Kalós

Inicio » Actualidad » Con Kobe y Howard, Los Lakers van para la playa

Con Kobe y Howard, Los Lakers van para la playa

La debacle de los lakers será una labor colectiva

De local, contra uno de los peores equipos de la NBA, los Wizards, hace una semana, entregándose, luego de obtener una ventaja de 18 puntos, los lakers 2013 mostraron que no tienen vida

De local, contra uno de los peores equipos de la NBA, los Wizards, hace una semana, entregándose, luego de obtener una ventaja de 18 puntos, los lakers 2013 mostraron que no tienen vida

Tienen a dos de los jugadores que, hasta el año pasado, al menos, entraban en todas las discusiones sobre quién era el mejor jugador de Basket del mundo (ya hoy no hay discusiones, para mi pesar: con lo mal que me cae, LeBron es el mejor). Tienen a dos de los mejores jugadores no-gringos que haya habido nunca, entre los que está uno de los mejores bases-pilotos, que haya pisado una cancha; y entre los que está uno de los número 4, pivotes, power forwards, que ha habido en mucho tiempo. Tienen a un loco de carretera que es un defensor de primera línea. Tienen a un tal Earl Clark, que ha sido una de las sorpresas positivas de la temporada de NBA. ¿Qué pasó?

Kobe, el penta-campeón, se entendió siempre como uno de esos jugadores que, con un escudero decente y otros tres por encima de la mediocridad, era suficiente para meterse en las discusiones. Este año se reunió con otras tres superestrellas. Steve Nash siempre fue un director de orquesta que, con un demostrado jugador de segundo nivel, podía hacer maravillas y poner a sudar a los grandes… y hacía ver como un grande a ése, que no lo era, sino un buen complemento, para los picks and rolls: Amare Stoudemire. Dwight Howard hizo más aún: llevó a Orlando a ganar la Conferencia Este, hace 4 años, con apenas 23, con unos buenos francotiradores, pero siendo él el eje único del equipo. Pau, por su parte, es un fenómeno, campeón del mundo, doble subcampeón olímpico, doble campeón de la NBA. A todos éstos hay que añadirles a Artest-World Peace… Este fenómeno de quinteto está a punto de ser eliminado de los play offs de la NBA. Tú puedes decir que Kobe vivió la humillación del 2.004, cuando él, con Shaq, el cartero Karl Malone, Gary Payton, fue barrido de la cancha por los sorprendentes Pistons de los dos Wallace, Chauncey y Rip Hamilton. Puedes decir eso, pero esto ni se compara: perder en la final de la NBA, luego de ganar el Salvaje Oeste, no es lo mismo que salir por la ventana, con registro negativo en la temporada regular. Ahorita está en 37-36, pero éste es mi pronóstico: van a perder más que a ganar de ahora en adelante y van a terminar fuera. Me puedo equivocar, no soy Tamara, quiero decir, Walter (chiste malo), no adivino el futuro, pero los Lakers van para afuera y no van a quedar ni de novenos. Teniendo una de las nóminas más altas de toda la liga, si no la más alta, más de 1,5 veces mayor que la de sus rivales de Utah, que es todavía superior a la de Dallas, con todo y Dirk Nowitzki. San Antonio, con una inversión muy inferior a la de los Lakers, tiene 17 victorias más y 19 derrotas menos que los de Los Ángeles.

Entonces, la pregunta permanece, ¿por qué? Se puede buscar en las lesiones, pero, en realidad, quien ha tenido problemas toda la temporada, el único que los ha tenido, es Pau. Ahora se lesionó el autodenominado Metta World Peace, pero, a estas alturas, este evento tiene poco que ver con la situación actual. La lesión de Kobe lo apartó una semana, dos juegos, nada. Además, Mike D’Antoni había anunciado que Gasol sería marginado, de modo que, incluso su lesión vino, más bien, a revelar que los problemas están en otra parte. Los suplentes: siempre sirven de chivo expiatorio, pero el balance de puntos positivos y negativos de los titulares del equipo muestra otra realidad. Bruno Altieri, de espndeportes, dice que Pau y Howard se molestan, por jugar ambos en la pintura, y que Kobe y Nash se molestan, por tener ambos el balón siempre. Me parece una explicación que explica poco: parejas así se han compenetrado en la historia, solamente hay que hacer memoria: piensen en las dos torres de San Antonio, Tim Duncan y David Robinson, campeones en 1.999.

Dejando de lado otras hipótesis y causas concomitantes y contribuyentes, etc., lo que se puede ver es un equipo de gente no comprometida y de egos enormes, incluyendo al de un entrenador que dirigió con éxito a Nash, porque estaban en un equipo hecho para ellos dos y Amare y sin nadie que los molestara. Kobe está comprometido, pero se le ha salido su deseo de ser el líder, a lo macho, sin importar el equipo, hasta cuando ha dado 15 asistencias, ha estado buscando poner un número impresionante, aunque no fuera en

SuperDwight: o se baja de esa nube o no va pa ningún lado

SuperDwight: o se baja de esa nube o no va pa ningún lado

el renglón de los puntos anotados. Nash, al que no voy a acusar de egoísta, no se halla en un ambiente así, está fuera de su ecosistema, está perdido en kobelandia y el infierno de Dwight. Pau, lesionado, despreciado, acusado de todo lo malo, hasta de cuando se acaban las cervezas en el Staples Center, porque es mariquita, no tendrá mucha motivación. Y llegamos a Dwight, un fenómeno, un “superman”, un producto puro de la revolución.

El otro día escribí un artículo sobre el mesías Obama y el dios Ronaldo, Dwight es otro de esos dioses. Y lo peor es que su principal feligrés es el mismo. Es decir, yo no conozco al hombre, hablo con cautela, no puedo asegurar nada tajantemente. Pero piénsese en el berrinche que hizo por años en Orlando… se lo llevó, el mismo mohín interminable, a los Lakers. Que tomen nota todos los equipos, si este tipo no cambia, donde llegue lo que va a hacer es crear problemas. No sé, luego de cómo se han peleado por él, así como los espectáculos con LeBron y todo lo demás, no estoy muy seguro de que aprendan tan fácilmente lo equipos, menos con el final feliz que tuvo la historia de James.

Finalmente, la gerencia del equipo: contrata a un entrenador con un sistema que no sirve, que, además, no está dispuesto a cambiar nada de sus modos eficaces sólo en ciertas circunstancias; entregado a las estrellas Howard y Bryant. Embarcado en la lapidación masiva a Gasol.

Así, esta tragedia, como el basketbol bueno, es una labor colectiva…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: