Kalós

Inicio » Antropología » En la época en que nacía la rebelión de la esencia

En la época en que nacía la rebelión de la esencia

Foto: Adivinen Los Casanova Guerra que es esto??

La Cueva de la Vieja Loca: símbolo de la edad de la inocencia en mi vida

Con una dedicatoria a los viejitos, en la víspera del día de la madre

Y otra a mis chiquitos, que todavía no han salido de la inocencia, por que nunca lo hagan

No se trata de una metáfora, algo como “esta humilde abertura, que esconde abismo profundos, las inmensidades del alma; cuánto brillo en esta morada de Dios”. No se trata de eso. Se trata de que, por allá, por 1975, cuando yo estaba empezando a estudiar en el Liceo Los Arcos, en el camino entre Santa Inés, donde estaba nuestra casa, y La Tahona-Las Esmeraldas, donde estaba (y sigue estando) mi colegio, los lugares en los que aprendí el catecismo, donde hice la Primera Comunión, donde aprendí a jugar fútbol, beisbol, basket, volibol, a lanzar jabalina, a saltar alto y largo, donde conocí a mis más antiguos amigos.

Salíamos por la mañana y, al arrancar en el carro, mi papá emprendía lo más importante: “Señor mío y Dios mío… Bendita sea tu pureza… Ángel de mi guarda, dulce compañía… Yo quisiera, Señor, recibiros…”. Al terminar, más o menos, estábamos en el sector llamado La Naya, de la carretera vieja de Baruta, entre Santa Inés y Las Minas. Ahí estaba, ahí, la Cueva de la Vieja Loca, Mi vaca y Yo, el Castillito de mi hermano, la discoteca La Naya. Ésa era, realmente, la edad de la inocencia, en la que no había mal, en la que mi papá era una especie de representante muy muy directo de Dios y mi mamá era la más bella, no del mundo, y no de todas, sino en absoluto, sin relación a más nada; ahí el NOSOTROS era total, sin fisuras, la confianza y la sencillez no barruntaban las miserias posteriores, las del adolescente y del adulto, las de la época en que me olvidé de Dios y me fui tras las botellas y otros mil sueños que son horrendas pesadillas, carcajadas que son muecas, aspavientos interiores, deleites que abren boquetes en el barril en que nos convertimos, que ya no sostiene el agua, que siempre quiere más, y está rodeado de cadenas.

Más tarde, pasan cosas, estamos revolcados en las charcas de cerdos hambrientos y decidimos volver a la casa del padre. Empezamos a reparar relaciones personales y conexiones interiores. Entonces aparecen sanadores, maestros impresionantes. Para mí, el primero fue Platón, luego Aristóteles. La Biblia fue central, por supuesto, por aquella época leí el Éxodo, Tobías, Job, Isaías, Sabiduría, Macabeos y el Nuevo Testamento en pleno. Descubrí a Santo Tomás, a los rusos, a Shakespeare, Cervantes, el Siglo de Oro, Dante. Muchos más. Pero lo que realmente importa, lo central no es esto o aquello. Lo central es volver a la Cueva de la Vieja Loca, cuando la Fe era sin amenazas, cuando el Amor no conocía sombras, cuando todo era inocencia y sencillez, aunque ahora tengamos la experiencia y la perspicacia y el rodaje. Los invito amigos, ése es todo el asunto, vuelvan al carro con sus papás y sus hermanos, vuelvan a ese NOSOTROS profundo y total, o a lo que en su vida represente esto. Vuelvan a ser esos niños puros, capaces de perdonar todo, de creer y olvidar lo malo, de entregarse en las manos de Otro, cuando la armonía melodiosa de los cantos infantiles era la expresión de la belleza de sus espíritus. Desde ahí vuelvan a ver el mundo con sus más, sus menos, sus altos y sus bajos. Amigos, ahí está el origen de toda rebelión contra esta terrible revolución de drogas, increencia, deslealtad, matrimonios que no perduran, mamás que matan a sus hijos, papás que se desentienden de mamás e hijos. Ahí nace, porque a la pureza del niño le chocan violentamente estas barrabasadas de adultos sublevados. Vuelvan a la pureza infantil, pase lo que pase, nuestro Padre los recibirá, hará fiesta; si nunca lo han abandonado, ese esfuerzo los hará crecer en sencillez, que es tan necesaria. Si lo hacen, muy importante, crecerá el Reino de Dios en este mundo cruel, crecerá la rebelión y todo se pondrá mejor. INFANCIA Y REBELIÓN EN EL EQUIPO DE LA ESENCIA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: