeo que, en nuestras tierras, toma la forma del “indigenismo”. Después, ¿cómo no?, anti-Catolicismo, con su binomio de Oro, el anti-hispanismo, llevado al extremo con la Leyenda Negra.

Finalmente, lo más importante, el mundo está gobernado por un grupo de gente, no sé si hacen conciliábulos, si andan metiendo manos negras, no sé si están todos en un mismísimo canal, una misma nota y una misma onda, pero, obviamente, existe una clase gobernante mundial. Uno lo ve todo el tiempo: un católico verdadero es escogido para ir a ocupar un cargo importante en la Unión Europea [entre otros, el Filósofo italiano Rocco Butiglione] y, en seguida recibe su versión particular de modelo a escala de la Revolución Gloriosa. Cada cinco minutos matan a un cristiano por su fe en el mundo y el 80% de los crímenes de odio religioso de Europa son contra cristianos: y la ONU y demás organismos y los medios de comunicación, que lo saben de sobra, callan, de manera cómplice. En toda coferencia anti vida y anti familia del mundo, así como en toda actividad e iniciativa, siempre están los mismos: UNESCO, UNICEF, ONU, ONU-mujer, Rockefeller Foundation, Bill y Melinda Gates Foundation, Ford Foundation, Hewlett Packard Foundation, OEA (en América), la UE, Planned Parenthood Federation, el gobierno gringo (muy importantemente por USAid, el organismo del Departamento de Estado gringo, encargado de la ayuda a los lambucios del mundo, empezando por las poblaciones de los países a los que los EUA hacen la guerra). No hay grupo revolucionario en el mundo –cosas así como “católicas por el derecho a decidir”– que no sean financiados por estos. Unos países católicos en un 95% en 1970, como los nuestros, de repente, empiezan a albergar enormes “templos” fuertemente anticatólicos, que proliferan y pululan por todas partes y, en un tiempo récord, la Iglesia se reduce a números mínimos; y, en un tiempo récord, todos los países empiezan a aprobar legislaciones rabiosamente anti-Católicas; y, en un tiempo récord, el comunismo se expande por toda la región, aplastando a los pueblos… Esa clase gobernante mundial, evidentemente, controla hoy por hoy quién puede y quién no puede ser político relevante: sólo serán oídos y tendrán lugar en los medios de comunicación quienes defiendan el aborto, la contracepción, el divorcio, no los “derechos” de los homosexuales, sino los “derechos” que no le interesan a los homosexuales, pero que se ponen como bandera para, usando a estas personas, se destruya la familia, como institución básica de la sociedad. Según esta clase gobernante, muy encarnadora del anti-Catolicismo y la anti-Hispanidad, nuestros países tienen que ser “indigenistas”, arrasar sus raíces hispanas, occidentales, traicionándose a sí mismos, para abrazar alguna forma de nihilismo: sin raíces, somos como dice El Principito: cosas llevadas por el viento, de un lado para otro, sin estar fijos en ningún sitio…

La rebelión de la esencia, requiere desenmascarar a esta revolución malvada. En el próximo hablaremos de Venezuela. Luego vendrá Méjico, y Polonia, como punto de comparación. Arriba, la esencia vale todas las penas…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: