Kalós

Inicio » Ciencia, filosfía y fe » Habla la razón verdadera: Nihil obstat para aceptar a Cristo y su Iglesia

Habla la razón verdadera: Nihil obstat para aceptar a Cristo y su Iglesia

La Barca de Pedro enfrenta la "Tormenta Perfecta", la mayor de su historia... y saldrá victoriosa

La Barca de Pedro enfrenta la “Tormenta Perfecta”, la mayor de su historia… y saldrá victoriosa

Este artículo es el segundo de la serie Una Luz en las tinieblas y las sombras de muerte, sobre Cristianismo, racionalidad, orientalismos y el carácter benéfico de la religión.

En ambientes de intercambio cultural intenso, ésta suele ser una de las grandes preguntas. El trabajo de los hombres por darle respuesta seria ha sido de gran importancia. Por ejemplo, hay una hipótesis que establece esto como causa del nacimiento de la filosofía griega en Mileto, en el Asia Menor, región que era una especie de encrucijada de todas las caravanas. De aquí nacieron estos artículos, de la mujer que sabe “todo lo que sabemos hoy”. Para mí, y he pensado mucho esto, estas épocas presentan los más grandes retos; y de ellos siempre sale victorioso el espíritu más fuerte. Israel venció en la carrera histórica a todos sus competidores por Tierra Santa y a todos sus conquistadores de la época de los grandes imperios. La Iglesia conquistó Roma y, después, mil oleadas de bárbaros que parecían superarla. Cada caso de éstos muestra que el espíritu se sobrepone sobre la fuerza material, casi invariablemente. El reto del mundo actual es, por fin, por primera vez en la historia, un reto planetario, todas las culturas, todas las corrientes, aún las anti-civilización, se encuentran en un terreno común. Es más, los movimientos anticristianos son enormes y parecen superar a la Iglesia en todos los ámbitos, con sus poderes mundanos, en cuanto a medios de comunicación, dinero, armas, gobiernos, su carencia de límites morales, etc. Además, habiendo salido del Cristianismo, teniendo incluso como aliados a movimientos salidos de la propia Iglesia, en la época del cisma luterano, habiendo convivido en Europa y América por siglos, la conocen bien, la han infiltrado (como predijo el Señor en la parábola de la Cizaña), saben dónde atacar, cómo replegarse, como tirar la piedra, dónde esconder la mano. La victoria será la más épica de la historia, la mesa está servida, el partido durará siglos.

Mientras tanto, nosotros estamos en este partido, luchando contra las adversidades a nuestra fidelidad, a nuestra Fe y a la de los que nos rodean. No es la más chiquita ésta de resistir los embates del relativismo cultural, incluso en nuestros corazones. “¿Qué, tú te crees que tienes la verdad absoluta?”, resuena en los oídos del alma. Pero tenemos que estar tranquilos, porque esto no se trata de lo que supera nuestras capacidades. La verdad es que no, la mayor parte de las verdades de Fe no superan nuestras capacidades. A lo mejor,

Profeta Isaías: dijo que, por sus sufrimientos, el Siervo de Yavé llevaría el Plan de Dios a su cumplimiento: impresionante a lusión a Jesús, 700 años antes de su Pasión

Profeta Isaías: dijo que, por sus sufrimientos, el Siervo de Yavé llevaría el Plan de Dios a su cumplimiento: impresionante a lusión a Jesús, 700 años antes de su Pasión

varias de las más importantes, el pecado original, la necesidad de redención, la Trinidad, la Encarnación del Verbo para redimirnos, la Iglesia, los sacramentos, son asuntos estrictamente de Fe. Pero, primero, ellas se nos pueden mostrar como razonables, superiores a nuestra inteligencia, pero no corruptoras de ella, sino compatibles con lo mejor que ella puede ver. Segundo, casi todas éstas han sido confirmadas por acciones inexplicables de Dios, puestas para ser corroboradas por cualquiera: por ejemplo, la Encarnación y la Redención y el modo en que Ésta se realiza son profetizadas impresionantemente; Jesús predice la caída de Jerusalén y, luego de ella, los sacrificios de la Antigua Alianza cesan, pues ya estaba en vigor el Sacrificio de la Nueva y Eterna, la Cruz, la Misa, de la que aquéllos eran mero símbolo de la Promesa. En tercer lugar, eso que dijimos es “lo mejor de nuestra razón o de lo que la inteligencia puede ver” apoya las conclusiones que son estrictamente de Fe.

Por la razón, por ejemplo, sabemos que Dios existe, que es Uno, sumos Verdad, Bien y Belleza, que es creador y Todopoderoso, gobernador de su creación. De él no puede venir el mal; pero a éste lo experimentamos. No se puede negar ninguna de estas cosas que dijimos de Dios, están garantizadas por demostraciones efectivas; pero el mal está ahí. ¿Cómo se resuelve la aparente contradicción? Bueno, Dios, manifestando su Bondad y Poder, nos creó libres, capaces de conocer, amar y hacer todo esto conscientemente y, más aún, de someternos a Él, por decisión propia. Como todo el mundo material fue hecho para que nosotros diéramos esa gloria a Quien la merece, al pecar, herimos a esa creación sensible, incluida nuestra naturaleza y perdimos ciertos dones de Dios. De ahí la inquietud de nuestro corazón y nuestra ignorancia. De ahí el mal. La respuesta es de Fe, pero es solidaria de lo mejor de la razón y es la única salida a la aparente aporía, o sea, calle ciega, sin salida.

Así es como la razón, investigando la realidad, puede ir entendiendo la religión y viendo qué puede admitir y qué no. No puede ser verdadera una doctrina que niegue a Dios o una que afirme que hay muchos dioses o que en la divinidad hay mal o impotencia o defecto o potencialidad (o sea aspectos que esperan que alguien los lleve a la perfección) o que el mal procede de Dios o que Dios es ignorante o injusto o vulnerable o temporal o material o finito o sujeto a cambio o a engaño o que es mentiroso o sujeto a error o divisible en partes. Afirmar alguna de éstas proposiciones sobre Dios sería incurrir en error, quizás en blasfemia y, por tanto, inaceptable, como se podría demostrar por la sola razón. Y como lo hicieron efectivamente los más insignes pensadores, empezando por Platón y Aristóteles, que están en nuestro fondo de pantalla en este blog. Así, la filosofía puede servir a la religión, mostrándole que hay caminos intransitables, que no se pueden emprender; mientras le puede mostrar la entrada a la comprensión plena de esas verdades que sólo podemos obtener por Revelación divina.

Sacrificio de la Alianza Nueva y Eterna, nos relaciona con Dios como niinguna otra cosa puede hacerlo

Sacrificio de la Alianza Nueva y Eterna, nos relaciona con Dios como niinguna otra cosa puede hacerlo

Por otra parte, eso no quiere decir que la filosofía supere a la Fe. Todo lo contrario, ella la sirve. La Fe nos lleva donde no podríamos llegar. Pero, por sobre todo, la religión nos enseña el camino de amor y amistad con Dios, el del verdadero culto de los hombres que saben lo que valen. En esto, la religión, con sus ritos, sacrificios, su tradición espiritual y de oración y por el camino del amor, nos lleva a donde no podemos soñar. Es lo máximo, un verdadero regalo de Uno que, estando completo, infinitamente completo, en Sí mismo, se desbordó en su Amor para crearnos; para luego, en el colmo de la generosidad insospechable, asumió nuestra naturaleza, para pagar por nuestras deudas para con Él mismo, luego de nuestra rebelión…

Desde el próximo, las doctrinas típicas de los orientalismos, pasadas por el antedicho tamiz de la razón. Mientras tanto, vamos a deleitarnos pensando en nuestro fanatismo, después de esta breve introducción a las relaciones entre razón, Fe y religiosidad. Si el fanatismo es así, como nos lo enseñó Santo Tomás, por ejemplo, entonces, ¡qué viva el fanatismo! Una última cosa: ¿estas consideraciones serán parte de “todo” lo que “sabemos”?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Respicite

His autem fieri incipientibus respicite et levate capita vestra quoniam appropinquat redemptio vestra

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

voiceofthesheepblog

...Should not shepherds feed the sheep? Ezekiel 34:2

James Perloff

formerly refugebooks.com

HERMANOS ESPERADOS

Apologética catolica

A %d blogueros les gusta esto: