Kalós

Inicio » Actualidad » Dan Brown vuelve a servir a la humanidad: nuevo libro, su Inferno dantesco

Dan Brown vuelve a servir a la humanidad: nuevo libro, su Inferno dantesco

Según él, “el demonio es la superpoblación”; ergo, a tener hijos, los que Dios mande

El Inferno de Dan Brown: libro maltusiano, sobre el mito de la superpoblacion, la contracepción, el aborto. Si Brown lo dice, seguro lo que hay que hacer es tener hijos sin tardanza

El Inferno de Dan Brown: libro maltusiano, sobre el mito de la superpoblacion, la contracepción, el aborto. Si Brown lo dice, seguro lo que hay que hacer es tener hijos sin tardanza

Si Jesús es, para este hijo de la mentira, el profeta de la diosa feminista radical-pagano-new age, entonces, hay que saber que el mundo necesita de una poderosa y vigorosa política de promoción de la natalidad. En efecto, como a él hay que entenderlo al revés, para que tenga un poco de sentido lo que afirma, dado que dice que el problema es la superpoblación, que su nuevo libro trata de que el Inferno dantesco no es un descripción poético-teológica del “lugar” del castigo sin fin, sino una profecía sobre los males que acaecerían a este mundo cuando terminara de superpoblarse, entonces hay que buscar familias fuertes y muy numerosas, para salvar a esta humanidad en grave crisis. Así tenemos que presentar este nuevo servicio que el autor de El código Da Vinci hace a la humanidad.

¿Qué otros servicios ha prestado este varón cultor de la religión del feminismo radical y la de los Ovnis, creyente en el Mammoth Book of the UFO’s y en el libro The Woman with the Alabaster Jar? Muchos, hermanitos, y muy importantes y evidentes. Fíjense, de acuerdo con el autor de novelas “históricas” (hay que ser bien osado para poner ese adjetivo a nada que haga este fantástico fantaseador), Isaac Newton tenía el “secreto que tumbaría a la mentira más grande de todos los tiempos”, pero no lo reveló por temor a la Iglesia a la que pertenecía el desventurado Jacobo II, víctima de Newton mismo y sus secuaces. Se da el tupé de inventar semejante mentira, que presenta como muy histórica, cuando Newton fue, en realidad, el héroe e ídolo del partido progresista inglés, proto-ilustrado, los whigs, que tumbaron, en la llamada Revolución Gloriosa, a Jacobo II por católico y pusieron, traicionando a su patria, al usurpador extranjero Guillermo de Orange, tan buena persona que, con su esposa, tumbó del gobierno a su suegro, padre de ella. Mucho miedo tenía Newton a la Iglesia que no se cansó de vituperar de todos los modos y en público. Y, claro, Newton, monoteísta a carta cabal, creyente en un Dios estrictamente trascendente, creía en el “secreto” de Brown: que hay dioses, con cuerpo, unos machos, otros hembras: of course. Entonces, ¿cuál es el gran servicio? Fácil: si en fundamentos tan elevados y verdaderos se montan los mitos feministas, entonces el feminismo no está sino en el aire y no tendrá aliento en la carrera histórica, salvo como elemento de una tremenda tiranía totalitaria, nada más que eso…

Ése ya es un servicio enorme, pero hay servicios más importantes que ha prestado el gran Brown, uno de los mentirosos más famosos de la historia, de ahí su grandeza: de haberse hecho famoso, por sus mentiras, precisamente. El más grande de los servicios, claro es haber dejado muy en claro que, sin Iglesia, sin Iglesia Católica, no hay Cristianismo, que tanto la Biblia como todo el mensaje de Jesús dependen de su Esposa y Cuerpo Místico. Por supuesto, eso lo sabe cualquier tonto, con estudios decentes mínimos; pero el problema está en que, hoy en día, grandes profesionales con muchos postgrados no tienen, siquiera, el nivel cultural dicho, ni siquiera uno por el que sepan lo que dije antes de Newton, que vivió hace muy poco y es un gran personaje “moderno”, de la religión del progreso: ¿qué se puede esperar? La cultura histórica de hoy se reduce a tres o cuatro clichés y dos o tres pendejadas, todas bastante mentirosas o tergiversadas: Colón le enseñó al mundo que la Tierra no era plana (falso), la oscurantista Iglesia mató a Galileo (falso) y persiguió al librepensador Copérnico (falso, Copérnico era cura, nada más agárralo por ahí), la oscurantista Iglesia, en su fanatismo, practicó la Inquisición (montañas de tergiversaciones por este lado), con la que mató a millones (falso, increíblemente falso, delirante), las Cruzadas (falso y de una impiedad extrema), una Revolución en Francia, hace mucho tiempo, nos salvó, pues trajo al mundo los derechos humanos y el republicanismo y la razón (colección de falsedades, mentiras descaradas, pretensiones de ateos, odiadores radicales de Cristo y pare de contar), la Iglesia es la mentira, la madre de la tiranía, la Gran prostituta, una asociación de ladrones, sin ninguna vergüenza, machistas, antisemitas. Con eso, viene Brown, que odia a Cristo, y dice sus sandeces y no hay quien le salga al frente, engaña a todo el mundo. Y, sin  embargo, presta su gran servicio, pues no hay Cristianismo sin Iglesia, sin la Iglesia que transmitió a la persona de Cristo, sin la Iglesia que ha administrado sus sacramentos por 2 milenios, sin la Iglesia que formó el dogma cristiano, siendo plenamente fiel a las enseñanzas del gran Maestro, sin la Iglesia que, con autoridad, dijo cuáles son los libros sagrados, Ésa es la única verdad que se trasluce en las mentiras de El Código Da Vinci: la Iglesia es el Cristianismo, de ella depende toda la creencia sobre Jesús. Para cualquier cristiano, decir que la Iglesia es todas las cosas del catálogo de estilo, el reproducido arriba, la suma y compendio de la “cultura” contemporánea, la colección de las mentiras revolucionarias, para cualquiera que se diga seguidor de Cristo, eso es suicidio, punto, no hay más nada que decir. Éste sí que es un servicio que presta Dan Brown. O sea, cualquiera que lo piense bien y con un mínimo de agudeza intelectual, de perspicacia, lo verá: la Biblia, como dice acertadamente Brown, no baja editada del Cielo, hay que escoger los libros revelados y, por tanto, eso es trabajo incluso más fundamental que la propia redacción y, por ello, tan inspirado o más que la escritura misma o ésta no tiene sentido; eso lo hizo la Iglesia; luego, o Ella no es lo que dicen por ahí o Brown tiene razón y, al menos, no sabemos nada sobre Jesús. Una vez más, aparece el servicio de Brown.

Ahora, como quiere, con los maltusianos, hermanos muy cercanos de las feministas a cuyo partido pertenece Brown, que la Tierra esté superpoblada y que, claro, se tengan que matar bebés y evitar a toda costa, entonces está más que claro que todo tiene que ser mentira; lo mismo que tiene que ser diáfano y evidente que esto es contrario al amor a la humanidad propia de Jesús y sus seguidores, amigos, hermanos, hijos, apóstoles, etc. que somos los que nos llamamos cristianos. Gran servicio.

Pero hay otro: como él es contrario al amor a la humanidad, en general, y al inmenso, infinito, amor que tiene Jesús por los hombres; y, como eso es más claro, ya que quiere matar muchachitos, Brown pone de manifiesto un rasgo clave de la revolución, de la modernidad y la posmodernidad: siendo nihilismo y voluntad de poder, insurrección contra Dios y contra su orden, revuelta contra la decencia, son odio contra Dios y contra su imagen, ya lo sabemos, el hombre, nosotros mismos. Por eso buscan el homicidio, como bandera de libertad; por eso son materialistas y dicen que el hombre no es más que una piedra o un electrón; por eso tienden a la tiranía totalitaria, con todo su carácter genocida. Tenemos que rebelarnos, plantarle cara con mucha fuerza, hacerle frente con todos los hierros. Tenemos que asumir la rebelión, la única verdadera, la rebelión de la esencia…

Anuncios

2 comentarios

  1. TYUHN dice:

    a gente asi ay que matarla yo me presto para eso

    • TYUHN: te apruebo el comentario, pero supongo que el “matar a gente así” es una metáfora, al menos en lo que se refiere al tiempo de paz… Hay que “matarlos”, destruir sus mentiras, reutándolas, poniéndolas en evidencia, formando en la verdad a muchos, etc. Matarlos, matarlos, literalmente, creo yo, sólo si se formara una especie de guerra civil abierta, que fuera enemigos de Cristo persiguiendo a cristianos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: