Kalós

Inicio » Religión » Jesús fue un Esenio, dice un “sabio iniciado”

Jesús fue un Esenio, dice un “sabio iniciado”

Jesús, en Verdad, el Mesías, Dios trascendente; según todos los locos, es todo tipo de versiones pretendidas por simpatizantes y enemigos

Jesús, en Verdad, el Mesías, Dios trascendente; según todos los locos, es todo tipo de versiones pretendidas por simpatizantes y enemigos

A lo mejor, fue también otras cosas contradictorias, que de los new age podemos esperar cualquier cosa. Lo mejor del caso es que hacen afirmaciones enormes y su respaldo es cosas así: “los eruditos aseguran”, “los sabios hablan de…” y demás fórmulas de estilo, más que huecas, cuando no se acompañan de datos bibliográficos y documentos históricos. Y lo peor es que atribuye cosas manifiestamente falsas a documentos que son históricos realmente: algo así como que los manuscritos de Qumram hablan de Jesús, cuando no lo hicieron. Estamos hablando de un articulista de El Universal, Aurelio Arreaza, quien publica sus escritos los días sábado y no habla sólo de new age, a juzgar por los títulos. Y, más concretamente, vamos a comentar, párrafo por párrafo, un artículo llamado “Palabras de Jesús”, aparecido en el citado periódico, el 7 de abril de 2012.

– Comienza así: “Estos días son propicios para ofrecerles unas palabras atribuidas a Jesús encontradas en antiguos manuscritos esenios. Este era un grupo de personas que unos dos siglos antes del nacimiento de Jesús decidieron vivir fuera de las ciudades para dedicarse sin distracciones a practicar actividades para mantener bien su cuerpo y su mente y vivir de acuerdo a su espíritu. Vida sencilla y disciplinada”. Falso: en los manuscritos esenios, como ya adelanté en el primer párrafo, ni se nombra a Jesús. Además, los esenios no se apartaron de las ciudades para “mantener bien su cuerpo y su mente y vivir de acuerdo a su espíritu”: eran monjes y de vida tipo anacoreta, eran judíos muy radicales (en un sentido positivo de la palabra: es decir, unos que quería vivir hasta la raíz vital su religión benéfica), queriendo cumplir a cabalidad la Ley; [tenían una visión muy nacionalista y mundana de la misión del Mesías].

– “Los manuscritos fueron encontrados en 1947 dentro de unas ánforas en las cuevas de Qumram, junto al mar Muerto. Los Manuscritos del Mar Muerto datan de varios siglos antes de Jesús hasta unos años después. Escritos en arameo y hebreo algunos son muy antiguos, y particularmente interesantes porque revelan que las prácticas de los esenios eran similares a las de los primeros cristianos”. Ajá, había cristianos judaizantes y celosos de la Ley, como los esenios, pero tú no sabes nada de San Pablo y del Concilio de Jerusalén (Hch., XV): el Cristianismo, a instancias de Jesús, de san Pedro y de San Pablo, se apartó de las prescripciones de pureza ritual del judaísmo y, precisamente por eso –juntamente con la visión mesiánica universal de Jesús y su ser Dios encarnado–, los judíos lo rechazaron y condenaron a la Cruz, para lo que utilizaron a Pilatos.

– “Eventualmente fueron halladas copias de libros del Viejo Testamento, y actualmente todos los manuscritos están en el Museo de Israel, aun varios sin estudiar y aclarar”. Esto es una doble o triple falsedad introducida con astucia. 1) Los escritos del Antiguo Testamento nunca han estado perdidos para que tuvieran que ser encontrados; 2) los escritos de los esenios no forman parte de ninguna Biblia del mundo; 3) Los escritos bíblicos no están todos en Israel ni siquiera los del Antiguo Testamento; 4) los libros de la Biblia tienen siendo estudiados, ¡¡¡¡¡¡TODOS!!!!!!, ¡¡¡¡¡¡MILENIOS!!!!!!, POR MILES DE PERSONAS y han sido muy, muy, muy aclarados. Ésta es otra de las estratagemas, de las triquiñuelas, new age, que quieren encerrar la sabiduría humana en frascos de esoterismo y misterio.

– “Los esenios se consideraban verdaderos descendientes de la tribu de Israel [1], y a su líder lo llamaban el ‘Maestro de Rectitud’. Comían sano y nutritivo [2], estudiaban los textos sagrados y practicaban, mañana y tarde, ejercicios y otras disciplinas para mantenerse saludables y para armonizar la mente. Esperaban a un mesías que los llevaría de ‘la oscuridad a la luz’”. 1) No hay una “tribu de Israel”, Israel comprendía 13 tribus, una por cada uno de los doce patriarcas, los hijos de Jacob, Israel; pero los hijos de José fueron patriarcas, es decir, José fue patriarca por duplicado; mientras que Leví se excluyó de la heredad, pues él fue la Heredad de Dios, la tribu sacerdotal, completamente dedicada al Templo y al culto divino, desde Aarón. 2) La cuestión de la sanidad de los esenios no tiene sentido y es asunto de un materialista contemporáneo. 3) Ellos tenían una visión materialista y mundana del Mesías, como todos los que rechazaron a Jesús del Pueblo de la Promesa, pues Él tenía una visión muy diferente: universal, espiritual, del corazón y la Verdad, no de este mundo.

– “Algunos eruditos afirman que los padres de Jesús eran esenios y que Jesús, por haber crecido entre ellos, aprendió todas las enseñanzas y prácticas, que unidas a su gran sensibilidad lo llevaron a convertirse en uno de los grandes maestros que han existido”. ¿Cuáles eruditos son ésos, de dónde salieron? Cítelos, que son contrarios a los evangelios y son contrarios a lo que dice el Rescripto de Trajano y contrarios a las comunicaciones de Plinio el Joven y contrarias a lo que dice Suetonio y a lo que dice Antonino: todos escribieron entre 110 y 125; son contrarios a lo que se sabe de las persecuciones de Nerón y de Antonio Flavio. Y, principalmente, son contrarios a los primeros escritos cristianos no-Bíblicos: Didaché (año 70), Carta de Barnabás (a. 70), 1° Carta de Clemente Romano a los Corintios (a. 95), 2° Carta de Clemente a los Corintios o pseudo-Clemente (a. 100; primera vez que se dice “Sagrada Escritura” de los escritos cristiano Neotestamentarios), Cartas de San Ignacio de Antioquía (a. 107, San Ignacio, obispo de Antioquía, iba a Roma a sufrir el martirio por el verdadero cristianismo, no la fantasía de estos “eruditos”; en la carta a los romanos dice que Roma “preside sobre la Caridad [la Iglesia de Jesús], pues su Iglesia fue fundada por San Pedro y San Pablo”), Carta a Diogneto (a. 115), Pastor de Hermas (a. 160); escritos de San Justino Mártir (aa. 140-150, Apología y Diálogo con Trifón); Martirio de San Policarpo (a. 150; San Policarpo fue discípulo directo de San Juan, católico por 86 años, desde alrededor del 65); Canon de Muratori (aa. 170-190, primer canon de libros bíblicos Neotestamentarios que conozcamos); Atenágoras (aa. 160-190); Taciano (aa. 150-180, discípulo de San Justino Mártir); Carta de San Policarpo (a. 140); Adversus Haeresses de San Ireneo, obispo de Lyon (a. 180, discípulo de San Policarpo, en la tradición de San Pablo y San Juan, se enfrentó a los gnósticos, como Aurelio Arreaza, los describió y refutó, les opuso la tradición auténtica cristiana, fundada en el Papado y en la Eucaristía). Habría más, pero ya está bien: báilame este trompo en la uña: lo dicho y el hecho irrefutable que, en los tres primeros siglos de Cristianismo, en Roma, en todo el Imperio, ser cristiano era estar en grave peligro de muerte. Otro trompito: desde finales del siglo II, hubo un reino sirio, Osroena, Edessa, que fue cristiano, todos sus documentos oficiales confutan, refutan, rebaten, desmienten, impugnan, destrozan, desbaratan le pasan la aplanadora a las fabulas de Arreaza: vean este poema: “Sus discípulos, todos pescadores, todos pobres, todos débiles, todos hombres de poca notoriedad, vinieron a ser ilustres por su fe. Un pescador, cuyo pueblo era hogar de pescadores, Él lo hizo jefe sobre los doce, sí, cabeza de la casa” (Citado por Dawson: The Making of Europe, pp. 117-118). Jesús es nuestro Jesús, el verdadero, el de la Tradición inveterada, el de la Fe, el Dios que se revela, que no se equivoca, no falla, no miente, no se engaña, no ignora nada, tiene absoluta credibilidad. Es el Dios y Mesías encarnado que predica su Iglesia, Esposa y Cuerpo Místico (Ef. V,22-33). Las fabulas infinitas de todas partes no pueden tapar la absoluta certeza que tenemos y que, además, se poya en tan innumerable testimonios…

– “‘La Ley y La Palabra’, enseñanzas que forman parte del Evangelio Esenio de la Paz, se atribuyen a él [a Jesús]”. La palabra Evangelio (del griego: Eu, buena; y Angelio, mensaje, noticia) es cristiana, ya ponerla ahí no puede sino revelar intenciones fraudulentas.

-Para concluir, Arreaza copia unas palabras que se supone que vienen del tal “Evangelio esenio de la paz”. Yo las copio, para que ustedes puedan verlas, al final, porque, antes, quiero hacer el siguiente comentario. Según la cita de Arreaza, el tal “evangelio” dice que la ley no es de Moisés, sino que está en el ser de las cosas. Estas palabras, atribuidas falsamente a Jesús, no puedo decir procedente de cuál fuente, ya que la citada es espuria, evidentemente, tienen un aspecto malo, en lo que se refiere al desdén de Moisés; y uno bastante bueno, a condición de que se entienda de manera no materialista, esotérica o fantástica. Es decir, San Pablo, el Rom., I,20, dice que Dios se rebela en sus obras, lo mismo que Sabiduría XIII,1-12; lo que lograron genios como Platón y Aristóteles, quiero decir, encontrar a Dios, a través de sus obras. Pero, a diferencia de los fabuladores new age como Arreaza, ellos se dieron cuenta de lo que no puede sino saber cualquiera con un dedo de frente, aunque los new age no sean poseedores de tal “bendición”: Dios es infinitamente superior a su creación, de hecho, la realiza, precisamente, merced a su infinitud, que no puede ser material, como una “energía universal”, en la que creen mediocres materialistas, contradictorios, pues dicen ser “espirituales”, como los new age. Por cierto, el escrito de Arreaza es espurio, evidentemente, pues Jesús jamás habría dicho lo que se le atribuye ahí sobre la ley de Moisés: no puede decir eso, quien asegura que “el Cielo y la Tierra pasarán, pero la Ley no pasará, ni una iota” (Mateo, V,18) y “la salvación viene de los judíos” (Jn. IV,22) o “Yo he sido enviado a las ovejas perdidas de la casa de Israel” (Mt., XV,24).

Un último punto, adicional: la pretensión del esenismo de Jesús es una barrabasada de marca mayor, algo así como que Jesús es un mito, copiado de Attis, Astarté y quién sabe qué otro sincretismo y traslado de sentido del llamado “comparatismo”. Muy fácil: los esenios eran unos israelitas muy radicales (de nuevo, en un sentido positivo: gente que vivía el sentido del existir, desde la raíz) y, como todos sus contemporáneos piadosos y todos su sucesores, hasta el día de hoy, estaban esperando un mesías nacionalista, que iba a dar a Israel un imperio universal invencible de mil años o para siempre, un reino de este mundo, político. Jesús, con su Reino universal, del Espíritu y la Verdad, que no es de este mundo, que manda a predicar el Evangelio a todas las naciones y que descubre una nueva dimensión de la Ley, en Espíritu y Amor, no podía ser un esenio: ellos serían, en palabras contemporáneas, ultra-conservadores israelitas; Jesús es uno que inficiona sabiduría y Vida a las cerradas concepciones israelitas.

El texto del tal “evangelio esenio”, citado por Arreaza:

“En verdad les digo que no busquen la Ley en las escrituras, porque la Ley es vida y las escrituras están muertas.

“En verdad les digo que Dios no reveló la Ley a Moisés por escrito, sino a través de la palabra viva, transmitida por todo lo que vive, a profetas vivos para hombres vivos.

“En todo lo que es vida está la Ley de Dios. Se encuentra en los árboles, en la hierba, en las montañas, en los ríos, en los pájaros del aire, en los peces del mar. La Ley también está en el agua, en la tierra, en las nubes, en las estrellas, en los rayos del sol.

“Pero búsquenla especialmente dentro de ustedes, en su aliento, en su corazón, en sus entrañas, en su espíritu, en sus huesos.

“Porque Dios hizo al hombre y a todo lo que vive, de modo que sean ellos los que llevan la palabra viva que revela y enseña la Ley del amor y de la vida.

“En verdad les digo que las escrituras son obra del hombre, pero la vida en todas sus formas es obra de Dios. Ellas todas nos hablan para que conozcamos la Ley, y la dicha de vivir con el amor que nos ofrece nuestro Divino Espíritu”.

Anuncios

1 comentario

  1. Mariasol dice:

    si crees en la biblia puedes creer en esto tambien no hay pruebas irrefutables de quien las escribio y si son de origen divino y al final si la traducion es exacta como debio haber sido aun si Jesus mismo existio NO HAY PRUEBAS fisicas si no puedes creer en esto tampoco creas en la biblia….sin embargo la gente que ha seguido la alimentacion descrita en el libor de los esenios se ha curado de enfermedades como el cancer solo busca testimonios y veras la alimentacion crudivegana y el veganismo esta basado en esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: