Kalós

Inicio » Actualidad » Papa Francisco: “esta era de los mártires”, 300MM de perseguidos

Papa Francisco: “esta era de los mártires”, 300MM de perseguidos

Más que en Roma, hoy se da la era del mártirio

El Cardenal Francisco Xavier Nguyen Van Thuan, víctima de los comunistas vietnamitas, estuvo preso 19 años, de los que 13 fueron en aislamiento. Él nos cuenta sobre los centenares de miles de mártires del Vietnam

El Cardenal Francisco Xavier Nguyen Van Thuan, víctima de los comunistas vietnamitas, estuvo preso 19 años, de los que 13 fueron en aislamiento. Él nos cuenta sobre los centenares de miles de mártires del Vietnam

“La era de los mártires no ha terminado, aun hoy podemos decir en verdad, que la Iglesia tiene ahora más mártires que en los primeros siglos. La Iglesia tiene muchos hombres y mujeres que son difamados por la calumnia, que son perseguidos, que son asesinados por odio a Jesús, por odio a la fe: algunos son asesinados porque enseñan el catecismo, otros son asesinados por usar la cruz. Hoy, en muchos países, son difamados, son perseguidos. Son nuestros hermanos y hermanas que sufren hoy en esta era de los mártires“, afirmó (La calumnia busca destruir la obra de Dios y nace del odio, advierte el Papa Francisco, ACI/EWTN Noticias, 15-04-13).

Se trata de la época en que el 80% de los crímenes de odio religioso en Europa son contra cristianos, aunque haya toda la propaganda antimusulmana que se pude ver sin mucho esfuerzo. En una época en que en Occidente se despliegan tremendas campañas públicas contra los seguidores de la Media Luna, la campaña anticristiana es un poco menos visible, en el mismo sentido en que, para un parisino, su acento es imperceptible: es parte del paisaje, es tan natural, está tan mezclado con todos los demás elementos, que nadie ni se da cuenta… salvo, claro, el Papa, Christianophobia in Europe, y los miles de personas que son perseguidos todos los días, en todos los países del Occidente, antiguamente católico, del que sólo un país, los Estados Unidos, nacieron bajo la égida de la Iglesia. Hay lugares en los que es un serio riesgo para la vida, como en el Sur de Italia, donde la mafia no desea que haya católicos dispuestos a luchar por la justicia, o en determinadas partes de Colombia, en las que la Guerrilla hace lo mismo. Tienes la opresión de la Iglesia en Cuba; las amenazas del chavismo en Venezuela; y la tremenda espada de Damocles suspendida sobre los verdaderos cristianos de Argentina, Canadá o los Estados Unidos del mesías Obama y su Reforma de Salud, que no es sino una prohibición disfrazada de la libertad religiosa de conciencia de los católicos. También puedes darte cuenta de cómo en Bélgica o en el Reino Unido predicar el Génesis o la Carta a los Romanos puede acarrear prisión, elevadas multas y reeducación, así seas obispo, por liberales defensores de la tolerancia y los derechos de los LGBT. No prohíben la Biblia, pero, si la lees, vas preso, a menos de que leas lo que ella no dice: que la Misericordia de Jesús se opone al orden que el Creador dio al mundo y a la Justicia divina. Y esto es en las tolerantes naciones de Europa y América, en Occidente, cuna del Progreso, tierra de la libertad absoluta, la libertad de indiferencia ockhamiana.

¿Qué será de Polonia para allá o de Turquía para allá, para el este? ¿Qué será en Arabia, en países musulmanes no árabes (Turquía, Irán, Irak, Nigeria), en la India, en China? En estos países, para varios centenares de millones de cristianos, ser lo que son, lo que para ellos es más íntimo, más importante, ser cristiano, es ser potencial mártir en sentido literal. En la China que elabora el plan de persecución de la Iglesia en Cuba, en 1.959, nadie debe extrañarse; en ese país, la encarnación viviente de mammón, para sus adoradores de hoy por hoy, ser obispo fiel a Roma es pasar 20, 30, 40 años de la vida desaparecido, nadie sabe sometido a qué torturas, qué vejaciones. Los cristianos de la India, casi que sostienen al país, 2,1% de la población mantiene porcentajes enormes de los servicios de salud y de educación (entre 25 y 30%); y, sin embargo, viven en el terror de cualquier rebrote de fanatismo hindú. En Irak, antes de la guerra que llevó a ese país la idolatría democrática occidental, de nuevo, del Occidente devenido en anticristiano, o sea, que reniega de sí mismo, había una comunidad cristiana más antigua, mucho más, que el Islam árabe, una comunidad que data de los tiempos apostólicos, una comunidad de un millón de fieles. Ahora, luego de los mil ataques terroristas y por la confusión de cristiano y occidental (¡qué injusticia!), luego de esos ataques y del la estampida que generaron, quedan 300.000: ¡! (LLANTO). No se diga nada de Timor Oriental, el país más católico del Asia continental, arrasado por Indonesia, el país con más musulmanes en el mundo, con la anuencia y la alcahuetería de Estados Unidos, Inglaterra y Australia, luego de su independencia de Portugal, en los años 70 (véase la película Balibo, de Anthony LaPaglia). No se diga nada de Myanmar, Sudán, Nigeria y paremos de contar. El cristianismo es la religión más perseguida del mundo, by far: 300MM de cristianos perseguidos (sin contar lo que sucede en Occidente “tolerante”).

Lo más horrible es que eso no sale en ningún periódico, las de injusticias, la de heroísmo descomunal, las de generosidad. NO ES QUE NO SEAN NOTICIA TANTOS Y TANTOS GESTOS. ES QUE ELLOS SON UNA REFUTACIÓN DE LA IMGAN QUE PRESENTAN LOS QUE ODIA A CRISTO. Para ellos, 1000 curas pedófilos, de varios centenares de miles, en 50 años, son noticia: porque sí conviene a la imagen que quieren presentar. Es el odio del que habla el Papa. Es la acedia de la que habla el padre Horacio Bojorge: una actitud que va de la indiferencia al odio a Dios y a los bienes que le pertenecen y que a Él se refieren. Esos comerciales “posmo”, que ridiculizan símbolos religiosos, toda esa burla es expresión de ese odio, que, dice el padre Bojorge, tantas veces se ha derramado en ríos de sangre en la historia. De sangre de semillas de cristianos, como dice Tertuliano en la Apología.

Vivamos alertas, que nos lo requiere el bien y la justicia y la piedad, como dice Don Quijote: el agradecimiento es lo que se debe a aquéllos que nos han dado bienes que no podemos pagar: ese agradecimiento es piedad. Eso es lo que debemos a tanto héroe. Son Cristo redimiendo al mundo. Son Él, los héroes de la gran rebelión, la de la esencia. Son Él y es el mismo sacrificio. Es lo que dice Peguy (El misterio de la caridad de Juana de Arco. Citado por Chevrot, en: Nuestra Misa): es Él que “está allí. Está allí como el primer día. Está allí entre nosotros como el día de su muerte. Está allí eternamente entre nosotros, igual que el primer día. Su Cuerpo, su mismo Cuerpo, cuelga de la misma Cruz. Sus ojos, sus mismos ojos, tiemblan con las mismas lágrimas. Su Sangre, su misma Sangre, mana de las mismas llagas. Su Corazón, su mismo Corazón, sangra con el mismo mal. El mismo Sacrificio inmola la misma Carne, el mismo Sacrificio derrama la misma Sangre. Es la misma historia, exactamente la misma, eternamente la misma, que sucedió en aquel tiempo y en aquel país; y sucederá todos los días de toda la eternidad, en todas las parroquias de la Cristiandad”.

Anuncios

1 comentario

  1. carlos dice:

    ¡Por fin alguien dice estas cosas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: