Kalós

Inicio » Antropología » El alma es una evidencia

El alma es una evidencia

El alma y la ciencia 5

Aristóteles: uno de los grandes estudiosos del alma de todos los tiempos

Aristóteles: uno de los grandes estudiosos del alma de todos los tiempos

Entonces, queda aclarado lo que sea el alma. El alma es una de esas formas que los cuerpos “reciben”, cuando hay una transformación, una generación, cuando llega a ser una cosa corporal nueva. Esas formas determinan a los seres, lo que ellos sean, sus cualidades, sus modos de relacionarse con otros, sus modos de obrar y de recibir la acción de otros. Ellas son la base de la identidad de cada cosa y las que determinan lo que las cosas sean y sus puntos más importantes y distintivos. En los vivos, pues, se trata de unas formalidades que los proveen de animación. De ahí viene la palabra ‘alma’, ánima, animación: la capacidad de moverse, de obrar, de operar por propio movimiento. Como todos los vivos tienen esta capacidad, sus formas son llamadas ‘almas’.

Ahora, obviamente, estas almas son distintas. Unas permiten obrar más que otras. Los vegetales sólo pueden realizar las funciones básicas, los animales van subiendo, poco a poco, hasta que llegamos a unos con capacidades muy impresionantes, como los monos o los perros o los delfines. Por encima de todos, un animal asombroso, uno que no sólo está ahí, sino que se asombra, que funda la ciencia, que hace obras fundado en esa ciencia, obras de técnica; que puede operar conforme a una historia, en consideración de lo que es y, mucho más que eso, de quien es, que obra considerando su lugar en el mundo, sus relaciones, que puede obrar desdeñando al mundo, por un sentido trascendente. Éste puede amar, tener amigos, relacionarse con el Infinito, desearlo fervientemente, frustrarse al entregar el corazón a lo que no sacia. Puede ver que tiene identidad, que la misma permanece con el tiempo; que él es uno, que hay unos más unos que otros. Puede ver lo que él es y lo que es todo lo demás. Ése es el hombre.

Entonces, de ahí vemos su valor y el valor de todo cuanto es…

Y, de ahí, nos preguntamos: ¿No vemos cómo el materialismo es evidentemente falso y, mucho más aún, odio al hombre? Lo confiesa

¿El mundo feliz, según Huxley? Una tiranía que nos irrespete hasta la médula; una tiranía que no reconoce nuestra dignidad, nuestra composición de cuerpo y alma

¿El mundo feliz, según Huxley? Una tiranía que nos irrespete hasta la médula; una tiranía que no reconoce nuestra dignidad, nuestra composición de cuerpo y alma

un defensor bravo de la tiranía de la revolución, Aldous Huxley, autor de Un mundo feliz, aunque en otro sitio (en Ends and Means, 1.937): “al filósofo [hay que ser audaz para llamarlo así] que no encuentra sentido en el mundo no le interesan exclusivamente los problemas meramente metafísicos. A él le interesa también probar que no hay razón válida por la que él mismo, personalmente, no debería hacer como le plazca o por la que sus amigos no deberían tomar el poder político y gobernar en la forma que consideren más ventajosa para sí mismos. Las razones voluntarias [para el empirismo anglosajón, apetitivas, en general y, principalmente, sensibles], en tanto que opuestas a las intelectuales, para sostener las doctrinas del materialismo, por ejemplo, pueden ser predominantemente eróticas, como en el caso de Lamettrie […] o predominantemente políticas, como en el caso de Karl Marx”.

Entonces, ¿vamos a seguir en la tibieza, no vamos a coger el camino de la rebelión, la rebelión de la esencia, en estos tiempos de revolución?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: