Kalós

Inicio » Actualidad » Hollywood en alto contraste (3): ideología en el cine

Hollywood en alto contraste (3): ideología en el cine

Hollywood: genios de la venta de la ideología, "glamour" en el desierto

Hollywood: genios de la venta de la ideología, “glamour” en el desierto

Uno puede presentar a Hollywood de muchas maneras: es un mundo muy amplio, un universo, con historia; que presenta para mucho admirarse. Si lo que vas a mostrar es la ideología que guía a la “industria”, como ellos la llaman, tienes que tratar de ser cuidadoso, porque vas a tratar de mostrar lo que es común a un inmenso conglomerado. Se puede poner un desfile de estrellas paseando por la mansión de Hugh Heffner, pero eso podría dejarte mal parado, si hubiera varios importantes que no pudieras incluir. Tienes que buscar otras maneras. Recuerden que la tesis es que hay una ideología común. Eso no quiere decir que todos sean idénticos, sino que hay una cultura, un espíritu, que todos comparten, que los convierte en verdadera comunidad, casi una familia. Es difícil, pero no tanto y hay modos muy convincentes.

A mí me encanta, sin embargo, ver las expresiones de los grandes de Hollywood, no sólo en el cine, sino también en entrevistas. H. G. Wells habla tanto en un programa de radio como en La Guerra de los Mundos. Orson Welles manifiesta su filocomunismo en El Ciudadano Kane, lo mismo que en entrevistas. Una vez vi a Francis Ford Coppola, director, entre otras, de El Padrino, decir a James Lipton, de Inside the Actor’s Studio, que los artistas, ellos, los hollywoodenses, eran los mesías encargados de cambiar y salvar el mundo. Kevin Costner o Matt Damon estaban con Barack Obama, precisamente, como agentes de aquéllos que debían salvar el mundo. De otros modos, un grande como Steven Spielberg puede dar 100 mil $, al igual que Brad Pitt, para las campañas de los homosexuales de California o puede meter, en una sola película, Jurassic Park, por ejemplo, feminismo, cientificismo y futurismo, en imágenes tan absurdas que le darían vergüenza al más pintado, sobre todo por el descaro y por lo caricaturesco. Oliver Stone trabaja para la revolución en apariciones en el festival de Venecia, en Platoon, Salvador, JFK, Nixon o Wall Street. Sean Penn, Tim Robins pueden expresarlo en actos públicos, respaldando gobiernos, en entrevistas o en películas. Richard “Dick” Donner le pone una camisa de “I’m pro choice” a la hija bella y adolescente de Danny Glover, en Arma Mortal. Y, por supuesto, es muy encantador ver a Warren Beaty, Jack Nicholson, Diane Keaton, cantar las loas

Nicholson, Beaty y Keaton: héroes de Reds, las loas del comunismo, en EEUU... en plena Guerra Fría

Nicholson, Beaty y Keaton: héroes de Reds, las loas del comunismo, en EEUU… en plena Guerra Fría

de la revolución rusa y del partido comunista estadounidense, en 1.981, en plena Guerra Fría, en la película Reds.

Pero mi fascinación llega a su cénit, cuando considero cómo la comunidad Hollywood santifica a un delincuente violador como Roman Polanski y lo eleva al nivel de súperman, por películas, verdaderos hitos del arte mundial, como El bebé de Rosemary y The ninth gate, en las que claramente se defiende el culto satánico. The Haunting of Molly Hartley, es una manifestación del impacto de estas bellezas y de su influencia en las jóvenes generaciones de hollywoodenses.

Puede que debamos cosas tan maravillosas como The Cinderella Man a Ron Howard. Una película tan buena para cualquier persona, tan buena para un cristiano, sobre todo un estadounidense, que puede ver a uno de sus predecesores, Jimmy Braddock, siendo fiel a Cristo, superar tremendas adversidades y llegar al campeonato mundial de los pesos pesados del boxeo, en una época de oro del deporte. Gracias, Ron. Pero, un momento, este mismo hombrecito fue el que llevó a la pantalla al fulano Código, el que supuestamente imprimió Leonardo en sus pinturas, el Código Da Vinci. Oye, Ron, ¿qué te pasó, tú no y que eras un hombre de familia? Pobre, Ron, caíste bajo, hermanito. Si se ve bien, sin embargo, esta película, lo mismo que la que la siguió, la de los ángeles files y los caídos, no debería sorprendernos tanto. Esta película es expresión de Hollywood, expresión genuina, quiero decir. Una gente que quiere poner Freud y Marx, en películas en que, no teniendo nada que ver, tienen que presentar así sea dos minuticos de sexo explícito, una gente así tiene que oponerse a Cristo y a su Iglesia. Por eso, en Godzilla, el tal Roland Emmerich, cuando el científico representado por Matthew Broderick dice que el monstruo está preñado, pone a un interlocutor a preguntar: “¿qué, tenemos a la virgen lagartija?”

Jim Carrey, el Scrooge perfecto, en la versión de Zemeckis

Jim Carrey, el Scrooge perfecto, en la versión de Zemeckis

Hollywood, que, históricamente, libró una batalla real contra la Iglesia, para destronar el código de ética del cine y fue restringido mientras el código estuvo vigente, se ha vengado con creces de quien lo cuidó por décadas de sí mismo. Mas esa guerra, en verdad y como les digo antes, es secundaria: en el ser de Hollywood hay un antagonismo frente a la Iglesia. Ése es el lado más inquietante de esta comunidad, que tiene muchos lados inquietantes. No es el menor que sea tan hábil y astuto en su antagonismo. Muchas veces, le prenden su vela a San Miguel, para que nadie se queje de que le tienen un incensario al diablo, parafraseando un refrán de mi tierra. Robert Zemeckis puede hacer Dos bribones tras la esmeralda perdida (Romancing the Stone), Volver al futuro (I, II y III), Forrest Gump, El Expreso Polar y terminar dándonos esa obra de arte que es su versión del cuento de Navidad de Dickens, A Christmas Carol. “Una vida pal enemigo, una película pa ti, no te quejes, tú eres de la esencia, nosotros de la revolución, hijos de este mundo, como dijo tu Maestro ¿Entonces? Somos más astutos”.

Anuncios

1 comentario

  1. […] domingo de la semana pasada, publiqué Hollywood en alto contraste (3): ideología en el cine, en el que se ve cómo actúa este rasgo de “la industria”, anteriormente, el 26 de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: