Kalós

Inicio » Actualidad » Agárrense, no veremos extraterrestres, pero llegaron los espíritus

Agárrense, no veremos extraterrestres, pero llegaron los espíritus

Sin Cristo y sin guía, extraterrestres o espíritus o lo que sea, es indiferente

Harry Houdini un enemigo jurado del espiritismo

Harry Houdini un enemigo jurado del espiritismo

“No hay ninguna posibilidad –si Dios no lo permite- de comunicación alguna de los vivos con los muertos. Este tipo de prácticas son un pecado y están totalmente desaconsejadas por la Iglesia. Las más de las veces son un fraude y un engaño por parte de los nigromantes o médiums, pudiendo en ocasiones excepcionales y muy raras suponer incluso el contactar con demonios. Sólo Dios es el Señor de los vivos y de los muertos y en Él hemos de poner nuestra confianza, ruegos, deseos, necesidades, y esperar junto a Él el reencuentro con nuestros seres queridos ya fallecidos” (Vicente Jara, ¿Es posible comunicarse con los muertos?, Info-RIES 271, 09-03-13, escrito para el portal Aleteia).

La cuestión está muy clara: el mundo de hoy está lleno de gente que, como no tiene orientación, desbancado el Cristianismo, cree cualquier cosa. Yo he oído a matriarcas de familia asegurar que, como el hombre es tan pobre, tan mezquino, violento, asesino, tiene que haber extraterrestres, “seres más evolucionados”. ¿Lo ven? Una persona buena, que quiere algo mejor, pero no sabiendo qué pueda ser, arma un potpurrí de lo más heteróclito, aunque con un elemento común: lo que vio en los medios de comunicación. Es algo devastador: una civilización entera lanzada a la estulticia, después de haber alcanzado las cotas más altas de la sabiduría humana. Es algo tan devastador como aquel muchachito ateo, que llegó allí porque le dijeron que el “oscurantismo”, en este caso, la creencia en Dios, en general, y el Cristianismo, en particular, eran opresores, como se ve en el caso de Galileo y demás (¡las típicas mentiras descaradas!). Y, queriendo ser libre, se aferró a la tercera ley de la termodinámica, la evolución, el big bang, el universo causalmente cerrado, de donde concluyó que el hombre es, metafísicamente, una marioneta de causalidades físicas y nada por encima de los protozoarios. Una vez más: el abandono de Cristo lleva a caminos impracticables, a almas inquietas, buenas, que buscan entre sombras, pero los secularistas, los fautores de la sociedad de consumo… de drogas, les obturan la vía a la sensatez, movidos por su encomiable voluntad de poder.

El caso del espiritismo es otra de las desviaciones infinitas en que se ha desperdigado el alma social en las últimas décadas; y cada vez más, en la misma medida en que ha ido avanzando la calumnia y el control educativo y de la información, por parte de descarados enemigos de Cristo. Tan es así que, sabiendo los que saben que el espiritismo es locura y fraude demostrado como tal, no dan a conocer los estudios serios, mientras promueven estas prácticas nefastas, especialmente, para la sanidad mental del público. “No se ha demostrado jamás y no hay prueba ninguna suficientemente contrastada por la que se pueda decir que se pueda lograr contactar con los muertos y hablar con ellos acudiendo a brujos, nigromantes, adivinos o magos de ninguna clase. No es posible. A pesar de lo que algunos crean no hay prueba ninguna. La casi totalidad de los casos son fraudes y engaños tal y como hemos afirmado. Así, los sacerdotes Carlos María de Heredia, S. J. y Óscar González Quevedo, S. J., o científicos como Dmitri MendeléyevMartin Gardner, así como magos (prestidigitadores, y por lo tanto expertos en trucos y fraudes) como James Randi, entre otros, han demostrado sobradamente el fraude de los espiritistas y sus presuntas comunicaciones con los muertos” (ibíd.).

Hay que conocerlos, sin embargo, de modo que, para que lo tengan muy presente, éstos son los modos que adoptan estos falsarios: “usando la tabla ‘oui-ja’, o usando algunos objetos mágicos, o por medio de invocaciones y fórmulas mágicas; o bien, por medio de un canal o un médium, -y así se habla de canalización, o de mediumnidad-; o bien, se puede hacer a través de un brujo o nigromante, que ejecuta los actos mágicos e incluso puede ser poseído por el espíritu del muerto y dominar su aparato fonador, con su boca y sus cuerdas vocales, hablando de esta forma a través de él; o bien, puede ocurrir que el espíritu del muerto domine la mano del brujo o del médium nigromante, y así le hace escribir mensajes -la llamada escritura automática-; o por otras formas cualesquiera” (ibíd.).

Por oposición a todas estas supercherías, negocios de avispaos, tramoyas de quienes nos quieren esclavos, que fomentan nuestra voluntad de poder, para que nosotros mismos botemos el orden moral y nos quedemos sin defensa frente a sus tropelías, confrontando a todos estos malvados, está la Maternidad de la Iglesia y su más denostado órgano de la Misericordia, el Santo Oficio, que, el 4 de agosto de 1856, “dijo en referencia a experimentaciones del entonces llamado magnetismo, mesmerismo o hipnosis, también usado para contactar con los muertos, que era una práctica ilícita: ‘La aplicación, empero, de principios y medios puramente físicos a cosas y efectos verdaderamente sobrenaturales para explicarlos físicamente, no es sino un engaño totalmente ilícito y herético […] Hasta tal punto ha crecido la malicia de los hombres que, descuidando el estudio lícito de la ciencia, buscando más bien lo curioso, con gran quebranto de las almas y daño de la misma sociedad civil, se glorían de haber alcanzado cierto principio de vaticinar y adivinar. De ahí que con los embustes del sonambulismo y de la que llaman clara intuición, […] presumen pronunciar palabras sobre la religión misma, evocar las almas de los muertos, recibir respuestas, descubrir cosas lejanas y desconocidas, y practicar otras supersticiones por el estilo, con el fin de conseguir ganancia ciertamente pingüe […] En todo esto, sea el que fuere el arte o ilusión de que se valgan, como quiera que se ordenan medios físicos para fines no naturales, hay engaño totalmente ilícito y herético, y escándalo contra la honestidad de las costumbres’”. Si quieren ser libres, saquen sus conclusiones: ¿dónde está la sensatez, en la revolución totalitaria o en nuestra rebelión, la rebelión única en el mundo de hoy, la rebelión de la esencia?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: