Kalós

Inicio » Actualidad » La inteligencia no es programa, es universal y es vida

La inteligencia no es programa, es universal y es vida

Cuarto de la serie sobre inteligencia artificial y materialismo

San Juan de la Cruz: meditación elevada y llena de sabiduría y amor: diseñen un programa con estas carcaterísticas

San Juan de la Cruz: meditación elevada y llena de sabiduría y amor: diseñen un programa con estas carcaterísticas

Como se vio en el artículo anterior, John Searle refuta esta creencia en la “inteligencia artificial”. Pero me parece que es bueno hacer dos cositas más. Una es añadir varias razones muy breves para refutar a esta creencia medio loca; razones que pueden servir para ver mejor el asunto, para entender más nuestra mente y para ver mejor cómo el materialismo es inaceptable y cómo es manifestación de voluntad de poder. Y, en segundo lugar, creo que sería muy útil ver cómo estas creencias pasan a la imaginería popular y criticar esto último y así poder ayudar mejor a la gente y entender mejor nuestro mundo. Vamos primero a las razones:

1) Los “científicos cognitivos” dicen que hay que buscar los programas con los que opera la mente, pero eso no resuelve el hecho de que el hombre posee capacidad para realizar una libre asociación de todo lo que uno tiene en el intelecto y la imaginación y lo que conoce por primera vez, que es potencialmente infinito, de manera incompatible con interpretaciones sistematistas, es decir, que interpretan como sistemas (cuadros cerrados) a la mente, como los sistemas de computación, incluso los llamados “expertos”, que pueden “aprender”, pero sólo dentro del rango de lo que sea el ámbito del programa.

2) Una computadora no posee capacidad para dar unidad a todos esos contenidos ni su operación forma una actividad permanente y realmente unitaria, como es la conciencia humana.

3) Los “científicos cognitivos” creen poder hallar el programa de la percepción. Eso negaría que la misma consista, mayormente, en recibir, en que las capacidades cognoscitivas, la inteligencia y los sentidos, “agarren” las esencias y demás rasgos de las cosas conocidas.

4) Todo programa de computación es producido por una inteligencia humana, pero los “científicos cognitivos” creen: A) que la inteligencia humana es programa de computación y B) que se produce al azar. Luego, lo que creen implica más de un imposible y más de una contradicción; luego, es inadmisible: nadie esperaría que una computadora ni sus programas se produjeran al azar; y eso que no se trata de seres vivos y realmente unitarios.

5) Esos “científicos” dicen que descubrimos los programas de nuestra “mente”, diseñando programas para las computadoras y que podemos ver casos en los que la mente, en efecto, trabaja como las computadoras, según los programas: A) claro, si el programa lo halló un hombre y le puso el diseño no a lo loco, sino según como él lo ve, ¿qué tiene de sorprendente que la computadora lo haga como él, un hombre? Ellos creen que es al revés, que el hombre lo hace como la computadora, pero eso es porque están cegados por los prejuicios materialistas o “futuristas” (de ‘futurismo’: forma extrema e infantil del progresismo). Además, puede que el problema se resuelva de tal modo, de manera natural, por lo que no puede haber diferencia entre como la computadora lo hace, siguiendo los pasos con que fue programada (voz pasiva), y como lo resuelven los hombres conforme a como ven (voz activa). B) La computadora recibe el programa, los hombres que supuestamente trabajan como ella, no. C) La computadora no entiende el programa, los hombres sí entienden que entienden. D) Captar no es correr programas, entender es captar, ergo… E) La inteligencia es una capacidad de un ser vivo y su operación es operación vital: ¿hay que dar cuerda al ser vivo o hay máquina que no dependa de una pila o un enchufe, de que le “den cuerda”? F) Uno inteligente puede resolver problemas sin pasos, viendo la solución, que después despliega, ¿opera así algún programa de computación?

6) Finalmente, no hay un programa para hallar los programas. Así, cabe la pregunta: los “científicos cognitivos”, en su [pseudo-] “ciencia”, ¿no necesitan ser ejecución de un programa o es que hay un programa reflexivo que permita hallar los otros programas y hallarse a sí mismo? En este tipo de argumentos, casi siempre, surgen razones de ésas que se vieron en el primer artículo, intereses escondidos (aunque no tanto), voluntad de poder, etc., no de los engañados por los ideólogos, sino de los ideólogos mismos y de aquéllos que, siendo capaces de captar la tramoya, deciden permanecer bailando a su ritmo. Es decir, en los casos en que uno ve que hay hombres que dicen: “el hombre es un esclavo, el hombre no es libre, el hombre es esclavo de las pasiones, todo lo que hace no es sino producto de ellas, incluso sus justificaciones”; y el que lo dice pretende sustraerse, al decirlo, de tales esclavitudes radicales, si no lo hace por ser incapaz de ver que ha sido engañado, entonces lo que está es revelando su voluntad de poder. En este caso, añadiendo a la esclavitud, la ceguera y el ser una especie de robots, para completar la justificación de la subyugación del hombre simple por el hombre ideólogo.

Ha de añadirse un punto aparte, sobre la cultura popular y estas creencias en “inteligencia artificial”. Un desavisado puede creer que esta “inteligencia” radica en la creencia de unos soñadores que ponían a las computadoras a ser realmente inteligentes, no que nosotros somos computadoras y, entonces, no realmente inteligentes, que es lo que los científicos cognitivos creen en realidad: se trata de una bajada de nosotros, no una subida de la computadora. Pero, claro, la alternativa contraria supone una disminución materialista de nosotros y de nuestro intelecto. Ahora, si somos computadoras, las computadoras son nosotros; por eso Steven Spielberg o James Cameron (y un largo etcétera hollywoodense) pueden poner a Halley Joel Osment o a Arnold Schwarzenegger a ser robots-humanos, en vez de poner a los hombres a ser humanos-robot: hay que describir lo que se ve, si tenemos apariencia de libres y conscientes y somos computadoras, las computadoras tienen que ser libres y conscientes, aparentemente. Pero, si no entiendo nada de estos asuntos filosóficos, es más, si me fastidian, porque son propios de oscurantistas medievales, anclados en la era pre-científica, pero tengo un entusiasmo ciego por el progreso, haré la película poniendo al robot a ser humano: libre y consciente realmente. Ésa es la visión radicalmente materialista, cientificista y progresista, futurista, que se impone popularmente en nuestros días. Y que Dios nos agarre confesados…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: