Kalós

Inicio » Actualidad » Kosinski-Ashby, Desde el jardín

Kosinski-Ashby, Desde el jardín

Un jardinero “diente roto”, la obra de Pedro Emilio Kosinski o de Jerzy Coll

La película Desde el Jardín, recuerda a Pedro Emilio Coll, un escritor venezolano de hace 100 años. La obra más famosa de Coll es El

La caminata sobre las aguas de Sellers: ¿es anticristiana o es crítica a otra cosa? Mi apuesta: anticristiana

La caminata sobre las aguas de Sellers: ¿es anticristiana o es crítica a otra cosa? Mi apuesta: anticristiana

diente roto, un cuento sobre un rematado tonto, sin nada en la mente, que, como tenía un diente roto y se dedicó a tocárselo con la lengua, cobró fama de ser un pensador. Esa fama lo catapultó a los más altos cargos, hasta la dirección del Estado. Claro, hay notables diferencias entre una y otra historia, pero, para aquellos que gustan de buscar las cinco patas del gato, hay que aclarar de entrada: en lo esencial, Chauncey Gardiner es el diente roto o el diente roto es Chance el Jardinero (Gardener). La obra venezolana denuncia la vaciedad de la “opinión pública”, el “cría fama y acuéstate a dormir”, mezclado con el “el labrador no sabe cómo crece la semilla y ya sea que vele o que duerma, ésta germina, crece de igual forma, sin que él sepa cómo” (Mt. 4,26). De la misma manera, la obra del polaco-estadounidense trata sobre ese tema: una fama que se cría sin obra alguna del labrador, del beneficiario de la misma.

Pero, bueno, a pesar de todo eso, hay símbolos muy importantes en Being There, que interesan mucho a este blog. Símbolos que, puestos en las pantallas de Hollywood, cobran pleno sentido. Para empezar, es una gran burla al pueblo estadounidense, enchufado a las pantallas de televisión. Aunque nunca debe agradar a una persona que aprecie el decoro este tipo de ironías contra un pueblo en general, algo de bueno tiene la película y es su devastadora crítica de la relación de cada personaje con la televisión, al menos, del propio presidente estadounidense y de Chance. La idiotez de este último procede de la caja boba; mientras que la impotencia del Bobby, aunque causada por sentirse minimizado y ridiculizado por Gardener, tiene mucho que ver con su imagen en la tv. No se puede denigrar de un pueblo, pero sí se pueden usar exageraciones alegóricas para prevenir contra los excesos de cosas como la tv.

Sin embargo, en mi opinión la principal de esas referencias simbólicas es la más que descarada afrenta a Ayn Rand, la famosísima autora ruso-estadounidense de novelas y obras “filosóficas”, ideológico-filocapitalistas. Ella es la que da nombre a los esposos que lanzan al descerebrado jardinero a la fama.

Kosinski es polaco y judío, con cierta simpatía por el socialismo. Rand es rusa, judía, feminista, atea. Ambos escritores son advenedizos, ligados al cine y, obviamente, la literatura. Rand es anticomunista rabiosa, que participa incluso en las campañas anticomunistas de de los 40 y 50, de la campaña de McCarthy; mientras Hollywood detesta a aquel senador católico, por su atracción imparable hacia lo que ellos llaman allá “liberalismo”, que es comunismo más o menos aguado, así sea para la presentación y no para la realidad. Rand es capitalista radical, entre las personas más capitalistas de la historia, si no la que más: madre intelectual de Alan Greenspan, presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos de 1.987 a 2.006, por dar un ejemplo. Por su parte, el director de Desde el Jardín, Hal Ashby, es un hippie, amigo de Norman Jewison, realizador de Jesucristo Superstar, y de Warren Beatty, realizador de Reds, esa oda al comunismo ruso y al partido comunista gringo de la época de la revolución rusa. Rand tiene como filosofía a “la racionalidad del auto interés”. Con esto, quiero que se considere probada la referencia de la película a la autora más importante del “conservadurismo” estadounidense de los últimos 80 años, la que ha vendido más libros, la que formó la escuela más visible y duradera. Así, es muy claro lo que muestran otros rasgos de la cinta (como la escena en que le dan a unos chinos unos palitos para comer y los mismos eran fabricados en Taiwan…): Desde el jardín es un ataque frontal a ciertos rasgos de los Estados Unidos, ataque del tipo que emprenderían los defensores y dolientes de los traidores, que, en los 50, eran condenados a muerte por las cortes estadounidenses: Ethel y Julius Rosenberg, espías rusos capturados… Es un sangrar por la herida de unos cripto-comunistas, que quieren la victoria de ese país sobre el suyo propio o el que los acogió, en la Guerra Fría.

Aunque Kosinski y Ashby muestran cierta simpatía por la mujer que, siendo la gran cabeza del conservadurismo defiende que la homosexualidad no debe ser prohibida, defiende al aborto, está a favor del estado de Israel, es contraria a la guerra de Vietnam, la adversan duramente, por anti-comunista y capitalista radical. Ésas son las coordenadas de la película. Es un ataque bien inmoral a muchos objetos valorados por la sociedad estadounidense contemporánea. Es un diente roto anti gringo, porque es procomunista y anti-capitalista.

Por eso, el presidente que, ante Gardner queda impotente, es Bobby, porque Rand apoyó a Barry Goldwater en las elecciones del 44; y, por eso, Rand autoriza a Eve a buscar a Chance: en el 56, Ayn Rand comenzó un romance estable con su discípulo Nathan Blumenthal (luego llamado Nathaniel Branden), con la anuencia de los esposos de ambos, haciendo de alcahuetas de no sé qué tipo. Cualquier revolucionario sexual, cualquier Hippie querría que este fuera el ejemplo de los “conservadores”: no puede haber un mundo mejor. Y, como el capitalismo es el ámbito en que florece el comunismo, como sabía perfectamente Marx y lo expresó así en El Capital, desde este punto de vista, los realizadores tenían que desear este “enemigo”.

De un plumazo, se burlaron del enemigo de manera inmisericorde; y se forjaron al que querían en la acera de enfrente. Pura ganancia. Eso es, el fondo de Desde el jardín: película de la revolución.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: