Kalós

Inicio » Antropología » Ideologismo: cáncer de hoy; ¿la terapia? lee y verás

Ideologismo: cáncer de hoy; ¿la terapia? lee y verás

Segundo y final de la serie

El artículo anterior empezó con dos creencias típicas de hoy, que se presentan como hipótesis en un artículo aparecido en un periódico venezolano. La primera de ellas consiste que el ideologismo, la creencia en que no hay sabiduría, sino modelos de lo real, que diseñan órdenes de la cosecha de algún inventor-reformador, desconociendo que el mundo tenga un curso natural u odiándolo, es una necesidad ineludible para el hombre. En éste, se analizará críticamente dichas creencia. Pasemos, compañeros de camino, al análisis, a continuación.

Guillermo de Ockham, franciscano; padre del nominalismo y, así, del cientificismo, del capitalismo, del marxismo, del normativismo, en fin, del ideologismo contemporáneo...

Guillermo de Ockham, franciscano; padre del nominalismo y, así, del cientificismo, del capitalismo, del marxismo, del normativismo, en fin, del ideologismo contemporáneo…

La ideología, como modelo de lo real, es una necesidad metafísica. Esto, por supuesto, requeriría comentario largo y tendido, pero hay que responder muy brevemente. Sostener que la ideología, como modelo a imponer a lo real, es una necesidad, es, sin dudas, un trazo de gnosticismo modernista, consecuencia inmediata del nominalismo. El nominalismo es la doctrina según la cual, en sus tres hipótesis más básicas, A) el hombre no puede captar intelectualmente la realidad, B) porque no tiene intelecto, como capacidad de captación, ni la realidad posee nada que podría ser objeto de tal aprehensión, ni esencias ni orden ni relaciones reales, siquiera de causa o, en consecuencia, de paternidad-filiación, por ejemplo; C) la “voluntad”, es decir, los apetitos [sensibles] humanos son la base de la “razón” y de la “libertad” y, por tanto, el hombre no tiene en sí mismo ningún principio real de orden. De ahí Lutero: “la razón es la prostituta del diablo”; Hume: “la razón es la esclava de las pasiones”; Marx: la razón es la expresión de los intereses de clase; Nietzsche: la razón es el modo en que los débiles y enfermos estructurales, los religiosos, domeñan a los fuertes y sanos, los salvajes, los germanos puros; Freud: el yo es una formación del ello.

En ese marco, la realidad del mundo, que, desde Descartes, se ha convertido en mera masa informe, campo de dominación de la

Pues quiso robar el fuego de los dioses, quedó como proverbio de usurpador de la divinidad

Pues quiso robar el fuego de los dioses, quedó como proverbio de usurpador de la divinidad

conciencia, no es un campo de estudio y trabajo serio, sino de dominación. Como, con Descartes mismo, Kant, Hegel, Marx, Nietszche, el hombre se pone en el lugar de Dios, él debe transformar o, más bien, recrear la realidad a su imagen, se odia al orden de Dios, al natural, se lo niega o “sataniza”, se debe pulverizar y producir uno nuevo. La gnosis es un conocimiento de iniciados, recibido de una misteriosa iluminación por un profeta [lo que se da en Descartes y Marx, muy claramente] y que él transmite luego a un grupo selecto [en Marx, la Vanguardia del Proletariado, el partido comunista]. Dicho conocimiento es contrario a la experiencia del mundo: el mundo es desorden y debe ceñirse a un modelo extra-mundano, en consecuencia. La enfermedad del mundo procede de algún “pecado [original]”, acaecido para dar final a una edad de oro. Una vez transformado por la imposición de la gnosis (destruido el mal por la revolución), mágicamente, se transformará y volverá a una edad incluso superior a la primera edad de oro. Esto será, claro, el paraíso en la Tierra: todo gnosticismo tiene una escatología, una visión cristiana del fin del mundo y de su sentido, bien corrompida y muy secularizada. Se trata, en términos contemporáneos, de intensa “reingeniería” no digamos “social”, sino “de lo real”, de todo lo real…

El gnosticismo antiguo era una especie de huida de la realidad, el modernista es una guerra contra ella. Según Voegelin, Toynbee o Dawson, el Cristianismo se caracterizó siempre por asumir con equilibrio el orden de lo creado, lo que conllevó un compromiso intenso para defender la sabiduría y la justicia en ese mundo, que guarda un orden hermoso, por haber sido producido por la sabiduría de Dios. El gnosticismo ve al mundo como algo que, si no nació podrido, se pudrió en algún momento. De ahí su actitud de antagonista respecto de la realidad. La fórmula política del gnosticismo modernista es, entonces, el reformismo social, primero; y, una vez obtenido el poder, el totalitarismo. En un Occidente (Europa, América y Oceanía) modernista y en un mundo dominado por Occidente, la fórmula primera de comprensión del mundo es ésta: revolución. Esa revolución no tiene nada que ver con golpes de estado, sino en imposiciones de modelos de “[des-] orden” siempre nuevos, siempre más y más “humanistas”, esto es, con Dios fuera, con el hombre como centro…

Valentín, gnóstico heresiarca, de sistema desquiciado, el primer enemigo que presenta el gran san Ireneo

Valentín, gnóstico heresiarca, de sistema desquiciado, el primer enemigo que presenta el gran san Ireneo

Esto, sin duda, es el campo de la mayor lucha que tenemos los cristianos y los hombres de buena voluntad en frente. En otros artículos, hablamos de materialismo, de astrología y New Age, de capitalismo, de cientificismo, de ecologismo radical, del feminismo y el “género”. Todos son muy importantes y se tienen que ver en particular y por separado. Pero hay que ver la raíz común. Ella es de la mayor importancia, de ella sale lo que Juan Pablo II llamó, en Memoria e Identidad, “la erupción del mal”. El arma central de lucha está en devolver al mundo la verdadera sabiduría: los clásicos y el verdadero cristianismo, el Catolicismo de siempre, en todo el esplendor de su tradición, desde los padres, hasta los ortodoxos de hoy, tomando en cuenta su más alta cumbre, en Santo Tomás. La erupción del mal, la revolución; contra ella, sabiduría, la única verdadera rebelión en el mundo de hoy, la rebelión de la esencia…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: