Kalós

Inicio » Actualidad » Rubén B.: ¿sabes por qué “en Latinoamérica matan al hombre, pero no matan la idea”? (2)

Rubén B.: ¿sabes por qué “en Latinoamérica matan al hombre, pero no matan la idea”? (2)

Porque somos como Andrés Bello, universales, como el Espíritu

La esencia de las sociedades hispanoamericanas (2)
Mario Briceño Iragorry, un grande del pensamiento político e historiográfico iberoamericano. Cuando lo trasladaron al Panteón Nacional de Caracas, su cuerpo estaba incorrupto, con 33 años de muerto

Mario Briceño Iragorry, un grande del pensamiento político e historiográfico iberoamericano. Cuando lo trasladaron al Panteón Nacional de Caracas, su cuerpo estaba incorrupto, con 33 años de muerto

En el artículo anterior, puse una pequeña retahíla de ejemplos de materialismo y racismo, de estupidez. Es de racismo, porque se trata de una gente que no ve, detrás de todo rechazo injusto, más razones que la raza: no hay antipatía, xenofobia, christianophobia, provincianismo, alguna forma de egocentrismo cultural. No, no hay nada de eso… en las mentes ignorantes que no ven sino la raza, a la manera del materialismo contemporáneo. Uno de los ejemplos era el de Juan Luis Guerra, quien ve en su país a una raza mestiza. En el artículo pasado traté de pulverizar eso, desde el punto de vista de la raza misma.

Ahora voy a darle desde el espíritu. Voy con varios, con bastantes ejemplos, incluso de fuera de nuestras tierras, de tierras hermanas, como Polonia, la Polonia del gran Juan Pablo II. Y, para poner límite a una retahíla de ejemplos que es potencialmente infinita, traigo el siguiente, que podría ser de cualquier país de la Iberoamérica contemporánea, aunque me concreto a Chile: si vienes a Santiago, gran ciudad, con grandísimo nombre, podrás ver autobuses celebrando los “15.000 años”. ¿De qué hablas Willis? No será de HISTORIA, cuando la historia de la humanidad tiene escasos 4.000 años y, pa atrás, es PRE-historia. No será de la república, pues la historia nace con los estados civilizados: de nuevo, más o menos, 4 milenios. No será de “república” en sentido pseudo-ilustrado, pues la ideología de los que creyeron descubrir el agua, cuando lo que descubrieron fue que ellos la podían infectar con veneno, o la luz, habiendo descubierto la lente distorsionadora, tiene 300 años. Les voy a decir de qué se trata, que yo sé: se supone que Chile es este territorio, sobre el que un estado del mismo nombre ejerce soberanía hoy en día. Ahora bien, el nombre le viene al territorio con la llegada del primer hombre al mismo; el cual primer hombre, si somos coherentes, debió llamarse Chile. Como se supone que llegó hace 15.000 años, Chile tiene esa edad. Entonces, el estado nacional es irrelevante, el mismo se formó en Chile, por influencia occidental, por la invasión de los españoles, que dejaron su idioma, su religión y varias instituciones: el estado, el gobierno, el cabildo, la universidad, el sistema de educación, la familia, la Iglesia; también dejaron otros aportes: la idea de ciencia, la filosofía, el arte, las letras. Un aporte importante, sin dudas, pero uno entre otros: porque después han venido otros extranjeros, que también han dejado su aporte, que hay que situar al lado del de los españoles. Claro, en 1.810, Chile se quitó el yugo español y llegó a ser libre otra vez, quitado el rey de España, usurpador colonialista, Chile conoció los frutos de la modernidad: el “republicanismo” modernista. De modo que el territorio se liberó, se formó una “república” y “moderna”, pues, bajo los parámetros modernistas, los modernistas inventaron el republicanismo, destrozando al verdadero (sea con individualismo o con colectivismo y, con lo que les es común, materialismo, como el del artículo anterior y el de éste, bastante más estúpido, inclusive [cfr. Orestes Brownson, The American Republic]). Chile, entonces, independizándose de España, volvió a ser Chile, el territorio y los indios sobre él, que son sucesores del primer hombre-Chile, que llegó a este territorio Chile; pero, además, llegó a ser esta república modernista, que busca “el progreso”, que es india, territorio y progresista…

Alguien oyó la conversación, el párrafo anterior y el primero del artículo pasado. Me preguntó: “¿Éstos son ejemplos de qué? ¿De estupidez antropológica, política e historiográfica?” Bueno, si tomas en cuenta que son, aparte del materialismo, del reduccionismo, un suicidio colectivo, revelan bastante estupidez, como dices. Pero no quiero hablar de eso para empezar. Quiero poner otra perspectiva, la verdadera, al ver la verdad, se verá cuán estúpido es esta falsificación tan infantiloide y no por eso menos nociva. “Pero di algo, para que, cuando estemos viendo la verdad podamos ir comparando”.

OK, no hay problema: fíjate, en Mensaje sin Destino, don Mario Briceño Iragorry, gran intelectual venezolano, da muy buenas pistas de la importancia de una buena filosofía política para arrancar a interpretar la esencia de las patrias, de la república venezolana, en su caso; y muestra que la peor crisis es no poder ver, siquiera, de qué se trata cuando hablamos de nuestra comunidad. Claro, ¿cómo podríamos ver el ligamen social, el llamado de los siglos, lo que sea salud y enfermedad, si, en vez de ver la sustancia espiritual de la república, las creencias profundas, la institucionalidad y lo que la anima, su teología civil, su identidad, lo que vemos es, por ejemplo, indios con taparrabo, desperdigados por el territorio, sin ningún principio de su unidad, sin ninguna idea de los rasgos humanos que dan lugar a una articulación como la nuestra? “Con razón dices que esto es suicidio: si, como dice Platón, la Polis es una red de relaciones, un tejido espiritual, estas distorsiones son un arrase de nuestros países”. Así es, en efecto. Mira esto: al principio de Tapices de Historia Patria, el mismo Briceño Iragorry pone el dedo en la llaga: la primera mentira de los libros de historia está en decir que los españoles llegaron a Venezuela: Venezuela venía en las carabelas y fue forjada, al calor de 300 años de labor civilizadora, en la que no es menor la fundación de ciudades, colegios, universidades, cabildos, etc. Ahí tienes, así es como lo que se les está diciendo a los muchachos en Chile me retuerce de dolor el estómago; me pregunto si nadie va a hacer nada, en este país hay mucha gente en gran capacidad de hacer el bien, ojalá y levanten la voz, que me siento muy impotente y lo único que logro es vacunar a mis hijos, que me parece bastante, y hablar con amigos sobre el tema…

En los próximos hablaremos más sobre Venezuela, México y Polonia. Es muy bueno, es rebelión de la esencia…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: