Kalós

Inicio » Actualidad » Mentiras revolucionarias

Mentiras revolucionarias

Fumadores pasivos y geografía son campos de batalla de la revolución

Gustavo Gutiérrez, pseudo-teólogo, marxista revolucionario: la ortopraxis sirve para terghiversar el mensaje de Cristo, hasta dejarlo irreconocible, hasta que el Verbo divino sea un ateo marxista, hasta que el Amor subsistente sea un promotor del odio. Todo vale

Gustavo Gutiérrez, pseudo-teólogo, marxista revolucionario: la ortopraxis sirve para tergiversar el mensaje de Cristo, hasta dejarlo irreconocible, hasta que el Verbo divino sea un ateo marxista, hasta que el Amor subsistente sea un promotor del odio. Todo vale

Todo el mundo del gnosticismo totalitario, en todas sus formas: marxismo, nacionalismo, cientificismo, tiene como enemigo mortal a Dios y al hombre que quiera ser lo que es, cabalmente. Quien quiera el poder absoluto, no puede admitir competencia o resistencia, un hombre que ve que hay dimensiones humanas supra y meta políticas es un enemy of the people, como dicen en The Inner Circle. Dios, trascendente y todopoderoso, es algo que hace rechinar los dientes de alguien como Marx, que quería todo el poder: “o Dios tiene todo el poder o el hombre tiene todo el poder, una de las dos es una falsedad”. Como el hombre, obviamente, no tiene todo el poder, no tiene ni los latidos de su corazón en sus manos, ni el número de sus cabellos, los cuales no tiene contados; como no se produce a sí mismo, como quiso hacerse creer a sí mismo Marx, entonces, el totalitarismo revolucionario tiene que vivir del engaño y en el engaño. Engaño que no es inocuo ni inofensivo: es el engaño de Orwell: podemos cambiar el pasado, para dominar y asegurarnos que el futuro sea nuestro: “quien controla el presente controla el pasado; quien controla el pasado controla el futuro”. Es también otro engaño que Orwell conoció: “toda dimensión humana es nuestra”: “el que tenga un diario va pa Siberia, ¿qué cree, que tiene una intimidad que se sustraiga a nuestro poder?”.

Así va la revolución, inventando mentiras, sobre todo mentiras en las que los desavisados arrojan el orden, la familia, las instituciones sapienciales, a Cristo, a si Iglesia, cualquier concepción de Dios como amante indefectible del bien, del bien según la verdad, del bien en el orden, fuente de la paz. La revolución es inquietud; además de lo dicho, porque, como dijo San Agustín, “los hombres aman tanto la verdad, que quisieran que aquello que aman fuera la verdad”: en la enfermedad revolucionaria, en la que repites una mentira mil veces y se convierte en verdad, a lo Lenin y Goebbels, eso es inquietud, pues la revolución lleva a muchas distorsiones de ese amor, que no acepta que la revolución esté equivocada, que convierte en verdad lo que sea, mediante la “orto-praxis” de Marx, de las tesis sobre Feuerbach y la Crítica a la Filosofía del derecho de Hegel.

Así, aunque cualquier persona con 23 minutos de estudio de historia de la filosofía sabe que Aristóteles y Platón sabían que la Tierra es esférica… QUE LO SABÍAN, pues veían su forma proyectada en la Luna en los eclipses, porque veían a los barcos perderse en el horizonte y regresar a las semanas o días o meses o años, por la posición d4e las estrellas en el cielo, en los diversos puntos del Planeta, etc., a pesar de eso, digo, siguen engañando a la gente, burlándose de la Cristiandad, mediante vilipendios, calumnias, infamias, difamaciones… contra Dios, diciéndole que, cuando Colón, nadie sabía lo que se sabía desde hacía unos 1900 años, por lo menos. Como la gente no tiene estudio de la historia de la filosofía, no hoy en día, en que lo que se valora, merced a la revolución, denunciada por Matrix o El Club de la pelea, es el consumo y la “eficiencia”, en el peor ambiente de falta de crítica, ignorancia y abulia intelectual de la historia, como la cosa es así, el engaño pasará… hasta los creyentes fieles lo creerán (¡qué tremendo dolor!).

Y esto puede llegar a cualquier lado. En los años 30, Lucky Strike y Eddie Vernays Freud convencían a las mujeres que ellas eran unas “liberadas”, por fumar en público, en una de las campañas sexistas más exitosas de la historia. Desde los 90, unos avispaos y los ecologistas se la lanzaron contra el cigarro. Inventaron unos métodos “científicos” de demostración de que el no fumador era más dañado por el cigarro que el fumador: unas encuestas a la gente enferma en las que le preguntaban si habían tenido fumadores alrededor (Jorge Sayegh, Fumador pasivo ficticio, El Universal, 28-10-10). La gran pregunta es: ¿por qué no hacemos la misma encuesta a los que están sanos? Demostraríamos que el cigarro es la causa de la salud: así sí que tenemos ciencia productiva, brother. ¿De qué trata esta tramoya? Vean Avatar, vean que ahora tenemos en el calendario el día de “la Madre Tierra” y tendrán la respuesta. Materialistas radicales, gnósticos ateos, se asocian a paganos y otros avispaos para lograr el mismo viejo altísimo fin: desbancar a Dios… y, mientras tanto, le metemos una mano a ese negocio tan lucrativo, imparable, que es el cigarro, sobre todo en este mundo de la ansiedad…

Es urgente la rebelión, la rebelión de la esencia… A ESTUDIAR, ¡¡¡¡¡COÑO!!!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: