Kalós

Inicio » Actualidad » Miguelito Cabrera: arriba, abajo

Miguelito Cabrera: arriba, abajo

“El Ted Williams de hoy” superó momentos muy malos

Miguel Cabrera, todavía un muchacho, con mucho talento, ha tenido que vencer a sus demonios para vencer en el terreno. Lo ha logrado: grande

Miguel Cabrera, todavía un muchacho, con mucho talento, ha tenido que vencer a sus demonios para vencer en el terreno. Lo ha logrado: grande

De Elias: Cabrera es el primer jugador en la historia que tiene un partido con tres cuadrangulares la temporada posterior a ganar la Triple Corona. El domingo, se convirtió en el vigésimo tercer jugador en la historia de Grandes Ligas que se va de 4-4 con al menos tres jonrones, cinco producidas y cuatro carreras anotadas. De nuevo, se habla de una posible triple corona, como escribe John Lowe. Él es el Ted Williams de esta era, dice Alex Avila” (Cabrera con números mejores que en 2012, Buster Olney, espendeportes, 20-05-13).

Emociona mucho la hazaña deportiva. Emociona mucho más que sea uno de los tuyos el que la logra. Y más aún cuando ya el tipo, por su consistencia, se para entre los mejores de la historia de alguna disciplina. En Venezuela, tuvimos a Armas en los 80, luego, a un nivel mucho más alto, al Galarraga en los 90, luego a Magglio, por un rato fugaz. Ahora tenemos lo mejor que hayamos tenido, mejor que Aparicio, sin duda… al menos en las proyecciones. Los dominicanos han tenido a varios: Manny, Alex, Albert. En Puerto Rico, bueno, ¿qué decir, Roberto? Roberto, ¿Clemente o Alomar? Igor González, Iván-Putsch: gente de primera. Panamá tiene al gran Rod Carew y cuba a Peruchín. En otros deportes, tenemos muchos grandes. Pero Miguel Cabrera está entrando a una élite a la que entran sólo algunos nombres. Decir que alguien es el Ted Williams de su era es decir que alguien es el Beethoven de su generación. No es poca cosa. Y lo están diciendo personas ajenas y que saben mucho.

Uno siempre pide por la constancia de esos muchachitos súper-talentosos. Cabrera ya tiene más de 10 años en la cima. Aunque una carrera excelsa le pide unos 5 años más, al menos, cerca del pico. Y apenas está en el medio de su mejor momento, en esos tres o cuatro años en los que se forjan las leyendas. Jim Leylan, quien es su jefe, quien le tiene que exigir el todo por el todo, no deja de decirlo: es Michael Jordan del beisbol… y eso que tuvo a Barry, en el pico de su consumo de esteroides. Esto alegra mucho…

Pero, pero, pero. No lo olvidemos, Miguelito. El 3 de octubre de 2010, arruinaste una campaña entera de tu equipo. Y tres meses después fuiste a dar a la cárcel. Todo por ser de mala bebida. Y, por tanto, todo por debilidad de carácter, pues, si sabes que tienes el problema, entrar en esas profundidades es falta de pantalones contigo mismo.

Sin embargo, el asunto es muy de reconocer. Cabrera se levantó de sus malos momentos. Puso control a la bebida y a su mal carácter… Y pasó lo que tenía que pasar: la seriedad y el orden y la sobriedad se combinaron con su talento para que, desde ahí, precisamente, es que haya venido lo mejor de todas sus actuaciones. Desde la rebelión de la esencia nos felicitamos y felicitamos a este hispanoamericano de primer nivel en su actividad. En los momentos malos, muchos agoreros le cayeron encima; él se levantó y no ha mirado atrás para ver resentimiento, sino enseñanza y crecimiento. Eso es rebelión de la esencia, que Dios lo bendiga y lo haga un santo…

 

Los dejo con el buen artículo de Buster Olney, citado arriba

 

Cabrera con mejores números que en 2012

por Buster Olney (espendeportes.com, 20-05-13)

ARLINGTON, Texas — Si existe la oportunidad antes de la entrevista en el terreno posterior al “Domingo de Grandes Ligas”, le doy al jugador un rápido adelanto de qué preguntas le haré, especialmente si es algo fuera de lo ordinario. No es un procedimiento usual preguntarle al hombre que conectó el hit decisivo para el equipo vencedor acerca de un jugador del equipo derrotado.

Así que antes de que la luz verde se encendiera, le mencioné a David Murphy que tenía la intención de preguntarle acerca de la sobresaliente actuación de Miguel Cabrera en el “Domingo de Grandes Ligas”, donde el tercera base de los Tigres conectó tres cuadrangulares. Murphy sonrió. “Muy bien”, dijo, “porque de todos modos iba a hablar de él”. Entonces procedió a discutir acerca de lo fácil que parece todo cuando Cabrera está en el plato.

Ver a Cabrera en 2013 es como observar a Babe Ruth en 1927, Ted Williams en 1949 o Hank Aaron en 1959: un pelotero con calibre del Salón de la Fama en su punto más alto, haciendo cosas que pocas personas o nadie más- ha hecho antes. Hasta el lunes por la mañana, Cabrera batea .387, que es 20 puntos más alto que cualquier otro. Tiene 47 remolcadas en 42 partidos, y va con ritmo para 181. Tiene 11 cuadrangulares, un OPS de 1.116, mientras recibe tantas bases por bolas (21) como ponches (23).

Jim Leyland dirigió a Barry Bonds y sabe algo acerca de los grandes bateadores, y mientras Leyland generalmente evita las comparaciones, tuvo algunas observaciones generales previo al partido del domingo, acerca de lo mejor de lo mejor entre bateadores:

1. Ellos ven la bola más rápido, y la conectan mejor. Significa que cuando el pitcher está soltando la pelota o incluso antes- Cabrera y Bonds, junto a peloteros de ese calibre, tienen la habilidad de reconocer el lanzamiento y su trayectoria.

2. Ellos tienen un mejor entendimiento cuando los pitchers intentan ponerlos fuera con lanzamientos fuera de la zona de strike, y tienen la habilidad para reaccionar. Vimos esto repetidamente con Cabrera en el “Domingo de Grandes Ligas”, cuando en dos ocasiones estuvo abajo en la cuenta con 0-2, y calmadamente tomó lanzamientos fuera de la zona hasta recuperarse en el conteo, previo a conectar sus cuadrangulares.

3. Hay una consistencia en el swing de Cabrera, que Leyland lo comparó con el movimiento rítmico de los limpiadores de parabrisas en un auto. Él no jalonea su swing, con el esfuerzo reduciendo la eficiencia del mismo, y la trayectoria del swing siempre le permite conectar la bola con la parte más gruesa del bat. Verán swings agresivos de otros bateadores excelentes hombres como Prince FielderAdrian Beltre, etc. que terminarán con el bateador un poco fuera de balance, o en el caso de Beltré, arrodillado. Pero con Cabrera, Bonds, Ted Williams, el swing casi siempre luce igual, poderoso y consistente, con el torque máximo al momento del contacto.

Lo que llama la atención de otros bateadores son sus ajustes durante los turnos. En un partido reciente contra los Astros, señalaron sus compañeros, fue que Cabrera evitó su típica zancada contra un abridor de Houston hasta que el conteo llegó a 3-2, antes de soltar su tradicional zancada en el último lanzamiento.

Cabrera no dará la zancada si está convencido de que un pitcher rival le lanzará una pelota lenta en la frontera de la zona de strike, y sí la dará si piensa que recibirá una recta. Hay pocos bateadores en el béisbol que pueden hacer ese tipo de ajustes físicos radicales entre lanzamientos al mismo tiempo que mantienen sus swings, y nadie es mejor en eso que Cabrera.

Su preparación para cada pitcher es sencilla. Cabrera explicó durante el fin de semana que no se sumerge en los reportes de los scouts que están disponibles para los bateadores, porque siente que esa información no está actualizada basada en lo que el lanzador ha hecho, en el pasado. Cabrera observa un poco de video, conforme se muestra en el vestuario de los Tigres, pero lo que él realmente quiere saber es qué hace el pitcher ese día qué tan duro lanza, qué lanzamientos le están funcionando, y, en las palabras de Cabrera, “cómo intentará ponerme fuera”.

Él cuidadosamente observó a Derek Holland calentando el domingo, lo vio enviar sus primeros seis lanzamientos a Omar Infante y Torii Hunter, y Holland lucía bien. Una recta impecable, un slider con giro brusco que rompía hacia el pie posterior de cada bateador derecho. Holland es un buen pitcher, que tiene una temporada aceptable, pero Cabrera lo dominó totalmente, como ha hecho con muchos otros lanzadores.

El primer cuadrangular viajó 441 pies, en dirección entre jardín derecho y central. El segundo fue una línea violenta por el centro y en esta repetición, pueden observar cómo Holland elevó ambas manos para protegerse, porque pensaba que la bola se dirigía hacia él. En vez de eso, la pelota aterrizó a 350 pies de distancia, sobre la barda del jardín central.

En el último cuadrangular de Cabrera, se fue abajo en el conteo con 0-2 como le había pasado en el jonrón anteriory lucía un poco preocupado por una imponente recta en la esquina de adentro. Cabrera logró colocar sus manos, conectar la recta y depositarla de nuevo sobre el muro del prado central. Fue como si batear hubiera dejado de ser difícil para él, al conectar ese lanzamiento y ponerlo en ese sitio tan lejos como lo hizo.

Los Tigres tuvieron una serie difícil, jugando una defensiva horrible en una mala entrada el domingo, y Cabrera cometió un error entre las múltiples pifias de Detroit.

Pero él dominó en el campo el domingo por la noche, en una forma en que muy pocos jugadores lo han efectuado o lo harán. David Murphy, teóricamente la estrella del partido en la victoria de los Vigilantes, se reunió con la prensa.

“Es grato estar del lado ganador”, dijo Murphy. “Gran partido, divertido, en televisión nacional. Pudimos ser testigos de cómo el mejor bateador en este deporte conectó tres cuadrangulares”.

De Elias: Cabrera es el primer jugador en la historia que tiene un partido con tres cuadrangulares la temporada posterior a ganar la Triple Corona. El domingo, se convirtió en el vigésimo tercer jugador en la historia de Grandes Ligas que se va de 4-4 con al menos tres jonrones, cinco producidas y cuatro carreras anotadas.

De nuevo, se habla de una posible triple corona, como escribe John Lowe. Él es el Ted Williams de esta era, dice Alex Avila.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: