Kalós

Inicio » Actualidad » Francisco visita a Benedicto XVI

Francisco visita a Benedicto XVI

Francisco y Benedicto XVI rezando: la Roca de Jesús, con su predecesor, hincándose  ante la Piedra angular

Francisco y Benedicto XVI rezando: la Roca de Jesús, con su predecesor, hincándose ante la Piedra angular

Dos etapas de la Iglesia contemporánea se encontraron hoy. Digamos que el Concilio emplazado en el tiempo mismo de la revolución, de la victoria de la contracultura, en la época en que los líderes de hoy, los yupies de los 80, eran los hippies de los 60; digamos que el Concilio, el Vaticano II, llevado a cabo en los 60, es el gran hito para definir la Iglesia de hoy. Digamos que Pablo VI fue el Papa de ese primer tiempo confuso, en que se producía la revuelta [in-] cultural más grande de todos los tiempos. No digo que fuera el hecho cultural más importante, ni de broma, pero sí la revuelta más grande, el intento más demoníaco por acabar con lo alto de lo humano de la vida de los hijos de Adán y Eva, desde el destierro del Paraíso.

Luego vino Juan Pablo II, el Papa al que le tocó, realmente, aplicar el Concilio… es decir, devolver a la Iglesia a su redil, del que nunca se salió, aunque el demonio, el lobo, el que no conoce a las ovejas del Señor, engañara a tantos, por borregos. La tarea fue descomunal y terminó con el poco de curas que querían tener “amor” libre mancillando a la Iglesia, por seguir a los que la quieren acabar; y a éstos agarrándose de los curas que los siguieron, para decir que lo malo es que esos curas son católicos, que por eso son pedófilos, y que, por eso, lo que tienen que hacer todos los curas y todos los católicos es seguirlos a ellos, vale decir: meterse a pedófilos, como los de la NAMBLA (North-American Man-Boy Love Association, Asociación Norteamericana de amor entre hombre y muchacho) o el partido de los pedófilos de Holanda y todos los lobbies gay, LGBT, etc., buscando que la edad del consentimiento al “amor” homosexual sea la más baja posible, como en Chile, por ejemplo. La cosa no fue fácil, hubo grandes desviaciones, grandes contestaciones, teologías marxistas (oh, hombres contradictorios, tontos tenéis que ser, para pretender clavar engaño tan burdo, quiero decir), liturgias “indígenas”, católicos abortistas, católicas feministas radicales, cristianos new age, católicos protestantes, curas anti-obispos y toda clase de mezclas gnósticas, ideologistas, monjes secularistas, anticlericales, claudicaciones frente al mundo. Cizaña. Pobres hombres, infieles, brutos, muchas veces; malvados, más todavía. Y la Virgen advirtiéndolo en Japón a una monjita escondida, en 1974: lo que viene es terrible, presbítero contra presbítero, cardenal contra cardenal, si no se convierten la ira de Dios caerá y será terrible… Luego de Juan Pablo, vino Benedicto, el humilde profesor, de fidelidad increíble, de vasta y profunda cultura. Pero Benedicto es parte de la misma etapa de Juan Pablo II; no en balde fue su “ministro de cultura y ciencia”. Fue un gran período, la respuesta de Dios ante el más potente ataque del mundo en todos estos milenios. En el siglo X, la Iglesia parecía condenada, unas migas desperdigadas por una Europa rodeada por culturas foráneas más potentes; Rusia y los nórdicos muy cerca del Islam o del paganismo… pero Dios respondió: se hicieron cristianos y la Cristiandad fue lo más grande del planeta, sobre todo cuando, un poco más tarde, Gengis Kan y los mongoles instalaran un imperio muy basto y cristiano. Hoy la respuesta fue la de estos papas; sólo Juan Pablo II, recorrió al mundo y metió las más grandes concentraciones de lmas de la historia de la Tierra… y por paliza, llevando un mensaje muy contrario al mundo. Fue una gran época, pero llegó a su fin. Hemos comenzado otra etapa.

Ha empezado, no tengo idea de cómo será, pero empezó. Sólo sé que la Iglesia seguirá siendo fiel, porque el Señor así lo prometió y la

La Barca de Pedro enfrenta la "Tormenta Perfecta", la mayor de su historia... y saldrá victoriosa

La Barca de Pedro enfrenta la “Tormenta Perfecta”, la mayor de su historia… y saldrá victoriosa

historia lo ha confirmado. Piensen: 2000 años y ni una sola retractación doctrinal del Papado… ni siquiera en tiempos difíciles; ni en esos tiempos del Papado secuestrado por poderes mundanos ningún Papa habló contra la doctrina del señor. Ni siquiera Alejandro VI, Borgia, con sus magos pontificios y sus vicios de avaricia y lujuria, ni él echó para atrás ni un ápice. “Las puertas del infierno no prevalecerán contra Ella”, dijo Jesús de la Iglesia; no lo han hecho, ni cuando han estado tan adentro.

Con Francisco tenemos mucha esperanza. Se reunió con su predecesor, con el Emérito, con el gran Benedicto. Se reunieron dos etapas de esta Iglesia de este tiempo. Hay tanto aire fresco, Francisco el pobre lo trae, el que le dijo a sus hermanos jesuitas que sean fieles, que no se crean agentes libres. Francisco y Benedicto reunidos, los fieles respiramos con confianza, nuestra barca, la de Pedro, a través de las tempestades, pasará a través de los montes, como decía san Josemaría, porque su Señor está ahí, aunque parezca dormido a algunos. Está ahí y muy despierto y trabajando, en cada alma y en especial en la de Francisco, como lo hizo antes con Benedicto y los 264 anteriores. Arriba, a agarrase de la esencia, es invencible, inamovible, su rebelión no puede sino triunfar, en este momento, de la mano de Francisco, el actual “dulce Cristo en Tierra”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: