Kalós

Inicio » Actualidad » Una pantalla para convertirse en idiota… o en amo de UN universo (A)

Una pantalla para convertirse en idiota… o en amo de UN universo (A)

Vicios adicciones y remedios: esclavitud y libertad (IV)

Para muchos, es la ventana al mundo, como dice en la escena Morfeo. En ella, también dice que és es la Matrix, que es: "CONTROL", totalitarismo mediante el borreguismo radical

Para muchos, es la ventana al mundo, como dice en la escena Morfeo. En ella, también dice que és es la Matrix, que es: “CONTROL”, totalitarismo mediante el borreguismo radical

“No, no, no. Tú mismo dices que el objeto no es vicio, que el mal está en un desorden nuestro: ni las drogas son malas, según tú mismo”. Es verdad, yo me gané ese reproche, lo que es malo no es la cocaína, sino el ser cocainómano. La cocaína podría tener un uso provechoso para el hombre y, ciertamente, es un elemento necesario para un ser de la naturaleza: unas plantas. ¿Cómo podrían ser malas la pantalla del televisor o la de la computadora? La tele nos informa y divierte e, incluso, piénsese en EWTN, nos forma. Y, en lo que se refiere a la computadora, ya es capaz de dar casi lo mismo que la tele, más todos los otros infinitos servicios que uno consigue allí, merced todo a internet. Solamente por la comunicación personal, en especial para alguien como yo, que vive a miles de kilómetros de sus papás, de sus dos hermanas hembras y de sus 150 mejores amigos de toda la vida (quitando a sus hermanos varones, su esposa y sus hijos), yo me la paso dando loas a Dios por Skype, el email, facebook, el chat. Por los periódicos (en especial los de mi país natal), las enciclopedias y los servicios de noticias católicos digitales, alabado sea Dios. Por este blog y todos los recursos que usamos para poder “producirlo”, bendito sea el Señor. Hablo completamente en serio. Pero, hay que tener cuidado, tras el brillo, se esconden muchos peligros. Lo esencial está expresado en un micro que vi en EWTN: si internet te lleva a Dios y en la medida en que lo haga, excelente (ama y haz lo que quieras, dice San Agustín); en la medida en que no lo haga o en la medida en que pueda apartarte, huye de él.

Los problemas son de variada índole. Empiezan, claro, por lo más básico. La televisión, de suyo, como transmisora de contenidos que se reciben de la manera más pasiva, tiende a atrofiar la imaginación, la inteligencia y la capacidad de concentración. Los juegos para la pantalla suelen tener los mismos problemas y otros asociados, como el hecho de que, ahora, los niños crecen, quizás, recibiendo más imágenes que nunca antes, pero se trata de imágenes “planas” que no dicen nada, completamente sin significado; un niño del siglo XVI iba a la Capilla Sixtina y encontraba en cada decímetro cuadrado un océano de sentido: nuestro niños son vacíos, como nuestra civilización de las vidrieras de las tiendas, de plástico, “de edificios cancerosos y un corazón de oropel”, más que nunca antes… y tiende a agravarse. Lo peor de todo el caso, sin dudas, es las horas que pasan jugando o viendo, simplemente, sin que nadie les ponga

Del siglo XVI al XXI hay muchas diferencias, no es una menor la que va de Miguel Ángel a Andy Warhol; las pantallas juegan un papel muy importante en esa caída espeluznante

Del siglo XVI al XXI hay muchas diferencias, no es una menor la que va de Miguel Ángel a Andy Warhol; las pantallas juegan un papel muy importante en esa caída espeluznante

ningún principio razonable de orden; la adicción a estas realidades es mucho más que una probabilidad hoy. Y, con ella, entrarán en la vida de las personas todos esos efectos dañinos del vicio de los que hemos hablado.

En el párrafo anterior, omití hablar de internet y no sólo fue por orden expositivo. Internet es algo aparte, por una sencilla razón: si se puede hablar de comida o armas o lo que sea a la carta, internet es la realidad a la carta por definición. La TV puede pasar basura, pero eso es a gusto de las emisoras, uno ve si lo aguanta o no. En internet, nadie puede decir que está viendo pornografía sólo porque la recibió de repente, salvo los pop ups, que se pueden controlar fácilmente, o alguna inocentada respecto de un email de un “amigo” con mal gusto para la chanza. Internet da la sensación de tener el control y de no tener límites, sobre todo a los que no se dan cuenta de que no están en un universo paralelo, en el que todo les está permitido, en el que pueden cambiar de identidad, en el que engañar, sobre todo, sobre quiénes son, no es engaño, pues todo está en sus manos. Aunque parezca grotesco, éste es uno de los mayores peligros, según experta italiana en la materia, la doctora Michela Pensavalli, psicóloga y psicoterapeuta (José Antonio Varela, Zenit, 27-12-12). La doctora analiza “los ‘nuevos’ pecados de los usuarios, que han hecho de la ‘red’ un espacio desordenado para su vida afectiva, laboral y moral”. Veamos un poco más los peligros a evitar; que, si se maneja con prudencia, se trata de algo muy bueno, pero, si no, puede ser una aniquilación del espíritu de la persona de que se trate: tú, yo, nuestro hijo, nuestra hija, un amigo, el hermano de alguno de nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: