Kalós

Inicio » Antropología » Toda religión tiene verdad, el Cristianismo es todo verdad

Toda religión tiene verdad, el Cristianismo es todo verdad

Religión y razón, verdades comunes a todos los hombres y religiones y posibilidades de comunicación: la religión auténtica es benéfica sieempre

Encuentros ecuménicos de Asís: iniciativa gigante de los papas, todas las religiones y culturas dialogando, sería imposible sin verdades comunes

Encuentros ecuménicos de Asís: iniciativa gigante de los papas, todas las religiones y culturas dialogando, sería imposible sin verdades comunes

Este artículo es el sexto de la serie Una Luz en las tinieblas y las sombras de muerte, sobre Cristianismo, racionalidad, orientalismos y el carácter benéfico de la religión

Tertuliano dice, en el prefacio a su tratado El Testimonio del Alma, que nadie nace cristiano; y, agréguese, para ser cristiano, hay que ser humano, como para ser miembro de cualquier religión, pues sólo el ser libre, espiritual, inteligente, puede tener una cierta fe, una relación con el Creador, con lo intemporal y lo eterno, con el bien en cuanto bien, la belleza en cuanto belleza, la verdad en cuanto verdad, lo trascendente en cuanto tal. Fundado en ese ser, en esa naturaleza común, todos los miembros de todas las religiones pueden dialogar. De hecho, de eso hablan todas las religiones y en la relación entre el Infinito, eso que llamó Rudolf Otto “Misterium Tremendum”, y el ser consciente, capaz de conocer reflexivamente y amar de manera personal, centran ellas su acción. Responden a nuestra sed de Infinito, son algo muy importante algo cuya importancia no hay manera de exagerar. De hecho, todas las sociedades de la historia se han formado bajo la influencia de las religiones y todas sus determinaciones legales han tenido a las concepciones teológicas y teológico-antropológico-morales como subyacentes.

Los ateísmos y los gnosticismos, así como los “secularismos”, los movimientos que no ven sentido a las prescripciones, siempre son fenómenos tardíos, organismos parasitarios que medran de un cuerpo ya enfermo, enfermedad de la que ellos son causa, síntoma o ambos. Dada la sed de infinito, que es la más profunda motivación humana, pues en ella radica el deseo de felicidad, de plenitud, que sólo hallamos, precisamente, en el Infinito, los movimientos planos, sin relieve, sin volumen, no son aptos para convertirse en motor, catalizador y ordenador de una sociedad humana.

Ahí aparece el mayor valor del Hinduismo o del Sintoísmo o de Confucionismo o del Islam. Ahí está nuestro terreno común, por más que haya puntos fundamentales y centrales de divergencia. Por causa de que la sed de Infinito es sed de verdad, de un Infinito que en verdad lo sea, para empezar, esas divergencias no son baladíes y, por eso, han dado lugar a conflictos de importancia. Pero no nos interesa eso ahora, lo que nos importa es que el ser humano sólo se puede saciar con la Vera Religione, no estará tranquilo con nada menos. Como dice San Agustín, “nos creaste para Ti, Señor, e inquieto está nuestro corazón hasta que descanse en Ti”. En la medida en que todas participan de La Verdad, por las millones de verdades que portan, satisfacen al hombre, le dan quietud a su corazón. Pero la única que posee todas la verdades, sin error, por la asistencia del Espíritu Santo y la Revelación plena en Jesucristo, ésa satisface totalmente, aquieta todas nuestras ansias.

Las demás, en la medida de sus errores, son sombras, tinieblas, oscuridad, y, por tanto, inquietud del corazón. Es misericordia llevarles a Cristo, puesto que en Él está la Salvación. Pero lo es, pues sólo en Él se satisfacen todos nuestros anhelos.

El secularismo y el sincretismo, el new age, por ejemplo, son graves enfermedades del alma. Un síntoma claro es ese indiferentismo frente a la multitud de credos. Ese síntoma se manifestó temprano en la lucha de la “modernidad” contra el Cristianismo, Los tres impostores, de autor anónimo, de principios del siglo XVIII, o Los tres anillos de Lessing, del final de dicho siglo, así lo manifiestan.

Natan el sabio o Los tres anillos, de Lessing: padre del agnosticismo y del gnosticismo modernista

Natan el sabio o Los tres anillos, de Lessing: padre del agnosticismo y del gnosticismo modernista

Esto es, creo yo, “todo” lo que “sabemos” hoy por lo que, quien quiera ser cristiano, es un fanático. Ese “todo” es una gran y terrible falsedad y es conforme con un cierto espíritu agnóstico, que podemos llamar kantiano. Kant fue el que dijo que, como había desacuerdos en filosofía, había que desechar la filosofía. Eso, para colmo, distorsionando todo, diciendo que, en ciencias, no hay desacuerdos, lo que es o ignorancia o una mentira, que es peor, como dice el padre Lohring. Si en un ámbito hay desacuerdos, la respuesta ante ellos no es desechar el ámbito entero, no: es investigar con denuedo, de manera muy esforzada (y más esforzada, si se trata del sentido último de todo el sentido del existir del universo entero y de nosotros dentro de él), lo que haya allí, para ver qué es verdadero y qué es falso. En religión, la cosa no es tan difícil, como muestra esta serie de artículos.

Es una tremenda mentira todo lo que se dice de oscuridad sobre los orígenes de la Iglesia o sobre la vida de Jesús; y mucho peores todas esas doctrinas sobre la asunción de símbolos egipcios o sirios. Todo esto está muy bien asentado, documentado. Cualquiera que le dedique un tiempo razonable al tema verá que la certeza es enorme. Lo que está en juego es muchísimo, es la tranquilidad de nuestro corazón, la de los demás hombres, la salvación, nuestra y ajena, el sentido de la vida. Tenemos que estudiar mucho, para defendernos y defender bien el Reino de Dios. Recuerden: para colmo, si lo hacemos, “todo lo demás se nos dará por añadidura”, hasta el Reino mismo, a nosotros, rebaño de Dios… nada nos faltará, nada debemos temer…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: