Kalós

Inicio » Actualidad » Sex drugs and rock and roll entra a la Iglesia

Sex drugs and rock and roll entra a la Iglesia

“Es la más grande confrontación de la historia” (Juan Pablo II)

Niño varón ve en la televisión a la barbie, está absorto, hipnotizado; piano y juguetes son sólo partes del paisaje

Niño varón ve en la televisión a la barbie, está absorto, hipnotizado; piano y juguetes son sólo partes del paisaje

La revolución se hizo casi imparable y nuestros padres eran no match para ella, no representaban competencia. Por esa vía entró la revolución a la Iglesia, devastando la vida de los laicos. Así, muchos de éstos perdieron la Fe, sea completamente o sea como gente que se hizo contestataria: católicos protestantes, que aceptan lo que les dé la gana, que están metidos en esa locura de la “religiosidad a la carta”, que es el new age, “espiritualidad” representativa de la revolución, desde la época de “this is the age of Aquarius, Aquarius” y Woodstock y, antes aún, desde los beats y Jack Kerouac. A veces, muchas veces, incluso creen que pueden ser católicos y new age. Y eso, como no podía ser de otro modo, tiene una fuerte carga moral: si el new age te dice “drógate y sé feliz” o “no hay moral, eso es de no iluminados”, entonces se facilita mucho ser católico así. La otra manera es una más abierta y clara: el catolicismo progresista: la contradicción en los términos nefasta, la “teología de la liberación” y sus formas de dominación por la mentira: democratismo católico, indigenismo, etc. Digamos que ésas son las vías más comunes de la cultura, en los hogares que permanecieron católicos, aparte de las nombradas en el artículo anterior. Así se destruyó la vida de los laicos.

Pero también se vio afectada la de los sacerdotes, por esta vía, aunque haya otras más directas. Para empezar y como dije antes, las vocaciones cayeron vertiginosamente, de manera proporcional a la pérdida de la Fe y de la desmoralización. Aunque no de manera exactamente proporcional: hubo muchas vocaciones de gente afectada por estas mentalidades: curas muy malos vendrían. No digamos nada de los curas que, en su nueva soledad, en Iglesias vacías de fieles, iglesias que ayer estaban a reventar, se lanzaron a la modernidad, para agradar: ¡qué de ascos en los sonidos de la Misa, incluyendo a la contradicción en los términos: el rock cristiano! Y no se diga nada de las homilías sobre problemas partidistas, los sermones sobre sentimientos bellos, las pamplinas relativistas desde el púlpito y pare usted de contar, porque no vale la pena entrar mucho en los asuntos de Cristo-proletariado, Cristo-revolucionario, Cristo-lucha de clases, etc. Ni, tampoco, de las misas inválidas por los desafueros de los curas que querían estar en la sintonía, en la nota, en la onda, de los hippies o de sus hijos.

Pero hubo ataques más arriba. No me voy a extender sobre el asunto, pero puedo dar dos ejemplos y poner un comentario importante

Malachias Martin, SJ, cura modernista, infiltrado en el concilio, asalariado, terminó con un Ferrari y huyendo con la esposa del que le pagaba por su guerra sucia dentro de la Gran asamblea

Malachias Martin, SJ, cura modernista, infiltrado en el concilio, asalariado, terminó con un Ferrari y huyendo con la esposa del que le pagaba por su guerra sucia dentro de la Gran asamblea

a los mismos y, después, uno general.  Primer ejemplo: El Concilio Vaticano II. El Concilio fue algo muy bueno, algo muy necesario: estos movimientos mundanos, este horror requerían de una Iglesia preparada, conocedora del campo donde debía sembrar la Palabra, sí como de las lacras que debía enfrentar para llevar la Verdad y el Amor de Dios y su Belleza. Pero había un riesgo descomunal, que había que correr, sin embargo; un riesgo de, al menos, dos cabezas: 1) los poderes de un mundo tan odiador del orden, de Dios y de su Sacramento, materialmente imparables para la Iglesia, iban a tratar de desviar a la Madre y Maestra, 2) dentro de ella había una corriente de ya más de un siglo, de gente comprometida en convertirla en un partido político y en una academia positivista o kantiana o aún nietzscheana. Amabas cabezas iban a obrar conjuntamente, sin mucho pudor. Por supuesto que, en el lenguaje y en algo del “sabor” los documentos conciliares tuvieron influencia del mal, que no tocó para nada el fondo. Otra cosa fue lo que dijo el Papa Benedicto el 13 de febrero a los sacerdotes de su diócesis, Roma: el concilio de los medios de comunicación: se dieron festín engañando al público, generando confusión en los fieles, incluso en mucho cura, lo que dio lugar a mucho del desbocamiento que describí antes.

Segundo ejemplo: los trabajos preparatorios para la elaboración y publicación de la Encíclica Humanae Vitae, de Pablo VI, 1.968, sobre moral sexual y bioética. Rockefeller pagó la infiltración; de un comité de 15 asesores, 9 querían que la encíclica fuera la preparación de Roe vs. Wade y el desmadre que ha venido en su estela: 1.720 millones de embriones, bebés chiquiticos, asesinados por sus mamás y los profesionales encargados de su salud: los médicos. Pablo VI se plantó y sacó su texto profético. Triunfó la vida.

Así (y éste es mi comentario), en el momento del que seguramente es el ataque más grande y consciente en la historia de la Humanidad al Sacramento que Dios instituyó para la salvación de ésta, se vio de manera más clara cómo se cumplen las profecías de Cristo: la de la cizaña, que sembraría su enemigo, para dañar siquiera un poco su campo; y la de las puertas del infierno, que no prevalecerían contra Ella. Qué tremendas razones para creer en el mundo de hoy. La peor y más grande y mentirosa de las revoluciones ha venido a ser un episodio más de la misma historia: la invicta estabilidad de la Iglesia. Por supuesto, no todo es luz, ahí está la cizaña, no se nos esconde, esa cizaña son los curas ateos de Bultmann y sus hijos, los de contradictorio nombre, “teología de la liberación” (liberación es ateísmo marxista), ahí están los liberados sexualmente, los abusadores, los que se quieren casar, los que quieren tener sexo libre, los pedófilos (mayormente de los 60, 70 y 80: la época del auge de la revolución en la Iglesia). Ahí está todo esto. Y está la defección imponente de fieles laicos. Lo mismo que la consecuente caída de vocaciones. Pero la Iglesia sigue siendo la religión más numerosa del mundo, la institución más vigente, la más antigua y venerable, la más estable, sin nada que se le compare. Toma tu tomate…

Finalmente, un último comentario: hoy se dice mucho que la Iglesia lo ha hecho mal, que por eso ha perdido terreno y vocaciones. ¡¡¡FALSO!!! Eso no tiene que ver nada con lo que está pasando. Lo que hay es una tremenda revolución, abran los ojos. Si no lo hacen, sí que se van a quedar sin respuesta. Lo que hace falta es una pastoral que sea rebelión de la esencia. Una pastoral que diga a los papás cristianos sobre los riesgos de los videojuegos y la televisión, la “música” pop, el cine, las discotecas y pare de contar. Una como ese micro de EWTN sobre la internet y la salvación y el amor de Dios: “si te lleva a Dios, bienvenido; si no, para la porra, que no ganas nada”, dice, más o menos. Y, en lo que se refiere a los críos: por Dios, no los dejen estar ahí solos, antes de los 18 años, no les den teléfonos con posibilidades ilimitadas, etc. ¿Qué les pasa, no los quieren? Que haya este cambio, en 20 años habrá un renacer de las vocaciones como nunca antes.

Ésta es la rebeldía verdadera, no la de los “punk”, la rebelión de la esencia. Se vencerá al new age, al orientalismo, a la inmoralidad cuando todos nos pongamos con responsabilidad a amar, a sintonizar con el amor verdadero. No hay otra vía, la rebelión, la rebelión de la esencia, en estos tiempos de revolución…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: