Kalós

Inicio » Actualidad » Nihilismo, desorientación y el “arte” de la confusión en tiempos de ceguera: arte posmo (A)

Nihilismo, desorientación y el “arte” de la confusión en tiempos de ceguera: arte posmo (A)

Serie sobre estética, subjetivismo e historiografía del arte occidenntal, noveno inning

Mao hizo series de cuadros sobre personajes: en un mismo saco tienes dos símbolos de corrupción humana: Mao y Marilyn

Mao hizo series de cuadros sobre personajes: en un mismo saco tienes dos símbolos de corrupción humana: Mao y Marilyn

Platón, en los libros II a IV de La República, muestra muy claramente cómo el arte es la principal fuente de educación del pueblo. Los revolucionarios culturales del siglo XX lo entendieron de manera muy clara. El Komisar Radeck y el buró central del partido comunista ruso, Bob Dylan o Louis Wirth, al menos desde un punto de vista técnico, son tan herederos de Platón como santo Tomás, Giotto o Dante. El Komisar Radeck y el buró central del partido comunista ruso, al pedir que se escribiera música revolucionaria, Bob Dylan, al ponerle ese cascabel a ese gato, o Louis Wirth, al dar la receta para el cambio cultural de los Estados Unidos, de donde salió, por ejemplo, el suburbio y la quiebra del barrio católico urbano. La música, el teatro, la poesía, la escultura, la arquitectura, la pintura, a las que hay que añadir hoy la fotografía, la publicidad, la televisión, el cine, son esas manifestaciones sociales que forman los caracteres de las personas, por ahí entra la ley o por ahí se desliza, hasta la impiedad. El triunfo sin precedentes de las fuerzas del desorden que tuvo lugar en los años 60 con pocos retrocesos hasta hoy, que puede haber comenzado con la televisión y la música y la legalización de la pornografía, ha fructificado, ramificándose, hasta llenar todo el horizonte de nuestro mundo, de manera muy importante, en la publicidad. Andy Warhol es, entonces, un tremendo resumen del “mal”, al menos en algún sentido: publicidad, cine, actriz-modelo porno, color, luz artificial, vacío, materialismo, pseudo-música estridente para el desorden de las pasiones.

“En un sentido”, porque hay muchos otros sentidos. Uno va a una “galería de arte” y ve un poco de luces de neón o un bloque de concreto con cuatro vigas dobladas irregularmente que le sobresalen, un edificio que parece un papel aluminio arrugado o una paca de tablas apiladas, o un bidet con una imagen de la Virgen María adentro o una figura de Juan Pablo II aplastado por un meteorito o alguna forma de imagen fotográfica distorsionada hasta lo monstruoso de la Madre Teresa o una película en que se exalta todo tipo de vicios o programas de televisión de canales “culturales” en los que se habla por horas de desviaciones de adolescentes o de comida… Uno va a presenciar estos espectáculos y no puede más que llenarse de estupor, de asombro, cuando oye que se trata de “arte”. No se puede sino concluir, con Rodolfo Papa, que se trata del viejo cuento de Hans Christian Andersen: El nuevo traje del emperador. “Mira, qué bello, qué profundo, qué increíble” / “yo veo un bloque de cemento con unos cincelazos que parecen dados a lo loco” / “pobre, no ve” / “disculpa, te oí, ya que eres tan iluminado, dime qué vez” / “arte” / “aaaahhh, eso ves tú, ves el traje del rey, pero, una cosa: ¡el rey está desnudo…!”. Y eso es en un caso “positivo”, uno en el que no se trata de un bidet con sucio y blasfemia u odio irreligioso.

No se trata ya de la armonía y la integridad que encantan, porque son luz, esplendor del ser, como cualquier ser humano, sin 1000 toneladas de relativismo y revolución cultural encima, puede ver. “En los últimos diez años, se ha ido consolidando una concepción de la belleza separada totalmente del conocimiento sensorial y racional, divorciada totalmente del placer estético y de la experiencia común. Se trata precisamente de un ‘concepto’ de belleza construido por algunos teóricos sin nexo alguno con la realidad y con la visión. Sobre la base de este presupuesto, nacieron, contemporáneamente, diversas tipologías de arte, hermanadas por esta esotérica concepción de la belleza (belleza como ausencia, como falta de armonía, como algo extraño…). En estos ‘objetos’, no se llega a apreciar la belleza de ninguna de las maneras, pero algunos adeptos a estas obras, dicen que la belleza sí que está presente” (Papa, La “belleza” que no es, Zenit, 01-02-11). Él dice 10 años, yo tengo 43 y no recuerdo mi vida sin escenas como la descrita por él en su artículo, aunque modificada por mí aquí. Estamos varios pasos más allá de la estética como materia, pigmento, geometría.  Se ha llegado a lo “dionisíaco” nietzscheano, en su forma pura: pura efusión de interioridades humanas “depuradas” de cualquier principio de orden o comunicación racional. Es, por ejemplo, el “arte pobre”, nacido en Italia, en los años 60 del siglo XX, precisamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: