Kalós

Inicio » Actualidad » Big Bang, extraterrestres, evolución, aliados de Dios

Big Bang, extraterrestres, evolución, aliados de Dios

Todos contra Dios I

Pasteur, gran científico, cristiano insigne

Pasteur, gran científico, cristiano insigne

Éste es uno de los temas que más me gusta del mundo actual, aunque este aspecto del mundo tenga ya sus casi tres siglos. Amigos míos, hoy parece como si, desde el siglo XVIII, cuando la mal llamada ilustración surgió como caudal ideológico, cargando como dos de sus fuentes, afluentes y destinos a la religión del progreso y al cientificismo, la religión hubiera estado a la defensiva desesperada ante los embates de movimientos que superan la fuerza (mundana) del Cristianismo para dar respuesta a los retos que le plantean. En realidad, mucho se ha perdido, pero mucho permanece. La Iglesia no ha salido tan mal parada, sobre todo tomando en cuenta cuántos embates distintos ha recibido, no sólo de estos movimientos, sino de otros que les son afines. Sigue siendo la institución más venerable, la más antigua, la más estable, la más numerosa y en expansión del planeta. En cualquier caso, esto del progreso y la ciencia me encanta, quiero decir, como tema de discusión. En ellos, al proponer la verdad para que sea vista por todo el mundo, de acuerdo a mi capacidad para hacerlo, reluce tanto lo tonto o malvado de los enemigos de Dios, así como el brillo de la Iglesia, del ser, de la magnificencia divina, que la victoria parece siempre cuádruple, por parecer como dos Davides tumbando a dos Goliat. Por eso, me gustan tanto esas mentiras –o desmentirlas– de las que hablan Voegelin y Dawson, ésas que repiten los malvados para indisponer a la gente contra la Iglesia; cosas como que Colón le enseñó al mundo que la Tierra no era plana, que Galileo tuvo problemas por defender modelos astronómicos heliocéntricos y demás cosas así. La verdad es sencilla, pero no tanto, no siempre. Hoy en día, aparte de esos engaños particulares, se usan otros también particulares o algunos generales: los científicos son ateos, la ciencia es contraria a la religión, la Iglesia es oscurantista, hubo una ‘edad’ y ‘media’, para colmo. Los ataques son inclementes e incesantes. Pero hay tres que quisiera tratar detenidamente, en una serie de artículos: el llamado “big bang”, los extraterrestres y la evolución. Éstos son los que toca un artículo que quiero usar de guía para la serie: ¿Afecta a la fe cristiana que haya extraterrestres? (Julio de la Vega-Hazas Ramírez, en: Zenit, 04-06-2.011). El artículo, aparte de ser muy profundo y claro, está muy informado sobre la actualidad y sobre los hallazgos, en los aspectos más relevantes, del apasionante tema de los extraterrestres.

Puede parecerte que los temas están un poco desconectados y que lo único que los relaciona es una asociación un poco

Lemaitre: Padre del Big Bang

Lemaitre: Padre del Big Bang

débil, basada en lo que digo en el párrafo anterior. Pero en el artículo de Vega-Hazas está justificado muy bien: son partes de un mismo proceso histórico, como se dice en el párrafo anterior, sobre todo porque los atacantes están en un universo intelectual irracionalista, marcado por el protestantismo religioso, en el que la literalidad bíblica y el fideísmo es lo único que se acepta como religión y en el que la ciencia misma no está montada, según los ideólogos, sobre bases mejores. En ese universo, para que ustedes vean, hermanos, un dinosaurio de 100 MM de años, una bacteria en un meteorito o una explosión “creadora” son antagonistas de la creación por Dios, según la letra de Génesis 2, y, más que nada, son contrarias a la Redención en la Cruz. Por otra parte, desde mi propia perspectiva, desde la nuestra, panas racionales y abiertos a la verdad, estos temas tan actuales servirán para mostrar algo que me parece que toda persona con educación secundaria debería saber: la ciencia no se opone a la Fe, la relación entre ambas es, más bien, complementaria, la ciencia, las evidencias a las que llega, pasadas por la reflexión filosófica, son muy útiles e importantes para ver que el universo guarda un orden admirable, que es imposible que provenga del mero azar. Es lo que dicen Einstein e Infeld, nada más y nada menos, entre infinidad de pensadores: “Sin la creencia de que es posible asir la realidad con nuestras construcciones teóricas, sin la creencia en la armonía interior de nuestro mundo, no podría existir la ciencia […], creencia continuamente fortalecida por el encuentro de obstáculos siempre crecientes hacia su comprensión” (La evolución de la física, Biblioteca Científica Salvat, Barcelona, 1986).

Entonces, ¿cuál es la verdad sobre las relaciones de la ciencia y la Fe? Es la que ya asomé. No hay ciencia sin intelecto y

Mendel: monje agustino, padre de la genética: refutación formal de la pretensión de oposición entre ciencia y Fe, como Newton, Galileo, Aristóteles, elo cura Copérnico, Roverbal y paremos de contar

Mendel: monje agustino, padre de la genética: refutación formal de la pretensión de oposición entre ciencia y Fe, como Newton, Galileo, Aristóteles, elo cura Copérnico, Roverbal y paremos de contar

la Fe, virtud que Dios infunde en el hombre, criatura inteligente, no puede darse en otro que en el animal racional. Ahí está la conexión, compadres: conocemos el mundo, incluso las palabras y, entre ellas, las palabras reveladas, porque somos inteligentes; y, si podemos hallar leyes de los fenómenos que captamos con los sentidos es porque la experiencia del mundo se completa cuando la inteligencia capta lo que, en la materia, es principio de conformación de las cosas. Esto último llega a todos lados: a la identificación plena del objeto de una disciplina, hasta la determinación del modo adecuado de conocer dicho objeto, llamado “método”. En ese ámbito están las profundas comunidades entre ciencia y Fe. Vamos a verlo en relación a los temas que dijimos, para que nos quede más claro esto, así como para poner en su sitio a la necedad ésa de que la ciencia y Dios se tienen ojeriza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: