Kalós

Inicio » Antropología » Los niños y la respuesta atea: La brújula Dorada, de Phillip Pullman

Los niños y la respuesta atea: La brújula Dorada, de Phillip Pullman

Serie sobre cine familiar en los 2000 (2/2)

La respuesta atea tenía que contar con un  alto presupuesto. El logro estético es muy discutible

La respuesta atea tenía que contar con un alto presupuesto. El logro estético es muy discutible, hasta se les convirtió Nicole Kidman al Catolicismo, según ella misma declara

La última década y tantito ha visto surgir una serie de películas para el público infantil y adolescente, aunque muy apta para toda la familia, una serie de películas capaces de poner seriamente en duda cualquier pretensión ateo-modernista. Uno sólo tiene que ver a Gandalf o a Sam consolar y reconfortar a Frodo con la Providencia y la inviolabilidad de la vida y el sentido de la vida en bienes superiores o a Gandalf mismo decirle a Pipin que la muerte física es un nuevo comienzo, con toda la fuerza expresiva y emotiva de las escenas, para saber que El Señor de los Anillos es una fuerte arma evangelizadora, un arma de potencia impresionante. Luego vean la coronación de Peter, Susan, Edmund y Lucy, en la que claramente representan los cuatro grandes patriarcados de la Iglesia (entre los que Pedro es “el magnífico”, incluso en la expresión del “antipapista” Lewis) o su ser el cumplimiento de profecías sobre “hijos del hombre”-salvadores y entenderán sin mucho problema que Narnia también es apostolado… y poderoso. Pero los cristianos, que vamos tras algo vivo, una Persona, Jesucristo, de quien habla el Evangelio, vamos tras una Persona que es Bien y Verdad y Belleza. Así, todo lo bueno, verdadero y bello puede ayudarnos a elevarnos y evangelizar. En un mundo en el que se dice que el hombre es un rematado egoísta, un esclavo del placer (Freud) o del poder o la soberbia blasfema (Hobbes, Nietzsche, Marx) o de la avaricia (capitalismo), viene un muchachito mago, salvado de la muerte por el sacrificio de amor de su madre, convertido en héroe de valentía y generosidad impresionantes, que muestra que hay vida después de la muerte y que la felicidad es sacrificio, llevado a los más definitivos riesgos, aparece Harry Potter, y se convierte en un súper-hit, que arrasa en librerías y en taquilla. Trío de tremendas derrotas para la descreencia, sobre todo la militante y rabiosa (Nota: hay ateos de buena voluntad que no tienen nada que ver con esto, yo tengo buenos amigos que van por aquí, gente de buena voluntad que, así, busca la verdad “entre sombras”). Enormes victorias para el bien.

Pero el mal no se quedó quieto; el mal tuvo su respuesta. De las tres series que apuntan triunfos al bien, dos son producciones de Warner Brothers (Narnia es de Walden Media). La Warner trató de poner el “equilibrio”: produjo también el contraataque, en 2.007. La respuesta se llama The Golden Compass, La brújula dorada, basada en la novela Northern Lights, de Phillip Pullman. En verdad, puede que tenga un poquito de encanto esta aventura de una niña rebelde, tratando de entender una terrible conspiración que domina todo, en la que parece estar su papá implicado, lo mismo que la universidad (Oxford). Un poco de encanto, en algún pasaje; no en general.

De resto, es demasiado obvio lo que hacen, es demasiado obvio el odio a Dios y, más que a nadie, a la Iglesia Católica. Se supone que en la película suavizan esa virulencia: no me imagino cómo el libro se rebozará y desbordará de Christianophobia, si eso es así. El tema típico: la Iglesia es poderosísima, domina al mundo (no sé en qué cabeza cabrá esto: solamente piensen en Time-Warner-CNN, la empresa más grande del mundo atacando así a la Iglesia y esto no llega ni a una muestra pequeña), es una tirana totalitaria, oscurantista, que quiere esconder la verdad, para dominar más, con todo tipo de trampas y desafueros. ¿En nombre de quién se ataca así a la institución más antigua y venerable del mundo, a la que atiende más enfermos y educandos, de todos los niveles, en el mundo entero? Bueno, de los temas típicos: la ideología cientificista, que distorsiona la historia y a la ciencia y su relación con la realidad. En nombre del desorden, de la supuesta existencia de mundos innumerables, en nombre del atomismo a lo Demócrito y Leucipo, en nombre de la negación de la dignidad del hombre y su reducirse a mera materia (hay un alma, según la película, pero es muy rara y contradictoria: no nos anima, está al lado de nosotros, es un animal independiente y se desaparece a la muerte). En estos lugares comunes, se gastaron 200 millones de dólares. Con razón vamos para seis años y no ha salido la segunda parte.

Narnia, El Señor de los Anillos y Harry Potter, en poco tiempo, fueron la base de 14 películas, que ganaron bastante más de 10 mil millones de machacantes. Ahora salió El Hobbit, del que se espera tanto, que lo dividieron en tres entregas. A ver qué es lo que quieren los hombres, si no es belleza con trascendencia, virtud, heroísmo, esperanza más fuerte que la muerte, a Dios. Todo esto, en el marco de lo que va dirigido a niños y adolescentes. Los malos reconocen la importancia de esto. Hay que proteger a la familia, como muestran todas estas películas buenas. Tenemos que proteger a los chiquitos y llenarlos de los bienes que traen esas películas buenas. Y hay mucho más material. No podemos dejarlos ver cualquier cosa. Y tenemos que tener confianza que, como decía un periódico venezolano, “nada convence más que la verdad”; y mucho más cuando es tan bella y tan buena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: