Kalós

Inicio » Actualidad » Hollywood en alto contrate (5 y final): cómo usar de Hollywood

Hollywood en alto contrate (5 y final): cómo usar de Hollywood

Horton, "poeta guerrero", un héroe insuperable de la lucha por la Fe, un creditazo para Hollywood, a cargo de Dr. Seuss

Horton, “poeta guerrero”, un héroe insuperable de la lucha por la Fe, un creditazo para Hollywood, a cargo de Dr. Seuss

Del mismo modo que James Cameron “lo logró” con Avatar, y seguramente mucho mejor que Joel Schumacher en Falling Down, Día de Furia, protagonizada Michael Douglas, creo que hemos logrado ponerle nosotros el cascabel al gato: hemos descifrado a Hollywood. Y lo hemos puesto de la manera más equilibrada posible en esta serie. Ahora quiero sacar algunas conclusiones sobre cómo creo yo que yo mismo debo relacionarme con este monstruo de mil cabezas.

Así, mis amigos, Hollywood tiene muchos matices. Unos muy buenos, otros no tanto, otros, todavía, muy malos. Uno puede, incluso, usar Avatar para educar a sus hijos, mostrándoles, cuando están chiquitos, el heroísmo; luego, a cierta edad, cómo hay de locos en el mundo: adoradores de la tierra y los árboles; más adelante, usando la entrevista de Cameron con Lipton, para que vean que hay malos y que obran de ese modo, de un modo escondido, con cierto “arte”. No muy efectivo, para gente formada; arrasador para la mayoría de los analfabetas culturales de hoy en día. Nosotros no podemos ser de los tontos, no podemos ser, como dice Shakira, de “la clase de idiotas, que se dejan convencer”; sino, como dice ella misma [que sí se dejó convencer] “decir la verdad”.

Hay que formarse muy bien para poder responder, en nuestro interior, a estos ataques solapados a nuestra Fe y a la decencia. También sirve, la formación, para ver lo que haya de bueno, porque, de verdad, hay bastantes cosas aprovechables. Una película como Volver al Futuro tiene aspectos insufribles, pero, en general, es tan boba y tan divertida que representa poco peligro y mucho más esparcimiento. Con una buena formación, Hollywood, que no nos quiere, puede ser hecho nuestro aliado en esta vida, como cuando un bueno y poderoso se burla –sin falta de respeto ni de consideración– de su adversario y lo usa para el bien, por ser éste impotente para dañarlo. Pero con cuidado, que no hay enemigo pequeño.

Un punto a tener en cuenta es que, por la inteligencia a uno bien formado no lo dañan. Ellos no son muy sutiles que se diga. Lo peor de Hollywood entra por la vista, ahí es donde son más “mágicos”. Una película blasfema no atrae sino a los blasfemos; puede que haya débiles y acomplejados que no deban ver estas cosas, pero a una persona entera y con cultura mínima, esto no es más que insulto inaceptable. Una película sobre los extraterrestres o sobre la historia de Galileo, con todas las mentiras típicas dañarán a débiles mentales. A otro tipo de personas lo servirá, porque no creerá, porque sabrán de la falsedad, porque les llamará la atención y verán cuán falso es todo, investigando. A nosotros no nos dañarán cosas así. Ahora, si quieres ver Boogie Nights, solamente porque leíste la portada y viste que era con Mark Wahlberg, quien dice ser católico, y Julianne Moore y que es una historia de amor y superación, allá tú. Principalmente, si, después de ver de lo que se trata, de una propaganda burda del cine porno, decides verla completa. Ojo, aquí sí entra la corrupción.

Si viene alguien y me dice “tú eres estúpido, porque el Papa es un violador, ladrón, asesino, un sinvergüenza mentiroso”, yo, simplemente, a menos que sea acomplejado o ignorante o débil mental o falto de personalidad o la mezcla de varias o de todas las anteriores, me río: eso no me corrompe, porque no me atrae. Ponen una belleza de ésas de Hollywood con la iluminación, la música, el gesto, la prenda de des-vestido, etc., correctas y ahí sí puedo caer. Si permito que mis hijos vean eso o los dejo enterarse de que yo lo hago (“ay de aquél que escandalizare”), no tengo defensa alguna para que ellos no se corrompan.

De modo, entonces, que creo que es muy bueno usar a Hollywood, pero con cuidados extremos. Que no nos pase como una vez me

Cloe Sevigny y Hilary Swank en Boys don't Cry: ejemplo de lo dantesco que puede ser el cine promovido desde el sur de California, aunque sea "independiente"

Cloe Sevigny y Hilary Swank en Boys don’t Cry: ejemplo de lo dantesco que puede ser el cine promovido desde el sur de California, aunque sea “independiente”

pasó a mí: unas amigas, compañeras del postgrado en filosofía, me dijeron que Boys Don’t Cry era

Cinderella Man: amor, fidelidad, heroísmo, valentía, virtud que supera toda adversidad... triunfo de Hollywood

Cinderella Man: amor, fidelidad, heroísmo, valentía, virtud que supera toda adversidad… triunfo de Hollywood

buenísima: la alquilé, la vi… sobran los comentarios. Con esas prevenciones, sobre todo si se trata de cosas como Cinderella Man o En el Nombre del Padre o Horton y el Mundo de los Quién u Up o tantas y tantas otras sanas y decentes y altamente divertidas, Hollywood puede ser algo que nos ayude a estar más alegres en “este valle de lágrimas”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: