Kalós

Inicio » Política » Presos políticos regímenes totalitarios, el síndrome Terminator

Presos políticos regímenes totalitarios, el síndrome Terminator

El 7° Earl de Shaftsbury, Lord Ashley, héroe de los trabajadores victorianos

El 7° Earl de Shaftsbury, Lord Ashley, héroe de los trabajadores victorianos

Piden clemencia, no la obtendrán. Pidan misericordia, conmiseración, condolencia, compasión, si tienen suerte, responderá el prado. Si no la tienen, que es lo más probable, prepárense, la cosa vendrá peor. Hay quien cree que todos los regímenes se pueden tratar como al Imperio británico. Gandhi mismo fue uno de ellos, creyó que la no violencia podía aplicarse a Hitler. Esto es verdadera locura. La prudencia implica discreción. Hay regímenes que reconocen la nobleza, hay regímenes que dependen de elementos de gran nobleza, que no están dispuestos a tolerar que se pisotee a la humanidad, ni siquiera la del enemigo. En la Inglaterra que, con terribles matices, pintan, independientemente, Marx y Dickens, había verdaderos paladines de la justicia, entre otros, Dickens mismo y un tal Lord Ashley, verdadero santo de Cristo.

La revolución industrial barría a la familia inglesa, los niños ya no veían a sus padres, las madres ya no eran madres, la persona languidecía, no había, siquiera, educación… casi no había sueño; de ahí vienen las leyendas sobre la expectativas de vida en toda época pasada de la humanidad: en esa sociedad, la expectativa apenas rebasaba los 30 años, cuando un siglo antes era de más del doble. Ashley tomaría los asuntos en sus manos, se rebajaría la jornada laboral, se darían días de descanso, se haría obligatorio proveer de educación a los críos. Luego vendrían León XIII y los socialistas; entre tanto, Ashley era el “defensor de los pobres”. En Inglaterra, de un modo o de otro, la nobleza tenía voz y voto. A eso se enfrentó Gandhi. A quien decretó la “solución final” no había modo de hacerlo retroceder con marchitas y flores, “bailantas” en la autopista. Una marcha de judíos, cristianos, gitanos, por Berlín de 1942, habría terminado en masacre colectiva, y con Hitler pensando, al menos: “gracias, idiotas, me habéis facilitado todo”.

Stalin, arrasando con Ucrania, ni siquiera, habría permitido que una marcha se pensara: el crimen del pensamiento, en países comunistas era un hecho: no hay interioridad, todo tú le perteneces a la URSS, que es Rusia, que es el pueblo, que es Stalin, le perteneces a Stalin, no pretendas tener una dimensión de intimidad, no puedes tener un diario. Pregúntenle a Orwell. Y Stalin mató, con Lazar Kaganovich, en poco más de 30 meses, a más de 10 MM de ucranianos… y eso, el Holodómor, es un concepto aparte de las purgas y el Archipiélago Gulag.

Un día, yo estaba hablando de esto con un primo. Él me decía que tal régimen debía respetar a viejitos, niños y mujeres. Yo le dije, “compae, piensa, a esos tipos no les importa nada de eso, ellos no ven bien alguno, ellos son como Voldemort: ‘no hay bien ni mal, sólo

Kyle Reese y Sarah Connor uyen de l totalitario Terminator

Kyle Reese y Sarah Connor uyen de l totalitario Terminator

poder y aquéllos muy débiles para procurárselo’. O no, mejor, son Terminator, como aquella escena en que Kyle Reese le explica a Sarah Connor: ‘con él, no se puede negociar, no se puede razonar, él no siente dolor o remordimiento o miedo; y él no se detendrá, absolutamente nunca, hasta que estés muerta’. Esos tipos son Terminator, no saben que existe el bien, sólo el poder y, siendo el único sentido, todo se le tiene que subordinar”.

Otra vez, hablando de Nietzsche a unos estudiantes, unos alumnos míos, les decía que éste creía como Voldemort, como Hobbes, también. Decía que toda apariencia de nobleza o verdad o bien o belleza o esfuerzo de trascendencia o de generosidad y humildad era máscara de la voluntad de poder. En la Genealogía de la moral, es más que claro: el hombre “bueno” es un salvaje fuerte físicamente; todo sacerdote, todo aquél que se dedique a lo sagrado, tiene como virtud la neurastenia y la represión. Por eso, les comentaba a mis muchachos que gente como ésta no tuvo madre; “¿cómo es eso, profesor?” Bueno, es muy fácil, una madre normal, lo mismo que un padre responsable, ojo, se dan a sí mismos sin medida y sin pensar en ningún beneficio personal. Si alguien no se enteró de que el amor así existe, tiene que ser que no tuvo madre. Marx es otro por el estilo; Descartes tenía por lo máximo a una cierta voluntad de poder, aunque con un optimismo irresponsable completamente. Heidegger y Gadamer van por esta línea. Jung, obviamente, no se sustrae a esto; y Freud no lo supera por mucho. Cuál es el total: que todo lo “moderno” está impregnado de esto. Estos totalitarismo, Voegelin y Dawson lo sabían bien, son puro fruto de la modernidad, su expresión exquisita.  No esperen nobleza ahí; la que haya provendrá de otras fuentes…

Olvídense, quienes pretendan sacar conmiseración de un régimen totalitario “moderno”, inspirado en estas ideologías. Para los materialistas y cientificistas, sobre todo para los que, en política, valoran sólo su propio poder, el hombre es una partícula en el cosmos, esto es, los demás, porque hablan del ‘hombre’ en tercera persona… ellos son los súper-hombres de Nietzsche, Marx o Condorcet. Somos plastilina, conformada como lo está, al azar y, oh animales contradictorios, la “LEY” de la evolución. Recen, más bien, por la misericordia de Dios. Ésta los fortalecerá en la esperanza indeclinable. Y alguna manera de liberación llegará. En esta vida, alguna manera de “fuerza mayor” para el régimen… No se crean, se ven, se han visto y se verán muchos casos. En la Otra, la que importa, la que es para siempre, a la luz de la cual hay que ver la presente, justicia, misericordia y el Infinito por uno, lo que “ni el ojo vio  ni el oído oyó ni el corazón humano puede barruntar”, lo que Dios tiene preparado para los que lo aman. No lo olviden, Mateo V,5: “bienaventurados los que lloran porque Dios los consolará”…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: