Kalós

Inicio » Actualidad » Supertramp en la filosofía política platónica

Supertramp en la filosofía política platónica

 

Música sabrosa, letra revolucionaria: el valor de Logical

The Logical Song: música hermosa, deleitosa, letra que es revolución pura, altamente virulenta

The Logical Song: música hermosa, deleitosa, letra que es revolución pura, altamente virulenta

El otro día afirmé paladinamente, en este blog, que Supertramp es uno de los pocos grupos pop que van a sobrevivir esta época. Para mí, su música o varias de sus canciones tocan lo que es universalmente humano, lo que es bello, por encima de los gustos de una época. Hoy sigo sosteniendo lo mismo. Pero hay algo que tengo que admitir, es muy curioso. Platón buscaba por todas partes todo lo que fuera conforme al orden, al orden del mundo, al orden del alma, a la que consideraba divina, por ser sensorio de ese orden. En esa búsqueda, el gran filósofo tenía como algo fundamental el encontrar buena música. La música es la base de la educación, para Platón. Pero se trata de una música entendida de manera amplia, se refiere a lo rítmico y armónico y a los discursos que van con éstos, la letra. En La República, él va proponiendo músicas, en sentido estricto, o sea, lo que nosotros llamamos música en cualquier conversación; en ellas busca lo que tenga asociación con la virtud y lo que tenga asociación con el vicio. Va descartando unas y tomando otras. Él ve a la música de manera integral: si un tipo de melodía o de ritmo se usa para bacanales, por ejemplo, la considera dañina y, según él, debe descartarse del buen orden político y de la buena educación de los niños y jóvenes, “para que puedan ir divisando [las virtudes], sus formas mismas y dondequiera que se den”.

Para mí, aunque Supertramp es un grupo perteneciente a movimientos revolucionarios culturales, su música no acompaña, en gran medida, a sus letras. Parece como una quimera, hablando de Platón: una especie de monstruo hecho con retazos de diversos animales, la música verdaderamente bella y letras revolucionarias, música conforme al orden, letras que invitan al desorden público y privado. Al menos, ése es el caso de The Logical Song. Para mí, la más bella del grupo, en lo que se refiere a la melodía; y un esperpento horrible, en cuanto a la letra. Vamos a verla rápido.

En la primera estrofa, recuerda una infancia o una juventud simples, con simpleza casi rupestre, simpleza de vida agrícola, cercana a la naturaleza, los pájaros y su canto: la vida era maravillosa, bella, mágica. Luego lo llevan a estudiar, a educarse, a ser, traduciendo, “lógico, responsable, práctico; alguien en quien se puede confiar, clínico [preciso, me imagino], intelectual, cínico”. Ya aquí, la revolución aparece claramente. Opone una vida natural idílica, a la vida de la razón; y ésta la equipara a ser “práctico”, en británico, utilitarista, pragmático, así como “cínico”.

La segunda estrofa es un poco más virulenta y, en consecuencia, clara. “cuida lo que dices, o te van a llamar radical, liberal, fanático, criminal”: los de “derecha”, es decir, cualquiera que defienda que hay moral, para estos “liberales”, que defienden que nadie diga que hay ningún orden real, mucho menos moral, los de “derecha”, pues, son unos tiranos, que acallan la libertad: “ten cuidado”. Los de derecha quieren que te enlistes (no sé en qué, será en algo relevante en la Inglaterra de la época), quieren que seas “aceptable, respetable, presentable”, es decir, “un vegetal”. Un vegetal, quien diga que el amor verdadero tiene que realizarse en la disposición de entrega radical, en fidelidad, y, por eso mismo, en la disposición de sacrificarse completamente por el amado, por ejemplo, según estos “liberales”, es un ve-ge-tal.

Con el estribillo, entra en mí un sentimiento de compasión: en esa circunstancia, cuando está solo, el muchacho quiere desesperadamente encontrar su identidad: “please tell me who I am”. Es posible, entonces, que la revolución se presente para el pobre “liberal” como única opción, en un mundo que ha abandonado su raíces, lo que le daba sentido, que, para colmo, es lo que da el sentido real a la creación entera, Cristo. La rebelión del liberal, en este caso, parece una contra el utilitarismo y contra el capitalismo y contra una moral que pretende imponerse como normas vacías, sin los bienes a los que tender, a los que amar, que son su contenido profundo. Se entiende a este revolucionario, pues. Se le tiene compasión. Pero no se puede justificar. Por una razón muy simple: su victoria, lo que él persigue, es mucho peor. Los otros quieren poner un orden sobre el vacío, pero un orden. Es algo horrible, pero ahí puede crecer la esperanza de hallar el bien y de defenderlo. El otro es un mundo más vacío y de caos primero. Porque el caos, amigos míos, el caos no puede durar. La promoción del caos es una función del poder; la afirmación del vacío y la inmoralidad es función del poder totalitario, sin frenos. ¿Quién lo frenaría, sobre qué base?

Así, uno oye bajito esa melodía, bella; oye la voz cadenciosa, una armonía deleitosa. Uno no tiene que practicar el inglés con estas canciones. Uno disfruta de la parte bella, lo otro se lo deja a quienes no saben lo que valen, a aquellos por los que tanto tenemos que rezar y ofrecer esos ratos amenos, oyendo una melodía de ensueño. En paz con la esencia, liberándonos, en la verdad, la que nos libera, en esa libertad que es la gran rebelión, estos tiempos de revolución.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: