Kalós

Inicio » Actualidad » Jack Kerouac: jefe de los beats, sin él, no habría sex, drugs and rock and roll

Jack Kerouac: jefe de los beats, sin él, no habría sex, drugs and rock and roll

Kerouac, on the road, arquetipo de James Dean, Marlon Brando y toda una generación de degeneración

Kerouac, on the road, arquetipo de James Dean, Marlon Brando y toda una generación de degeneración

“Voy por la ruta 66, voy con mis ilusiones, encontré a Maharishi, a Sai Baba, y descubrí el colmo de la mística urbana: el apetito sexual del colorido de origen africano. ¡Soy un renegado, baby!, estoy solo, un poquito de LSD, un trabajito a destajo en un taller, un amor imposible, una aventura ocasional, el dinero del carrito de perros calientes… Soy escritor, pongo por escrito mi drama existencial, mi rechazo de la sociedad, de Occidente, de Cristo, del capitalismo; proclamo mi liviandad existencial, mi apetito sexual irrefrenable, mi búsqueda, mi hallazgo en la India. Soy el padre de tu generación, precursor de los hippies, impulsor de la victoria new age, de la revolución sexual. Soy Jack Kerouac, orgullo de Play Boy, con la que contribuí en los 50, antiguo católico, puse fin a mi vida en los 60,  no sin antes inspirar, nada más y nada menos que a Marlon Brando, James Dean, Martin Sheen, John Travolta-años 70, al Fonzie y una miríada más de héroes invictos de Hollywood, películas, series de televisión…”.

Kerouac es, sin dudas, un ícono, de hecho, cuando Play Boy quiere demostrar que es una revista que apoya la cultura, siempre pone una serie de artículos publicados en ella, siempre verás a Jack a la cabeza de la lista: es su héroe absoluto. Y, aunque él era un promotor del renegado solitario, tuvo un gang, la banda de los malandrines: Allen Ginsberg, William S. Burroughs, Kassady, Peter Orlovski. Además, Pink Floyd y Bob Dylan, absolutos impulsores de la revolución de la contracultura, salieron formaditos de la fábrica beat: “we don’t need you, education… ¡Hey, teachers, live those kids alone!”; y el festival Folk del 65, en el que Dylan revolucionó para siempre al mundo, revolucionando la música, cumpliendo, por fin, los deseos del Politburó de Moscú, expresados en 1927; cumpliendo la profecía platónica, de La República IV: cambia la norma de la música un centímetro y grandes cambios vendrán y la moral social se deslizará, hasta el punto de llegar a ser irreconocible: el cambio fue de kilómetros, tanto, que revolucionarios musicales veteranos, como Woody Guthrie y Peter Seeger, se enfrascaron con Dylan y Albert Grossman (su empresario, con fama de arrebatar la dignidad de sus artistas: hechos el uno para el otro), hubo que llamar a la policía. Kerouac y su combo son los responsables de que ésos que, según John Lennon eran más famosos que Cristo, los Beat-les, tomaran ese nombre, en lugar de los Beetles, como es en realidad el ‘escarabajo’ en inglés.

Por su parte, los beats son una forma de “desarrollo” de la bohemia del Greenwich Village que se genera desde principios de 1900, de Margaret Sanger, de Eddie Vernays Freud y tantos y tantos famosos provenientes de esa cantera de aberrados… Pero, como dice Allen Gingsberg, la influencia sobre los beats va más atrás, a aberrados más antiguos, a Percy Shelly, al padre de Frankenstein: poniendo a Mary, su esposa y a su cuñadita, en juegos de wife-swapping o, más bien, partner swapping, y en otras bellezas, engendró en la cabeza revolucionaria de ésta la descripción perfecta de la revolución: el monstruo que se salió de las manos. A través de Shelley, por la vía de Mary Wollsotnecraft Y su esposo William Godwin, los beats, pues, conectan con los más profundo y más ateo e “impugnator” del orden y de la moral sexual de la revolución occidental virulenta, desde la mal llamada “ilustración”. Influyendo en gente como Andy Warhol y en el paso del rithm and blues al rock and roll, son padres o abuelos de la revolución sexual, en cada uno de sus aspectos, incluso en las artes pictóricas, en las últimas vanguardias, en la música, en la aparición del heavy metal, la de los punks, y así sucesivamente.

Drogos y propugnadores de la droga. Proponentes de la orgía y la total ausencia de orden sexual, en cuanto a las relaciones “inter-sexuales”, como forma de relación humana. Malandros, asesinos y contumaces renegados del cumplimiento de la ley: William S. Burroughs, por ejemplo, fue ladrón, narcotraficante y adicto; uxoricida: mató a su esposa, Joan Vollmer, de un tiro en la cabeza; fue pedófilo y defensor de la pedofilia. En estas bellezas, no fue el único, Ginsberg le mantuvo el paso, al tiempo que mantenía romances con Cassady y Peter Orlovski, en San Francisco, en 1.954.

Fueron anti-occidentales, anti-capitalistas, anti-pequeños burgueses-clase media. Muy cercanos al comunismo, al menos. Buscaban causar escándalo en los modos y maneras: mujeres sin maquillaje, hombres pelo largo, etc. Así ejercieron influencia directa los Punks, como antes en los hippies, Andy Warhol. Su anti-occidentalismo los llevó a ser orientalistas en religión.

Fueron pro-negros, aunque ellos eran adoradores del negro no tanto por religión, sino por costumbres sexuales, estereotipos sobre eso, y potencia fálica. Pero, por eso, sin embargo, lo amaban, y estaban con la antisegregación, los derechos civiles, etc. Se trataba de una rebeldía que era más que un asunto de muchachos revoltosos: se trataba de una revolución, una subversión cultural total, una manera de destruir la moral y todo ligamen social. Kerouac y su combo querían todo, querían al hombre: eso sólo puede venir del demonio, sin dudas.

Merece la pena un comentario el rechazo beat-budista del materialismo: es algo así como el rechazo marxista del materialismo capitalista: un contrasentido. Los beats, además, pretendían tumbar al Cristianismo, al materialismo y al capitalismo de un solo plumazo: cualquier semejanza con el Marx de la crítica a la filosofía del derecho de Hegel es pura coincidencia: unir como si fueran lo mismo realidades muy disímiles, aún contrarias, como, de las tres nombradas, Cristianismo, por un lado, y materialismo y capitalismo,  por el otro, no puede ser casualidad, pues es una locura, sólo explicable como trampa cazabobos. Pero, esto llevó a que los jóvenes rechazaran las reglas sociales sobre sexo y sobre las relaciones raciales; todo lo cual fue rebajado bajo el mote demoníaco de “reglas sociales” [sinsentidos], como era de esperarse. Bajo estas coordenadas, no extraña que, ultimadamente, los beats fueran no otra cosa que unos nihilistas, posmos, gente que, tumbados los mitos modernos, merced a su labor demoledora, no intentaron poner nada como sentido y ligamen de lo humano. En esto, pues, consiste este grupo de escritores, poetas, este movimiento in-cultural, contra-cultural, que llega a la prominencia en los años 50, salidos de Greenwich Village, New York.

De este modo, como consecuencia de la victoria beat, tenemos la “liberación”, sexual, “espiritual”[-materialista] y whatsoever: la homosexual, la feminista, la negra y pare de contar. A ellos debemos todo movimiento de legalización de las drogas, en especial, de la marihuana. El paso del rithm and blues al rock and roll. La religion de pachamama y todo el movimiento ecologista radical. El pacifismo que llega a su pico con los hippies. El orientalismo y el sincretismo new age, que Kerouac llamó “segunda religiosidad”. En suma, ellos abrieron la ruta a los hippies, los inspiraron y dieron el material para su triunfo, así como mucho de lo que vino como consecuencia de estos últimos.

Pura revolución, algo a tener muy en cuenta y a conocer muy bien por quienes pertenecemos a la única verdadera rebelión en el mundo de hoy, la enemiga de la tiranía revolucionaria, la verdadera libertad del espíritu, la dignidad del hombre que se eleva sobre todo lo material, la rebelión de la esencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: