Kalós

Inicio » Actualidad » Sex drugs and rock and roll entra a los seminarios de curas

Sex drugs and rock and roll entra a los seminarios de curas

Pablo VI lo dijo: “el humo de satán ha entrado en la Iglesia”, se trataba de la rebelión de muchos curas, en nombre de la contracultura, después se extrañaron de los problemas de pederastia, que datan de esta época
Andy Warhol y su "arte" pop, uno de los símbolos potentes del mundo posmo de la contracultura

Andy Warhol y su “arte” pop, uno de los símbolos potentes del mundo posmo de la contracultura

El mundo ha sido barrido y se le ha pasado la aplanadora y la trituradora. La debacle actual no se compara a lo que quedó en el mundo Mediterráneo, luego de casi siete siglos de locura imperialista, de Egipto y Asiria a la victoria romana: aquí quedaron religiones y moral y cierta inquietud, que preparaba la victoria de Cristo, en tan poco tiempo. Roe vs. Wade, esa decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos que, en 1.973, dijo que la vida de los débiles vale menos que el arbitrio de los fuertes, es una prueba. No se puede pedir una definición de nihilismo, que sea a su vez una claudicación mayor del derecho, por parte de su máximo representante en el país más creído de la historia (honor disputado, sin duda: ejemplos hay muchos). La victoria de los carteles colombianos de la droga, así como el honor de ser revolucionario o la mezcla de ambas cosas que es ser jefe de la guerrilla colombiana, dan otros ejemplos muy importantes. El suicidio juvenil como problema social, sobre todo, de países “desarrollados”, ilustra el punto de manera poderosa.

Eso fue lo que quedó en la época en que muchos tienen como estado mental habitual al “posmo”. El posmo es algo muy singular. La mal llamada “ilustración” es una guerra declarada, en nombre del dios humano, contra el Dios verdadero. Por eso, su culmen es Kant, promotor del culto a la diosa razón y del hombre como poseedor de ésta. El posmo es una guerra de la diosa nada contra el Dios verdadero y contra los dioses de la modernidad. Es una barrida: es desbancar al sentido verdadero no para sustituirlo por algún usurpador; es des-bancar al sentido, para dejar al banco vacío. Es nihilismo puro y sin disfraz. Ahí, sólo queda el poder, luego de la orgía de inmoralidad “juvenil”… No, es un usar esa orgía, para que ni se den cuenta de las violentas cadenas que los oprimen: ella es la anestesia y, en lo que tiene de drogas, lo es, literalmente… De nuevo, es The Matrix. Es Andy Warhol y su arte “pop”, con sus series sobre Marylin y sobre Mao… es él y Velvet Records promocionando la “música que sacudió al mundo”, el Hard Rock, convertido luego en Heavy Metal; es él convirtiendo el arte en campaña publicitaria de compañías comerciales, es él vaciando todo lo valioso, como si fuera un cartón de huevos podridos. Es el arte pobre, echando un poco de ladrillos en una sala, iluminándolos con luces de neón, poniendo estatuas remedos de obras maestras clásicas, hechas de plástico, en un lenguaje esotérico… montado, claro, sobre un metalenguaje, derivado de lo natural, pero todo diseñado para decir que no hay sociedad, no hay vínculos, no hay verdades, bienes y belleza que nos unan… Es una claudicación, en la que sólo cabe la inmoralidad sin ningún freno: el totalitarismo. El enemigo, entonces, es uno solo: La Iglesia, la que dice que hay un orden y un Dios verdadero y un lugar del hombre en el orden y responsabilidad…

La Iglesia tiene que estar en la mira… LO ESTÁ… Los jóvenes fueron la presa de esta revolución, a ellos va dirigida especialmente. Un joven revolucionado no puede ser cura y sólo puede ser un padre irresponsable, soltero o en un hogar desechable. Un joven revolucionado es un contestón, ignorante, abúlico intelectual, borracho y, muy posiblemente, adicto a las drogas. Un joven revolucionado es un futuro viejo verde, un futuro viejo quedao en la nota o un futuro pobre viejo deprimido, un alma despedazada. Y, así, la revolución se hará tradición. Un ejemplo: los eventos que tuvieron lugar en Inglaterra, en agosto de 2.011, una rebelión casi general de los muchachos de ese país, un disturbio público de enormes proporciones, que arrastró a una gran parte de la juventud del país, uno de los que están a la vanguardia del mundo de hoy, uno de los más desarrollados. Hubo, pues, quienes quisieron esconder la naturaleza del fenómeno, pero no se puede esconder lo inocultable: “Definiendo los enfrentamientos como una ‘llamada de atención’, el premier ha identificado las causas de los enfrentamientos como un ‘colapso moral’ de la sociedad británica […]. Según el Specialist Crime Directorate de Scotland Yard, Londres cuenta hoy con 257 ‘street gangs’ o bandas callejeras (The Telegraph, 10 de agosto). Al principio de la lista de Cameron de las cosas que no van bien en la sociedad británica, destaca el fenómeno de los numerosos niños obligados a afrontar la vida sin padre o sin un varón adulto capaz de ejercer de modelo […]. Para Philip Johnston, los enfrentamientos de Tottenham o Croydon evidencian las consecuencias nefastas de la disgregación de la familia, un desarrollo que se ha traducido en el emerger de una generación de jóvenes que no tienen ninguna restricción moral”.

El fruto más granado del secularismo revolucionario, el que le ha venido a dar la victoria mundana y temporal, la revolución sexual, aparece como causa poderosa generadora de marginalidad cultural ilustrada, la defección de la vida civil y la humanidad. “También Joanna Bogle ve en el colapso de la familia tradicional una de las causas principales de los saqueos y señala a lo ‘políticamente correcto’, tan de moda en ciertos ambientes políticos o pensadores considerados. ‘La promoción de las familias sin padre se ha convertido en la posición políticamente correcta en materia de política social’, afirma en la web MercatorNet (12 de agosto). ‘Incluso sugerir que los niños prosperan cuando tiene un padre y una madre unidos en matrimonio y dedicados a la vida de la familia, ha sido objeto de burla y de denigración’, continúa. Como recuerda Bogle, desde los años ’60 el porcentaje de niños nacidos fuera del matrimonio ha subido del 5% a más del 40% en Gran Bretaña” (Paul de Mayer, en Zenit, 23-08-11). Se podría seguir abundando en el ejemplo, pero con esta ilustración es suficiente. La contracultura lo logró, es lo que hay que decir. Generó sus Jennys de Forrest Gump… y a sus hijos, pero sin ese papá. ¿Qué queda? El hijo de una vida antinatural, destrozada, cegada: ésa es la sociedad de hoy, en todos aquellos que no tuvieron la suerte de nacer de padres a los que no alcanzó o que vencieron a la revolución, casi invariablemente, católicos.

Pero el asunto tiene una caída o dos. En ellas está el ataque a la Iglesia. Lo primero es lo que dice Platón, en La República, libros II y III: el régimen social forma los caracteres; esta sociedad es revolución; ergo: los hijos de esos padres no tenían mayor oportunidad, en casos cada vez más numerosos. Por otro lado, eso padres o la inmensa mayoría de ellos no estaban preparados para responder: ¿qué iban a saber mi papá y mi mamá que no podían dejarme ver los Picapiedras, si los presentaban en Venevisión en horario infantil y eran “comiquitas”? Así sucede con todo: ¿cómo iban a saber que no me podían dejar ir a casa de Lalo, cuyo papá era un adicto a la pornografía y la tenía expuesta en su casa, si era un compañerito del colegio católico, que hizo la Primera Comunión conmigo? Esto es sólo una mínima muestra. Pongamos otra: ¿cómo iba a responder yo a los 13 años a mi profesor de historia que, leyendo el libro de texto, me decía que Cristianismo es Edad Media y Oscurantismo, que Colón le enseñó al mundo que la Tierra no era plana, que las Cruzadas eran malas, que Venezuela es los chacao y los tamanaco y los caracas y los caribes y los timotocuicas y no un país occidental, con un a institucionalidad y una cultura cívico-religiosa sembrada por los españoles padres verdaderos de mi patria? Pega todos estos ejemplos: no había mucha oportunidad. La única oportunidad era la rebelión de la esencia… Ésa es la que yo emprendo ahora, por amor a Cristo y a la Humanidad, por amor a mis hijos y a mi esposa, por amor a mi patria y a la institucionalidad, por amor al aporte de tantos santos y sabios de los siglos, de tanto mártir y prohombre, por amor al esplendor, por amor a la esencia. En el próximo concluyo esta cuenta de la revolución atacando a la Iglesia…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: