Kalós

Inicio » Actualidad » A esa velocidad, nunca vas a alcanzar a los alienígenas: los medios de transporte espacial

A esa velocidad, nunca vas a alcanzar a los alienígenas: los medios de transporte espacial

Quinto de la serie Todos contra Dios

En esta carcacha, la cumbre del progreso, no llegamos ni a la esquina, en un millón de años

En esta carcacha, la cumbre del progreso, no llegamos ni a la esquina, en un millón de años

El artículo anterior deja nuestras posibilidades de hallar algo casi en cero. Sin contar con que pone las posibilidades mismas de que haya vida muy mal paradas, hermanitos. Y eso es sin contar con la tremenda diferencia que hay entre la vida vegetal, la animal y la inteligente, la inconmensurabilidad de la inteligencia y toda otra forma de vida, lo escasa que es, en el número y en el tiempo, en consecuencia, la vida humana en proporción con el resto de los seres vivos. Pero, haciendo abstracción de esto, hay algunos que contraatacan, arguyendo que esa nulidad de nuestras esperanzas de hallar vida extraterrestre se debe a la inadecuación de nuestros actuales medios de exploración, pero que eso puede cambiar. Para empezar, la exploración no ha sido nula, se ha encontrado mucho, sólo que eso que se ha conseguido no da esperanzas de hallar vida. Aunque, por otra parte, es verdad que el Voyager I, lanzado en 1977, es todavía la nave más rápida: 17 metros por segundo; fue superado momentáneamente por New Horizons, lanzado en 2.006, pero se estabilizó en 16 metros por segundo. Dice Vega-Hazas: “Para alcanzar velocidades que realmente permitan explorar un cuerpo celeste ajeno a nuestro sistema solar, hay que cambiar el actual sistema de propulsión, pues el cohete a reacción de propulsión por reacción química –lo que hoy se utiliza– no puede dar mucho más de sí de lo que ya da”.

Se han buscado entonces otros medios de propulsión, como la de las microrreacciones nucleares en cadena (Nuclear Pulse Propulsion), que parecen no tener futuro y, en consecuencia, estar descartados.

Por ello, se ha tratado con motores de chorro de partículas, de iones o plasma, que parecen ofrecer mayores esperanzas, moviendo de manera continua a las naves, por reacción. Lo estadounidenses y los rusos han hecho pruebas, con movimientos auxiliares y usando paneles solares. Los rusos, en la época soviética, no publicaron resultados y abandonaron el proyecto. Los estadounidenses dicen que dio resultados satisfactorios. Pero esto tiene importantes problemas, en el estado actual de la técnica: “El panel solar no sirve conforme se aleja la nave del sol, por lo que habría que sustituirlo por un reactor nuclear. Todo esto no pasa del proyecto, y tendrán que pasar bastantes años hasta que funcione debidamente”.

Sea lo que fuere de estos sistemas nuevos de propulsión, su victoria sería pírrica, ya que no darían velocidades suficientes, sólo 10 veces las actuales. O sea, 7500 años para llegar a la estrella más cercana, Próxima Centauri. “Tendrán que pasar bastantes años hasta conseguir propulsar una sonda que llegue en un tiempo razonable –menos de 100 años– a Próxima”, si es que algún día logran tamaño triunfo: unas 1000 veces mayor efectividad que las técnicas actuales.

Finalmente, hermanitos, no se puede ir más rápido que la luz; y, a su velocidad, llegaríamos a próxima en más de 4 años, aunque se consiguiera hoy una forma de propulsión que nos pusiera a esa velocidad y arrancáramos hoy mismo. Pero no hay sólido que conozcamos que vaya a más de 400 km por segundo, lo que es mucho menos que los 300 mil por segundo de la luz. Ir tan rápido supone riesgos aparentemente insuperables: la inestabilidad material del sólido, hasta el nivel subatómico, y el riesgo de choque, con la tremenda energía que daría esa velocidad, con polvo interestelar. Parece imposible o, por lo menos, muy lejos de lo que ahora somos capaces. Y eso para las sondas no tripuladas: en las condiciones actuales, un viaje a Marte, de unos seis meses la ida, pondría a un adulto sano en el límite de su capacidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: