Kalós

Inicio » Actualidad » Avatar: Pachamama comunista traiciona a su país, la película más taquillera de la historia

Avatar: Pachamama comunista traiciona a su país, la película más taquillera de la historia

En Avatar, se da esa batalla entre el mal, Estados Unidos, y el bien, una suma de la revolución gnóstica occidental. El mesías-David tumba a Goliat, usando su onda... aunque no él, sino su novia, mujer o lo que sea, en los parámetros de la revolución sexual

En Avatar, se da esa batalla entre el mal, Estados Unidos, y el bien, una suma de la revolución gnóstica occidental. El mesías-David tumba a Goliat, usando su onda… aunque no él, sino su novia, mujer o lo que sea, en los parámetros de la revolución sexual

Jack Sully-Sam Worthington tuvo un sueño. En el sueño, era libre, pero sólo era un sueño. Corre el agua bajo el puente, corre agua bajo el puente, mucha, aunque en pocos días: es la fuerza del amor. Sam Worthimgton-Na’vi-Jacksully ahora ha venido a ser un sueño y el ser real pasó a ser creación imaginaria. Es la fuerza de Eywah (¿extraña aliteración de Yhwh-Yahwé?, es muy tentador, aunque asustan las asociaciones posibles), diosa de los new age habitantes personales de Pandora, Na’vi, Omatikayas (¿será este nombre un compuesto de algo así como ‘Omati’, una de las lenguas de Papúa Nueva Guinea, y Kaya, una región de Burkina Faso, o cosas por el estilo?, es altamente probable).

James Cameron tuvo un sueño. Lo dijo: “I have a dream”, pero no era como el del más famoso discurso sobre los sueños de los últimos decenios, el de Martin Luther King: “I have a dream that one day out in the red hills of Georgia the sons of former slaves and the sons of former slaveowners will be able to sit down together at the table of brotherhood”; “Que un día en las rojas Colinas de Georgia, los hijos de antiguos esclavos y los hijos de antiguos amos de esclavos podrían sentarse juntos en la mesa de la hermandad”. No es un sueño cristiano el de Cameron, productor del cainita Evangelio de Judas, en la National Geographics… su sueño no era cristiano. No es el sueño de King Jr: “I have a dream that one day this nation will rise up and live out the true meaning of its creed. We hold these truths to be self-evident that all men are created equal”; “tengo un sueño de que un día esta nación se elevaría y viviría el significado de su credo. Sostenemos que estas verdades son autoevidentes (los principios de la constitución de la Estados Unidos, a saber): que todos los hombres son creados iguales”. Cameron tuvo un sueño, un sueño en el que los estadounidenses son gusanos; un sueño en que los militares son irracionales war mongers, picapleitos, donde ‘pleito’ significa ‘guerra’; en el que los empresarios son, por definición, basura y no cualquier basura, basura podrida desde hace semanas; un sueño en el que un soldado de bajo rango es un tipo con principios, pero es usado por los empresarios y los vendidos militares de alta graduación, para ser armas imperialistas y vendidos mercenarios. Cameron tuvo un sueño, un sueño idílico, no distinto del de Rousseau o el de Nietzsche: un idilio, un sueño gnóstico, en las regiones más profundas del pensamiento revolucionario más “avanzado”, la última vanguardia.

Pandora es Pachamama, es bueno definirla así, pues es una forma “indígena”, india, inca, de hablar de “La Madre Tierra”: ecologismo profundo, religión del planeta, e indigenismo: varios de los últimos gritos de la revolución. Adentrarse en la mente de Cameron es entrar ahí. Dark Angel (serie muy divertida, dicho sea de paso): feminismo de tercera generación  (con su antipornografía, su intento de revolucionar a todas las mujeres del mundo, tratando de traducir a un lenguaje “universal” al feminismo gringo-europeo, su odio al hombre y al falo, su consecuente lesbianismo y masturbación, etc.) y ciber-punks. Titanic: pura revolución sexual y resentimiento clasista, del tipo del que necesitaba Marx.

Son muy increíbles las asociaciones del mundo de hoy: unas feministas pro-lesbianismo protestan vehementemente contra la pornografía, asociándose, por una vez, a cualquier católico, por la sencilla razón de que la pornografía es un rebajamiento muy evidente del hombre y las feministas lo ven y quieren defender a la mujer de semejantes indignidades. Sería buenísimo que dijeran algo de cómo están matando niñas como arroz en China, por la política del único hijo y cómo están abusando, en las mismas circunstancias, de millones de mujeres-madre, pero, para eso, tendría que bajar Dios.

Otra asociación sorprendente es la de católicos, materialistas y panteístas radicales, llamados ecologistas, y comunistas en las causas ecologistas. Aunque los ecologistas acusan a la Biblia (Génesis I y II) de anti-ecologista, pues el hombre ahí ocupa su lugar, por sobre todo lo creado, bajo el Creador: el hombre tiene que estar en lo más bajo de todo lo creado, a menos que se funda, por la “conciencia” (gnosis) en el “Todo”, en “pan” (de donde viene “pan-”teísmo), en dios-energía-universal. Pero lo raro de la asociación de ecologistas y comunistas cesa cuando se ve cuando, aunque Marx, en el XIX, hablara del economicismo, el industrialismo, etc., te das cuenta de que ahí hablaba de la orto-praxis, que era la fuente de la verdad, es decir, lo que convenga a la revolución: que los comunistas se pueden asociar a los socialdemócratas, para llegar al poder, para luego apuñalarlos por la espalda y ya llegar al triunfo total (Manifiesto comunista). Lo que cambió fue que ya no estamos en la “modernidad”, nihilismo disfrazado, sino en la “postmodernidad”, nihilismo descarado; China, el gran poder comunista ya no es anticapitalista, sino uno de los grandes poderes capitalistas; Hollywood, “meca del cine”, punta de lanza de la penetración cultural “gringa”, es más comunista que Mao, Lenin, Stalin, Trotsky, Kaganovich, Axelrod, Radek, Bela Kun, Rosa Berlin, Tito, Ho Chi Minh, Kim Il-Sung, Pol Pot, Kurt Eisner y Wilhelm Reich juntos. Que Hollywood, punta de lanza de la penetración cultural, es el gran defensor de la contracultura, con su orientalismo y su new age y su inmoralidad sin frenos y sin luces, en bajada, por una montaña nevada, de camino angosto y con más curvas que garabato de bebé. Lo que cambió fue que Leonardo Boff, ícono de la “teología de la liberación”, y todos sus seguidores, pseudocatólicos, son más hollywoodenses que Steven Spielberg… ahora: Boff es más ecologista que Greenpeace y el comunismo-catolisocialismo es “indigenismo”. Es que Barack Obama, el presidente de los Estados Unidos, no pierde oportunidad de hacer propaganda para la “izquierda”; y la base del voluntariado que lo llevó al poder fue una federación de grupos de “extremo-socialismo”. Lo que cambió es que, ahora, para que un muchacho guste de la revolución, no tiene que ser un renegado, sino ver en la televisión lo que esté de moda… You name it: ¿Nicky Minaj, Britney, Madonna, el Punk, Judas Priest, Iron Maiden-666 the number of the beast, Rolling Stones-Sympathy for the devil, Bob Dylan, Reggaeton-“en 4, en 4”? You name it, oh, yeah!!! Cameron es un hombre de su época, es el culmen de Titanic: la revolcada en el vehículo, entre Di Caprio y Winslet: puro arte, puro amor, según el demonio. Éstas son las coordenadas de Avatar. “Ataca a la ‘derecha’, di que es mala, que está acabando con los recursos; así, de paso, metemos también maltusianismo, decimos que es buenísimo que las mamás maten a sus hijos en sus vientres y, así, liberamos a la mujer, como Alexandra Kolontai (la ministro de asuntos sociales de Lenin) y Margaret Sanger (fundadora de Planned Parenthood)”.

En la película, Giovanni Ribisi tiene una gran carga: él es Parker, el empresario. Él es el que le dice a Jakesully-Worthington: “ey, es pésimo un genocidio, es muy mala prensa; PERO PEOR ES UN MAL ESTADO FINANCIERO”: la vida no vale, sino la mala imagen empresarial, pero ésta se subordina, como el medio al fin, a “las ganancias de la avaricia”, en palabras de ese inspirador de comunismo y capitalismo liberal: John Locke.

Claro, el personaje es Jakesully, él es el mesías, el mesías intramundano, el mesías que venía a devolver al pueblo elegido su Santuario en la Ciudad Santa, a los pies de las montañas del “Aleluya” (palabra hebrea que significa: gloria a Dios). Aunque no sea una película sionista, la iconografía es usada y explotada… Jakesully es, pues, el mesías-Toruk Makto, jinete del gran dragón, ante quien doblan sus rodillas todos los Omatikaya, el hombre de la profecía, el nuevo David, que derrotaría a ese monstruo de toda la nomenclatura revolucionaria actual, él derrotaría a Occidente… vengaría a todos los pueblos aplastados bajo el yugo moderno. Es postmodernidad revelándose; es esa revolución, occidental por definición, asociándose a otros pueblos, para enajenarlos más allá de lo que ellos hubieran soñado: el culmen del colonialismo; es los punks y los hip hop de todos los barrios de Hispanoamérica: rebeldes antigringos, repitiendo patrones de habla inglesa, inspirados por un alemán, que hizo revolución en París y criticó el régimen económico inglés: pura Europa… Y usando iconografía bíblica… fuertemente tergiversada. Por supuesto, Jakesully es tremendo galán y, en el culmen de la emoción rosa de la película, tiene su jujú con Neytiri-Zoe Saldaña, orgullo de Santo Domingo: revolución sexual pura. En el pico de la emoción ROJA, aplasta a los militares de su propio país, el objeto del odio de los revolucionarios rojos, de todos los países del mundo, desde la Guerra Fría y el macartismo. Allí, aplasta a los militares de su país: el sueño de todo “izquierdista” gringo, desde los hippies, desde que Michael Moore es parte de la conciencia gringa, desde que Estados Unidos se llenó de trotskistas que son ahora el último grito del “nuevo conservadurismo”, “neocons”…

Grace-Sigourney Weaver tiene también su carga muy importante. Ella es la científico. Ella describe, bajo parámetros del materialismo cientificista, las conexiones de Pandora: más sinapsis que nuestro cerebro: ¡una pelusa! Pura biología-psicología transpersonal, todavía no panteísmo. En un momento, Grace estará en trance de muerte. Se convertirá, verá a Eywah, que habita en su Templo de Jerusalén, quiero decir, en el árbol de las almas. Pasa del materialismo cientificista a la iluminación, al materialismo panteísta de dios-energía universal.

Triunfa el bien, por la intervención de Dios, como en los tiempos antiguos, como cuando cayeron los muros de Jericó, como cuando se abrió el Mar Rojo, como cuando Ciro el Persa, el Grande, dictó el decretó que devolvió Judea a los judíos, Nehemías reconstruyó la muralla de Jerusalén, Zorobabel reconstruyó el Templo y Esdras reinstaló la ley. El pueblo estuvo en su destierro, estuvo desperdigado, en una diáspora, pero el Mesías lo reunió, se levantó de nuevo la casa de Eywah; se reinstaló el culto. Todo un revoltijo: new age (indigenismo-pachamama), comunismo, antioccidentalismo, traición a Estados Unidos mesianismo-sionismo (aunque sea sólo en símbolo). Tremendo coctel…

Ya todo está dicho. Lo declara el propio Cameron. Hablando con James Lipton en Inside the Actors’ Studio, contó la siguiente anécdota: un ejecutivo del estudio que produce la película, Fox, le preguntó que si no era demasiada “bullshit”. Él, ufano, le respondió: “pon toda esa bullshit con los efectos especiales, la historietica de amor, la ‘gesta heroica’, la gento lo va a comprar, vamos a engañarlos a todos”. Del ejecutivo en su memoria, pasa a dirigirse a Lipton: “¿viste?, lo logramos, les clavamos toda la bullshit”, ya, en el colmo de la vana gloria.

Ojo, compañeros, no sea que la revolución les clave una gran cantidad de “bullshit”. La respuesta es la rebelión, la rebelión de la esencia…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: