Kalós

Inicio » Política » La reina de Atlantis persigue a los impugnantes de la occulta philosophia (2)

La reina de Atlantis persigue a los impugnantes de la occulta philosophia (2)

Cuento sobre los orígenes del triunfo de la revolución: Isabel I abraza la revolución

La reina de Atlantis persigue a los impugnantes de la occulta philosophia
II.- Tomás de las Grapas se rebela, en nombre del sol antiguo y el orden del mundo, muere un gran campeón
San Edmund Campion: un gran símbolo, fue martirizado por la magia de la corte isabelina, que condenó en él toda la historia de Inglaterra

San Edmund Campion: un gran símbolo, fue martirizado por la magia de la corte isabelina, que condenó en él toda la historia de Inglaterra

Antes de su partida, sin embargo, la reina atlántica ejerció su gobierno mágico y se enfrentó no a quien quisiera impugnarlo, sino a quien estuviere dispuesto a afirmar algún sol trascendente, un meta-sol católico, universal; a quien quisiera sostener que su reinado debía someterse a autoridad superior, que no fuera, por tanto, vasallo suyo también. Son muchos los que, en este período de luz particular, el nuestro, de soles particulares, aunque asociados y que tienden a fundirse, en que parecen estar por cumplirse todos los sueños de la reina de las hadas, son muchos, digo, muchos hijos de estos soles modernos, que reconocen a la reina de las hadas como madre, tía o abuela de la modernidad. Por supuesto, sólo un verdadero catalizador químico, no alquímico, podía reunir y conjugar todas las semillas mágicas, la magia tenía que volverse ciencia, sin dejar de ser magia, el sol debía eclipsar al Sol. Si el fin era el poder y el poder para auto-transformarse en sol, eso sólo se podía lograr con la mayor de las magias, la que nos convertiría en superhombres, la que proveyeron luego otros sabios encantadores. La que anunciara aquel gran heraldo, que sólo era ángelos de perpetradores antiguos, avestruces consumadas: “Dios ha muerto, lo hemos matado”. Pero ésa es otra historia u otra etapa de un drama más amplio…

De la autonomía del reino de las hadas, impugnantes hubo. Un grupo de malagradecidos vasallos, liderados por Tomás de las Grapas y Guillermo el Principal se marcharon a la tierra de Clodoveo-Champaña y comenzaron la defensa del sol antiguo. Esto preocupó a la reina atlántica, que usó de espías y mano dura para apagar cualquier llama que pudiera engendrar algún incendio: Atlantis había estado ya por casi mil años bajo ese sol y abandonarlo requería de grandes esfuerzos y desvelos. La instigación al levantamiento de remisos y su consecuente ejecución se mostró como una vía muy efectiva para mantener el reinado de la magia sobre la isla de las hadas.

El conflicto tuvo una ocasión prístina, un lugar privilegiado, para la eterna memoria y para la contemplación de todas las generaciones futuras. Los de la tierra de Clodoveo enviaron una delegación llamada de los confesores, liderada por el señor Campeón, Campeón Defensor, el confesor o, simplemente, Campeón el confesor.

Pronto fueron detectados por la policía mágica. Pronto fueron apresados y llevados a aposentos dignos… dignos de cualquier alimaña londinense, de la época de Dickens. Pronto recibieron, en huesos y venas, el cariño afectuoso de la magia del reino de la hadas. No fue pronto cuando terminaron de perpetrar el crimen los magos. Antes, se había de desarrollar el debate de la realidad de Helios, es decir, de quién representaba un helios, un sol, verdadero. Pocas oportunidades en la historia han dado lugar a un debate tan formal, tan cargado de sentido, consecuencias, en el que lo que estuviera en la balanza no fuera alguna fruslería, un mero avatar histórico, sino el sentido mismo de la historia. Ni siquiera 50 años de debates en las universidades españolas sobre la justicia de la conquista y sobre el régimen que la misma debía seguir tenían tanto comprometido, no en acciones históricas, sino en el propio sentido de la misma. Estos debates hispanos buscaban en ese sentido; los debates atlánticos fueron sobre el sentido. De su desenlace pendía, pues, de una manera radical, el futuro.

El Campeón trituró en el espíritu a sus acusadores, mostró que el mundo tiene una consistencia, que esa consistencia está ahí para el que la quiera ver, que, en la historia, esa consistencia se desarrollaba de una manera conforme a leyes intrínsecas a los seres que conformaban el universo, que el meta-Sol, creador y gobernante real de todo, había establecido su sol universal, que bajo el cobijo del ese sol universal había nacido y crecido Atlantis.Su condena sería una tragedia terminal: “In condemning us, you condemn all your own ancestors, all our ancient bishops and kings, all that was once the glory of England — the island of saints, and the most devoted child of the See of Peter”. O, lo que es lo mismo: “al condenarnos, ustedes condenan a todos nuestros ancestros, todos nuestros antiguos obispos y reyes, todo lo que una vez fue la Gloria de [Atlantis] –la isla de los santos y la más dedicada hija del [Vicario del meta-Sol, jefe del sol antiguo y universal, nombrado por el propio meta-Sol]”. Atlantis tendría que renegar radicalmente de sí misma, para convertirse, de “isla de santos”, en isla mágica. O, lo que es lo mismo, tendría que sufrir un cataclismo, una tragedia terminal. De eso trataba, precisamente la magia, es decir, el Campeón y los magos estaban, sobre un vector, en la misma dirección, en sentidos opuestos…

Los ideólogos, los magos, bensalianos trataron de contrarrestar dialécticamente las palabras del confesor, pero su victoria sólo podía venir por la magia. Dijo uno de sus jefes: “You must go to the place from whence you came, there to remain until ye shall be drawn through the open city of London upon hurdles to the place of execution, and there be hanged and let down alive, and your privy parts cut off, and your entrails taken out and burnt in your sight; then your heads to be cut off and your bodies divided into four parts, to be disposed of at Her Majesty’s pleasure. And God have mercy on your souls”. O, lo que es lo mismo: “Ustedes deben ir al lugar del que vinieron [a saber: las mazmorras] y permanecer allí hasta que sean llevados a través de la ciudad de [Bensalen] encadenados al lugar de ejecución y ahí ser colgados y dejados con vida; y sus partes privadas serán cortadas; y sus entrañas extraídas y quemadas a su vista. Entonces, sus cabezas serán cortadas y sus cuerpos divididos en cuatro partes, para ser botados a placer de su Majestad. Y Dios [el gran meta-Sol] tenga misericordia de sus almas”. La magia siempre requirió de fuertes dosis de engaño, para hacerse aceptable a los no iniciados en la magia: la magia siempre ha operado en dos círculos, el esotérico, en el que los magos se reconocen magos, y el exotérico, en el que los magos dicen buscar la justicia, en nombre de la tolerancia…

III.- Una apelación en la corte insondable de la historia

En un mundo en el que no se puede usar de la magia, tú puedes recrear esta historia y llevarla por otros caminos, el veredicto puede ser el mismo u otro. Pero deberás defenderla con la filosofía: ¿hay un orden en el mundo?, ¿lo podemos conocer?, ¿de qué dependería?, ¿cómo podríamos estar seguros de que lo hay o de que no lo hay? En la balanza de este juicio, no pesan el poder ni las triquiñuelas ni las trapisondas; sólo se admite la fuerza de la razón y la evidencia. Luego de resueltos estos asuntos, dejaremos al gran meta-Sol el juicio sobre otros aspectos de esta apelación.

Mientras tanto, no tengas miedo de “remover las pacíficas aguas de la epistemología”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: